Lo que ha dejado el SXSW 2017

Hace unas pocas semanas os hablé del Americana Film Fest, un festival de cine que se celebra en Barcelona y nos trae propuestas interesantes del panorama independiente norteamericano. Muchos de estos filmes vienen de Sundance, el mayor expositor de cine indie, pero hay algunos otros que vienen de festivales más pequeños como el de Tribeca o el South by Southwest. Este último, para quien no lo sepa, es un festival multidisciplinar que engloba distintos eventos de música, cine, televisión, conferencias y otras actividades interactivas. Lo que a nosotros nos interesa es la sección SXSW Film, donde se presentan numerosas películas, muchas de ellas indies y otras algo más mainstream, además de algunos pilotos de televisión. Este artículo recopilatorio es nuestra particular visita virtual al festival celebrado en Austin, donde encontraréis tanto elecciones personales como películas que han tenido una buena acogida crítica.

img_1181

Song to Song

Director: Terrence Malick

Empezamos por el que posiblemente sea el filme que más expectación creó en los días previos al festival y uno de los que más se comentó durante los días que duró el mismo. Y es que aunque haya un sector al que no le convencen los últimos proyectos de Malick, este es un director cuyos trabajos siempre despiertan curiosidad en el circulo cinéfilo. Y por si el nombre de Malick no fuera suficiente, podemos añadir los nombres de Ryan Gosling, Rooney Mara, Michael Fassbender, Natalie Portman o Cate Blanchett como parte del reparto o el de Emmanuel Lubezki como director de fotografía. Además, la trama es de las más atractivas que se le recuerdan: una historia de amor, obsesión y traición en la escena musical de Austin. Normal que fuera la elegida para dar el pistoletazo de salida al festival.

most-beautiful-island

Most Beautiful Island

Director: Ana Asensio

Quién nos iba a decir que una actriz española se iría al otro lado del charco y se pondría delante y detrás de las cámaras de un filme independiente rodado en Estados Unidos para acabar ganando el premio gordo en el festival de Austin. Eso es lo que le ha sucedido a Ana Asensio con su historia de una inmigrante sin papeles que intenta sobrevivir en esa isla que es Nueva York. Parece que también ha gustado bastante a la crítica, ya que de Most Beautiful Island (íd., 2017) se dice que es una pesadilla —para bien— muy tensa y perturbadora. Aquí es posible que haya que esperar bastante para verla, aunque espero que la buena fama que está ganando acelere el proceso de distribución.

baby-driver-movie

Baby Driver

Director: Edgar Wright

Quien me conozca sabrá que profeso una adoración absoluta por el británico Edgar Wright. Si me preguntaras cual es mi trilogía favorita, lo tendría muy pero que muy difícil para elegir entre Toy Story o la Trilogía del Cornetto. Es por eso que lamenté bastante su marcha de Ant-Man (íd., 2015) de la misma forma que tengo muchísimas ganas de ver Baby Driver (íd., 2017). Sobre todo si el filme es sobre un joven que sirve de conductor para atracos y cuyas escenas de persecución están coreografiadas al ritmo de la música. Vamos, como si Damien Chazelle dirigiera una nueva entrega de Fast & Furious. Yo estoy que me muerdo las manos por las ganas de verla.

this-is-your-death

This Is Your Death

Director: Giancarlo Esposito

Una mirada perturbadora a la telerrealidad a través de un reality show en el que los participantes se quitan la vida para el disfrute del público. El segundo filme como director de “Gus Fring” tiene una premisa que no se aleja demasiado de otras vistas en filmes como La carrera de la muerte (Death Race, 2007), Los condenados (The Condemned, 2007) o Los juegos del hambre (The Hunger Games, 2012), pero en este caso se deja a un lado el espectáculo y la acción para potenciar la sátira y las repercusiones sociales de la telerrealidad de forma “realista”, asemejándola más a Network (íd., 1976), UnREAL o Black Mirror. Ha sido el proyecto más polémico de SXSW y desde aquí hay bastante ganas de hincarle el diente.

the-disaster-artist

The Disaster Artist

Director: James Franco

The Room (id., 2003) es considerada la obra maestra del mal cine. Un drama presuntamente serio que es más hilarante que las más inspiradas comedias y que ha llevado a Tommy Wiseau al status de leyenda dentro del mundo del cine. Aunque el director-actor no es famoso solo por el contenido de la película, si no también por todo lo que rodeó al proyecto desde su concepción y rodaje hasta el posterior estreno. De todo eso es de lo que habla el último proyecto de James Franco como director y actor, el cual ha recibido grandes críticas pero esta vez por ser hilarante pero desde su posición intencionada de comedia, además de darle mucho corazón a esta loca historia sobre los intentos de una persona de rodar una película.

Tragedy Girls

Director: Tyler MacIntyre

Además de crear tensión y producir miedo en el espectador, el cine de terror también se puede desviar por variantes más cómicas con tal de hacer pasar un muy buen rato. Este subgénero suele gustarme mucho —especialmente si además son slashers— al combinar risas con muertes, de manera que no pienso perder de vista a Tragedy Girls (íd., 2017). En ella tenemos a dos adolescentes (Alexandra Shipp y Brianna Hildebrand) que empiezan una matanza en su pueblo para aumentar su fama en redes sociales y convertirse en leyendas del terror. Ya se habla de que es la Scream (íd., 1996) para la generación millenial, así que va a ser difícil no morir del hype hasta que podamos verla, preferiblemente en la pantalla del Auditorio Melià en Sitges.

rxmcyshbia7gjh8ijo1whdzwugk

  • Atomic Blonde (Dir.: David Leitch): El dúo que nos trajo John Wick (íd., 2014) se ha separado y mientras Chad Stahelski ha dirigido la secuela, David Leitch ha ido por otros caminos. Dirigirá la segunda entrega de Deadpool (íd., 2016) y ha dirigido a Charlize Theron siendo una habilidosa agente del MI6 que patea los culos de espías en Berlín. De esta también se alaban —y bastante— las coreografías de las escenas de acción. No se puede decir lo mismo de la historia.
  • The Work (Dir.: Jairus McLeary & Gethin Aldous): Un poderoso e intimo documental que retrata la rehabilitación de tres presos durante cuatro días de terapia intensiva en la prisión de Folsom. Una obra emocionalmente desgarradora para muchos que ha acabado llevándose el principal galardón del festival en la sección documental.
  • Small Crimes (Dir.: E.L. Katz): Nuestro querido Nikolaj Coster-Waldau interpreta a un policía en horas bajas que tras pasar seis años en prisión vuelve por fin a casa para redimirse de sus errores pero acaba atrapado en los problemas que dejó atrás. Otro thriller indie con toques de humor negro —como esos que recientemente han facturado Jeremy Saulnier y Macon Blair, quien co-escribe el guión— que convence con sus pocas pretensiones y su construcción lenta hasta un explosivo final. Si os han entrado ganas de verla, se podrá ver en Netflix a finales de abril.

us-and-them-poster

  • Us and Them (Dir.: Joseph Martin): Tarantino o Ritchie son algunas de las referencias e inspiraciones mencionadas para este estilizado thriller con toques de comedia en que un joven de clase obrera (Jack Roth, el hijo de Tim Roth) intenta iniciar una revolución contra el “establishment”.
  • Assholes (Dir.: Peter Vack): Dos adictos que intentan mantenerse sobrios se conocen en la clínica de su psicoanalista, se enamoran y se dedican a ser los mayores capullos de Nueva York. Por lo que he leído este mumblecore se va por territorios del body horror de David Cronenberg, de manera que puede que sea un bodrio, pero ahí estará un servidor para comprobarlo.
  • 68 Kill (Dir.: Trent Haaga): La ganadora en la sección Midnight —la que está dedicada al cine de género de forma más explícita— nos lleva al mundo de un mujeriego (Matthew Gray Gubler) que accede a ayudar a su novia (AnnaLynne McCord) a robar 68 mil dólares, con todo lo que ello conlleva. Un thriller cómico lleno de sexo, sangre y violencia cuya energía y descontrol han hecho las delicias del público nocturno del SXSW pero que sospecho puede contener trazas de misoginia. Veremos.

  • Game of Death (Dir.: Sebástien Landry & Laurence Morais-Lagace): Un Jumanji (íd., 1995) mortal es el símil más claro con el que se describe este filme de terror en el que un grupo de millenials deberán matar si no quieren que el juego les mate a ellos. Tiene una de esas premisas que me atraen bastante así que no pienso perdérmela. Para esta también rezaré intentando que caiga en Sitges este año.
  • Mayhem (Dir.: Joe Lynch): Algunos seguimos esperando el original cut de Los juegos del desmadre (Knights of Badassdom, 2013), pero de momento tendremos nuevo filme de terror por parte de su director. En este caso nos encontraremos dentro de un edificio de oficinas, donde un virus provocará que este entre en cuarentena y que la gente en su interior deba luchar por sobrevivir. Otra puñalada a la América corporativa después de los vampiros de Bloodsucking Bastards (íd, 2015) y el “battle royale” de The Belko Experiment (íd, 2017), pero esta vez con infectados.
  • Madre (Dir.: Aaron Burns): Otra adición al subgénero de terror con embarazadas es este filme en que una de ellas se ve amenazada por la presencia de una cuidadora filipina al sospechar que está llevando a cabo rituales de vudú. Algunos mencionan reminiscencias a La semilla del diablo (Rosemary’s Baby, 1968) y Al interior (A l’interieur, 2007) y que tiene una tensa construcción de la paranoia que siente la protagonista.

light2-945x530

  • The Light of the Moon (Dir.: Jessica M. Thompson): Retrato del trauma que sufre una neoyorquina (Stephanie Beatriz) tras ser violada por la calle, mostrando sus intentos de aceptar lo sucedido y recuperar la normalidad con su pareja. Una película que está recibiendo buenas críticas por la ausencia de frivolización al tratar un tema bastante peliagudo y por lo que puede ayudar a visualizar este problema en la sociedad.
  • The Most Hated Woman in America (Dir.: Tommy O’Haver): Biopic sobre el ascenso a la fama y el declive de Madalyn Murray O’Hair (interpretada por Melissa Leo), una atea que logró eliminar las lecturas obligatorias de la biblia en las escuelas públicas. No ha gustado demasiado por “telefilmera” y seguro que gustará aún menos al Gobierno Español, la Conferencia Episcopal y Hazte Oír, quienes la podrán visionar en Netflix esta misma semana.
  • Win It All (Dir.: Joe Swanberg): Otra de las que llegarán a Netflix pronto es el enésimo mumblecore de Swanberg, pero esta vez parece que ha conseguido perfeccionar la formula con una comedia sobre un adicto al juego (Jake Johnson) al que le confían guardar dinero que no le pertenece.

lucky-f68832

  • Lucky (Dir.: John Carroll Lynch): El muy entrañable Harry Dean Stanton da vida a un nonagenario que vive una auto-exploración de su vida junto a los peculiares habitantes de un pueblo en medio de la nada. Un profundo y contemplativo conflicto entre un anciano y la aceptación de la muerte además de una carta de amor que John Carroll Lynch le dedica a Stanton y que cuenta con la presencia de David Lynch o Ed Begley Jr., entre otros.
  • Flesh and Blood (Dir.: Mark Webber): Una auto-exploración parecida es la que hace Webber de su familia usando historias reales y a miembros de su propia familia como actores en una filme que combina realidad y ficción. A los que la han visto les ha entusiasmado el carácter personal y emocional del proyecto y como las ideas se ejecutan de forma efectiva, pese a que también mencionan que técnicamente tiene bastantes carencias.
  • A Bad Idea Gone Wrong (Dir.: Jason Headley): Dos ladrones entran a robar en una casa pero acaban haciéndose amigos de la persona que la está cuidando. Divertida y con buena dosis de emociones, el peculiar planteamiento me anima a darle una oportunidad.

Comentarios