Globos de Oro 2016: circo, sorpresas y mucho alcohol

Antes de nada no podemos olvidar que los Globos de Oro son un circo, las galas siempre se asemejan más a un gran convite de una boda pero con las mesas llenas de celebridades. Comen allí, y para cuando empieza la gala se abre el servicio de barra libre, lo que hace que más de uno que sube no esté en plenas condiciones. Pero no por esto son un circo realmente, sino por su gusto del famoseo, de nominar y premiar en muchos casos a las opciones más extravagantes y que generen más titulares. Igualmente siempre caemos en su trampa y disfrutamos comentando la gala, como hoy un servidor trata de hacer.

Es la cuarta vez que Ricky Gervais presenta la gala. Lo he notado más contenido que otras veces, aunque eso sí, ha soltado alguna que otra pullita bastante fuerte, a su estilo. Pero comparado con sus monólogos de apertura anteriores, no me ha resultado tan redondo. La gala se ha hecho bastante larga, más por el ridículo que algunas celebridades hacían a la hora de entregar premios que los premios en sí. Bueno, y el Cecil B. DeMille (Globo de Oro honorífico) a Denzel Washington por toda su carrera que se llevó unos 15 minutos de la gala entre la presentación del mismo por parte de Tom Hanks, un vídeo resumen de la carrera del actor hasta ahora y su discurso junto a su mujer e hijos. 

Ahora toca analizar por encima los premios repartidos en esta ocasión. Como siempre, los Globos de Oro abarcan televisión y cine. Empecemos con los de la pequeña pantalla.  Los premios dedicados a las series de televisión fueron bastante impredecibles y casi todos supusieron una sorpresa. Las dos series de la noche sin duda fueron Mozart in the Jungle y Mr. Robot. La primera consiguió el premio a la Mejor Comedia del año en una categoría donde estaban series como Transparent (ganadora de la categoría el año pasado), Orange is the New Black y Veep, ambas siempre nominadas en los Globos pero nunca han conseguido uno (sin embargo Veep se ha llevado cinco Emmys en la última entrega de dichos premios). El otro premio que se llevo para casa Mozart in the Jungle fue el de Mejor Actor en Comedia para Gael García Bernal. Mr. Robot por su parte consiguió destacar como la gran vencedora de la noche ganando los Globos de Oro a Mejor Drama (compitiendo contra Juego de tronos, Narcos, Empire y Outlander) y Mejor Actor Secundario para Christian Slater.

lady-gaga-golden-globes-2016-winner

Pero no todo fue para estas dos series. Wolf Hall, una de las sensaciones seriéfilas del año, se acabó imponiendo en Mejor TV Movie/Miniserie frente a la clara favorita: la segunda temporada de Fargo. Otro premio que estaba asegurado para la serie de Noah Hawley era el de Mejor Actriz en TV Movie/Miniserie para Kirsten Dunst, pero que, para sorpresa de todos, se lo acabaron dando a Lady Gaga por su papel en American Horror Story: Hotel, un acto bastante propio de los Globos de Oro (como comentaba al principio). Además, ya hicieron una jugada muy similar cuando Madonna le arrebató el Globo de Oro en 1997 a Frances McDormand por su papel en —sorpresa— Fargo.

El Globo de Oro de Mejor Actor en Drama a Jon Hamm por su Don Draper de Mad Men todos nos lo hemos tomado como un acto de despedir la serie de Mathew Weiner, en la que siempre han confiado en estos premios. El Globo de Oro de Taraji P. Henson por su trabajo en Empire se veía venir y ha sido aplaudido por todos los fans de la exitosa serie de Fox. El que sí que nadie vió venir ha sido el de Rachel Bloom por la serie musical Crazy Ex-Girlfriend, una sorpresa muy parecida a la vivida el año pasado con el triunfo de Gina Rodriguez por Jane the Virgin; ambas de la CW. Oscar Isaac subió al escenario a por su primer Globo de Oro gracias a su interpretación en Show Me a Hero, poniendo así un broche de oro —nunca mejor dicho— a un año donde ha demostrado ser uno de los actores del momento y con mayor proyección de aquí a unos años en películas como Ex Machina y Star Wars: El despertar de la fuerza. Por último, Maura Tierney ganó el Globo de Oro a Mejor Actriz Secundaria por su papel en la ganadora al Mejor Drama del año pasado: The Affair.

1452458323_099711_1452526897_noticia_fotograma

Ahora vamos con los premios dedicados al cine, personalmente lo más interesante, sobre todo teniéndolos en cuenta para la carrera a los Oscar (por aquí somos muy seguidores de la misma, por si no había quedado claro ya). Sí, El renacido ha sido la gran triunfadora de la noche. Ha ganado Mejor Película en Drama, Mejor Director para Iñárritu y Mejor Actor para nuestro querido Leonardo DiCaprio. Esto no quiere decir nada de cara a los Oscar, recordemos que Linklater y su Boyhood se coronaron hace doce meses en esta gala y se fueron de vacío en los premios de la Academia. Parece como si los Globos de Oro se estuvieran curando por no acertar el año pasado el éxito de Birdman e Iñáritu premiando ahora la última del mexicano. Para DiCaprio el camino es más positivo: este Globo de Oro (su tercero) le eleva aún más en la carrera como favorito frente a su único rival real en la categoría, Michael Fassbender. Y sus opciones de ganar el Oscar parecen más seguras que nunca ya que en los últimos tres años el actor que ha ganado el Globo de Oro a Mejor Actor en Drama acababa ganando el Oscar ese mismo año. La otra triunfadora de la noche ha sido Marte, cuya victoria estaba bastante clara desde el momento de las nominaciones pese a que en las últimas semanas La gran apuesta estaba dando de qué hablar. La última película de Ridley Scott ha conseguido hacerse con el premio a Mejor Película en Comedia/Musical y Mejor Actor en Comedia/Musical para Matt Damon.

Pero ha habido sorpresas, claro que las ha habido. Para empezar, Carol, una de las favoritas de la carrera—junto a Spotlight—, se ha ido de vacío siendo la más nominada de este año. Mientras que Steve Jobs, aparentemente fuera de la carrera, ha conseguido ganar dos Globos de Oro: el primero para Kate Winslet a Mejor Actriz Secundaria, y el segundo para el guión escrito por Aaron Sorkin, unas de las alegrías de la noche por mi parte y un premio más que merecido. Jennifer Lawrence ha logrado su tercer Globo de Oro consecutivo —poca broma—, dirigida de nuevo por David O. Russell. Por su parte, Brie Larson sobresale ya del todo de su categoría y con el Globo de Oro a Mejor Actriz en Drama se impone como la clara favorita al Oscar por su papel en La habitación. Uno de los grandes momentos de la gala fue cuando sonó el nombre de Sylvester Stallone como el ganador al Globo de Oro a Mejor Actor Secundario y recibió una emotiva ovación por parte de todo los asistentes. Rocky son un personaje y una saga que se lo han dado todo, literalmente. Muy predecibles —pero merecidos como pocos— son los Globos a Mejor Película de Habla No Inglesa y Mejor Película de Animación para El hijo de Saúl y Del Revés (Inside Out), respectivamente. En lo que concierne a la música, Ennio Morricone ganó el premio a la Mejor Banda Sonora Original por su trabajo en la última película de Tarantino, Los odiosos ocho, y Sam Smith se llevó el de Mejor Canción Original por Writing’s On The Wall de Spectre.

Esto ha sido todo. Muchos premios, mucha tontería y mucho alcohol. Queda cerca de un mes y medio para la gran noche de los Oscar y vamos a esforzarnos en ese tiempo para ofreceros una buena cobertura de la carrera con las críticas de la películas que vayan a estar presentes en los premios de la Academia. Un placer comentar lo que nos ha dado este pequeño gran circo este año. Mamarrachos pero elegantes, así son los Globos de Oro. Y así os lo hemos contado.

Comentarios