[Ciclo Kubrick] Atraco perfecto

Continuamos con nuestro ciclo sobre Stanley Kubrick con el que es su tercer largometraje, Atraco perfecto (The Killing, 1956)basado en la novela Clean Break de Lionel White y con la intención de contar una típica historia de atracos de una forma particular, jugando con la narración lineal y la continuidad. Hablemos de la que es para muchos la primera gran película del genio.

Daniblacksmoke

Atraco Perfecto surge de la asociación entre Stanley Kubrick y el productor James B. Harris. Este último buscaba un joven talento para montar una productora y lo encontró en Kubrick del que dijo ser la persona más inteligente y creativa que había conocido en su vida. De las primeras acciones que se realizaron dentro de esta nueva productora, bautizada como Harris-Kubrick Pictures Corporation, fue el hacerse con los derechos de la novela Clean Break de Lionel White y así comenzó el proyecto que acabaría convirtiéndose en la película que hoy comentamos. Sería la primera película del director en no estar financiada por sus familiares y en la que se pudo contar con un reparto de caras conocidas del Hollywood de la época. 

La sensación que he tenido viendo la película es que estaba ante una obra adelantada a su tiempo en cuanto a su estructura, con una utilización del tiempo narrativo que supuso toda una innovación para la época. Es inevitable pensar en Reservoir Dogs (íd, 1992) o Pulp Fiction (íd, 1994) de Tarantino, quien reconoce haberse influenciado en gran medida en esta producción para el manejo de la narración de sus dos primeras cintas. El argumento no deja de ser el del típico atraco planificado a la perfección aunque con la peculiaridad de que veamos los distintos puntos de vista de cada uno de los integrantes de la “banda” tanto durante la planificación como en la ejecución. Un guión de Jim Thompson, que adapta la novela antes citada, lleno de dobles sentidos y una planificación elegante de ese atraco perfecto logrando una digna historia de cine negro.

Que Kubrick ha madurado como realizador no cabe duda tras ver este filme comparándolo con sus dos trabajos anteriores. Aún así, siento que el guión aún tiene más peso que lo que él mismo aporta como director. Sin embargo, nos deja con unas cuantas escenas brillantes en su ejecución y con una fotografía poderosa de la que destaco un blanco y negro que le da el toque que necesita. El reparto está encabezado por un correcto Sterling Hayden, quien protagonizó la conocida La jungla de asfalto (The Asphalt Jungle, 1950), considerada una de las mejores películas de cine negro, que catapultó a la fama al actor. Algunos críticos de la época acusaron a Kubrick de plagio de la citada película de John Huston. Poco más puedo destacar de este notable reparto coral que sonará a amantes del género pues suelen ser habituales del mismo.

No es una gran película pero sí es la primera notable en la filmografía del director, con un desarrollo y una narración de aplauso. Ese controvertido final me parece que funciona muy bien, no dejemos de pensar que los protagonistas son los “malos” de la historia, han robado, son los cincuenta, y el karma acaba pasando factura. Encuadrada dentro de ese subgénero que puede ser el de “películas de atracos/robos” ocupa un lugar especial y con eso me quedo. [7]

Daniel Escaners

Cuando estás viendo en orden cronológico la obra de autor siempre es interesante, al mismo que tiempo que se torna evidente, la evolución presente en sus primeros trabajos. Es realmente notable el progreso de Kubrick a lo largo de estos tres primeros films, debutando con una película bastante pobre, continuando con una mucha más estimulante en la que ya empezaba a demostrar sus dotes como realizador, y llegando a esta Atraco perfecto, la que es para un servidor su primera película notable.

Si respecto a El beso del asesino (Killer’s Kiss, 1955) dije que el guión se encontraba un paso por encima de la dirección, que se “limitaba” a narrarlo de la mejor manera posible sin muchas florituras, en Atraco perfecto vuelvo a tener la sensación de que el texto es más determinante que la realización. La estructura de la historia, que nos puede recordar a las dos primeras películas de Tarantino (él mismo reconoce que echó un ojo a la cinta de Kubrick), funciona muy bien para presentar y desarrollar, aunque algunos más que otros, a los personajes y jugar con la temporalidad, sin ceñirse a una narración lineal y contándonos sucesos anteriores o incluso, en el tramo final, enlazando las diferentes acciones que están ocurriendo en el mismo espacio de tiempo.

La película me resulta muy atractiva cuando se centra en la preparación del atraco y en su proceso de realización, pero pierde fuerza cuando intenta desarrollar unas subtramas amorosas que, poseyendo algún que otro diálogo brillante, no dejan de ser un añadido demasiado alargado en el metraje. Es cierto que sirven para profundizar en los personajes principales y en sus motivaciones y miedos, pero el guión no deja de recurrir a estas historias domésticas para verbalizarlo todo. Por otro lado, y aunque la batuta de Kubrick se mueve de una manera correcta y claramente superior a sus dos anteriores obras, me llama la atención la pobre dirección artística que cuenta la película, sobre todo en su primer tramo. La siento vacía, con escenarios poco lucidos y sosos.

Aun con todo, Atraco perfecto es una película que funciona bien, que mueve sus fichas con clase y presenta una narración pocas veces vista para la época. Todavía no sé qué pensar de ese final, que se mueve entre lo acertado por las consecuencias y lo desastroso por la forma de llegar a ellas, pero en general el film me dejó un buen sabor de boca y la alegría de encontrarme con el primer notable de una filmografía sobresaliente. [7]

Comentarios