[Ciclo Coen] O Brother!

Retomamos nuestro ciclo dedicado a Joel y Ethan Coen con una nueva comedia, esta vez ambientada en la América profunda y con George Clooney como cabeza de reparto: O Brother! (O Brother, Where Art Thou?, 2000). Esto es lo que nos parece esta árida y paródica road movie.

Daniblacksmoke

Los Coen iniciaron los años 2000 con el estreno de una de las obras más olvidadas de su carrera. Sin embargo, O Brother!, sin ser de lo mejor de los hermanos, tiene mucho por lo que ser recordada. Para empezar, la propia idea de la que sale la película me parece algo muy coeniano. Adaptar en tono sarcástico una de las obras literarias clásicas con más peso cultural, como es Odisea de Homero, trasladando las aventuras de Ulises para llegar a su casa en Ítaca tras la guerra de Troya a las desventuras de tres fugitivos por el Misisipi de la Gran Depresión.

Ese universo que recrean los hermanos también es muy suyo. Es cierto que la etapa que intentan emular tenía mucho de lo que ellos muestran, pero todo lo pasan por una capa coeniana que hace incluso más llevadero esta marchosa road movie. Tanto el trío principal como cada personaje con el que se cruzan por el camino podrían pertenecer a otras películas del resto de su filmografía, pero aprovechan el ser una película que cubre un cierto periodo histórico de su país para hacer crítica y sátira con estos personajes. Todo esto apoyado por un reparto al que veo muy comprometido con el proyecto. Esta sería la primera colaboración de muchas entre los Coen con George Clooney, que, sin duda, es el que más se hace lucir de toda la cinta. Aunque Turturro (en su cuarto papel coeniano) y Blake Nelson no se quedan muy atrás. Como siempre, los hermanísimos cuentan con una galería de secundarios a destacar, como en este caso serían Holly Hunter, que no trabajaba con ellos desde que co-protagonizara Arizona Baby; un John Goodman haciendo un papel que solo podría hacer él pero que se queda en lo anecdótico por su corta aparición en pantalla; o el propio Charles Durning, un veterano actor que intuyo que a los Coen les hizo ilusión poder trabajar con él.

image

Pero seamos serios, O Brother! no funcionaría ni la mitad de bien de no ser por su tremenda banda sonora, llena de música country y folk, teniendo como principal culpable a T Bone Burnett, quien ya empezó a colaborar con los hermanos en El gran Lebowski. Burnett actuó en O Brother! como único compositor aparte de versionando viejos clásicos del folk, lo que significa que fue la primera película de los Coen en la que no trabajó Carter Burwell desde su ópera prima. La banda sonora de esta película tiene vida propia y funciona por sí sola, pero acompañada de los planos ideados por los Coen y fotografiados por el siempre genial Roger Deakins hacen un producto que todo fanático de los hermanos no puede ni pensar perderse.

Mención aparte para el tremendo trabajo de etalonaje (corrección de color) dotando a la película de un color sepia con el que personalmente siempre relaciono a esta obra. El Misisipi de los años treinta debía verse así, o al menos sentirse así.  O Brother! vale mucho la pena, sí es cierto que los Coen nos habían acostumbrado a unos niveles de calidad de locos, y ahora han bajado algo el listón. Pero sigue estando a unos niveles más que dignos. ¿Llegaremos a ver una película mala de los hermanos? Personalmente, las tres siguientes que toca ver no las he visto, ya contaremos. Mientras, cantaremos al ritmo de los Soggy Bottom Boys. “I’m a man of constant sorrow, I’ve seen trouble all my days…” [★★★]

Daniel Escaners

En nuestro viaje con Joel y Ethan Coen no nos movemos de la comedia, estacionando en esta ocasión en O Brother! Esta nueva obra les sirve a los hermanos para, música country y exageración mediante, adentrarse en la América profunda con estructura de road movie y ánimo paródico. Nos cuentan la historia de tres reclusos que consiguen librarse de sus cadenas y, mientras huyen de las fuerzas que andan en su búsqueda, sumergirse en una aventura llena de vicisitudes en pos de encontrar un tesoro que solucionará sus complicadas vidas.

En O Brother! conviven y se retroalimentan dos naturalezas: la que muestra el viaje de los tres protagonistas, en una historia ligera y con pocas pretensiones que los Coen utilizan para catalizar su humor y darle forma en situaciones exageradas y comentarios absurdos; y la que refleja ese mundo árido, lleno de aspirantes al poder haciendo campañas electores y grupos religiosos con carácter sectario. Cuando mejor funciona O Brother! es cuando ambas se entrelazan y la primera da sentido a la segunda; tanto es así que las escenas con el candidato a la presidencia antes del tramo final resultan pesadas y cortan el ritmo, necesitando de la confluencia de la historia de los reclusos para, finalmente, darle empaque a lo que se nos intenta contar. Son las aventuras de los protagonistas las que acaparan la mayor parte del metraje, dando como resultado una irregularidad en su brillantez: hay momentos geniales, pero también los hay para hacer bulto (como lo relacionado con John Goodman, nunca mejor dicho).

32a89-brother4

A pesar de las subidas y bajadas, es una película que funciona por un buen puñado de motivos: la siempre fiable mano de los Coen, que se vuelven a acompañar con la gran fotografía del aun más grande Roger Deakins; las interpretaciones, en especial la de un George Clooney tremendamente inspirado que regala uno de los mejores trabajos de su carrera; o la música, con un papel vital tanto dentro de la trama (esa canción exitosa que tendrá importancia en el desenlace) como fuera, componiendo en su  conjunto una banda sonora estupenda. También es que soy una persona muy de country y de folk, apunto.

Quizá no estén aquí los Coen más brillantes ni O Brother! sea la mejor de sus películas o la más memorable de sus comedias, pero aun así, como venimos viendo a lo largo de este ciclo, siempre hay algo en ellas que vale la pena. Y en O Brother! hay mucho. La fotografía, la música, las interpretaciones o un buen puñado de momentos ya son motivos suficientes para adentrarse en esta divertida travesía que, además, ha sido demasiado olvidada con el tiempo, quizá sepultada por gran parte del resto de la obra de los hermanos. Como lo considero una injusticia, sirva esto como recomendación a los cuatro vientos. [★★★]

Comentarios