[Ciclo Cuarón] Y tu mamá también

Tras su aventura en las prósperas tierras de Hollywood, y a las que volvería en poco tiempo, Alfonso Cuarón decidió regresar a su país para realizar su siguiente película, Y tu mamá también (íd., 2001), intentando así conectar con su exitoso debut en su tierra. Nos apuntamos a esta road movie para contaros qué nos ha parecido este icono del nuevo cine mexicano.

Daniblacksmoke

Si bien su dos trabajos en tierra estadounidenses no funcionaron mal, Cuarón volvió a su país natal. Una vez allí, en 1999 conoció a Jorge Vergara, un hombre de negocios apasionado del cine con el que fundó Producciones Anhelo. Esta productora produciría varias cintas como Crónicas (íd., 2004) o El asesinato de Richard Nixon (The Assassination of Richard Nixon, 2004)Además de producir, Cuarón pudo seguir adelante con Y tu mamá también, la cual dirigía, escribía y producía. Dicha obra se convirtió instantáneamente en una de las películas mexicanas más exitosas  y una de las más reconocidas internacionalmente del propio cine del país latino. No fue enviada a los Oscars en representación de México, estas cosas pasan, pero eso no le frenó a la Academia para nominarla al Oscar al Mejor guión original.

De Y tu mamá también tenía cierta intuición de lo que podía ofrecer y lejos de lo que me esperaba encontrar estamos en una road movie con muchos temas a tratar aunque todo parte de la sexualidad y la aún más clara crítica al macho mexicano (aunque realmente sea una crítica universal). Todo ronda a través del trío protagonista con una química bastante creíble y lograda. Gael García Bernal y Diego Luna por su lado me parecen muy buenos actores y da la sensación que los personajes estén hechos a su medida, mientras que Maribel Verdú se marca un buen papel, aunque a ratos me resulta demasiado forzada. Curiosamente, esta película guarda leves similitudes con la opera prima de Cuarón, Sólo con tu pareja (íd., 1991) y el protagonista de aquella interpretado por Daniel Giménez Cacho aquí ejerce de narrador. Una voz en off interesante pero que a la larga pierde consistencia y no se le sigue el juego al querer abarcar tanto.

Se podría decir que con esta película Cuarón empezó a ser un director de cierto renombre dentro del panorama internacional, así como su fiel compañero Lubezki que vuelve a conseguir una fotografía que plasma ese ambiente del Mexico profundo que se visualiza tan vivo y exótico. Apoyados como siempre en los planos secuencia -ese que sucede en el chiringito con la gramola y el baile cerca del final es de los mejores momentos de toda la cinta-, estamos ante el mejor trabajo realizado por ambos hasta la fecha y ya podemos decir que empiezan a ser los que conocemos hoy día. El guión también me parece acertado aunque quizás quiera contar demasiados temas pero me gusta el resultado general y el mensaje final con el que acaba la obra.

Una grata alegría Y tu mamá también, que cumple en todos los aspectos posibles y hacen de ella una película bastante notable aunque no me maraville. Cuarón en esta producción demuestra de nuevo que en Mexico triunfa -de hecho sigue siendo esta una de las películas más taquillera de dicho país- pero volvería a intentarlo con una producción de habla inglesa y esta vez jugándosela en una saga comercial bastante importante, ya veremos el resultado de aquello, de momento podemos afirmar que va por buen camino. [7,5]

Daniel Escaners

Hasta estas alturas del ciclo he estado un poco desconcertado con el cine de Alfonso Cuarón. El hecho de conocer sus últimas obras me ha condicionado bastante, pero aun así no he sentido, en sus tres primeras películas, esa fuerza y elegancia que me cautiva de su estilo. No porque fueran malas (quitando La princesita, las demás son muy defendibles), sino porque no me “encajaban” dentro de una evolución que se tornaba con evidencia como ascendente pero que no daba indicios de un cambio tan radical. Sin embargo, y por suerte, hemos llegado a Y tu mamá también, una película que, aun siendo muy diferente a la idea que tenía del cine de Cuarón en mi cabeza, contiene el sello del realizador, de la pluma de su hermano y del grandísimo director de fotografía que siempre le acompaña.

Y tu mamá también empieza recordándome mucho a su primera película, Sólo con tu pareja, estableciendo las relaciones entre los personajes para a partir de ahí desarrollar un conflicto que nos conduce, y nunca mejor dicho, a una road movie que del drama extrae la comedia. Gracias a la química entre los tres protagonistas (Diego Luna, Gael García Bernal y Maribel Verdú) se mueve un guión bien pensado, con mucha chispa y, aunque con cierta tendencia a la broma sexual algo fácil, que te ata y no te suelta durante todo el trayecto. Lo que molesta, y en ocasiones mucho, es ese narrador omnisciente que en algunos momentos funciona pero que en la mayoría resulta redundante y te saca (literalmente, pues el sonido de la escena se mitiga) de la historia para contarte algo que quizá no era necesario saber o que era mejor esconder para más adelante.

Se nota la firma de Cuarón en esos largos planos secuencia que planea para desarrollar secuencias señaladas; no cuentan con la madurez de sus dos últimas obras, pues incluso a veces se nota que utiliza la técnica más como elemento visual que narrativo, pero aun así hay un par de momentos verdaderamente destacables desde el punto de vista  de realización. Emmanuel Lubezki lleva a cabo un gran trabajo desde el campo de la fotografía, el más destacable hasta el momento en la colaboración entre estos dos individuos.

Hay momentos realmente brillantes en esta Y tu mamá también, desde el punto de vista narrativo hasta el visual o el interpretativo. El guión fluye, es muy gracioso en determinados diálogos y los personajes, aunque lleguen algo agotados y secos al final, funcionan entre ellos. Creo que el narrador cobra demasiado protagonismo y en ocasiones resulta insoportable, pero tenemos suerte de que tal error no arruine una película que, en general, me parece destacable. [7’5]

Comentarios