[Ciclo Kubrick] Senderos de gloria

Y llegamos a la que está considerada por muchos como la primera gran película de Stanley Kubrick, centrada en la Primera Guerra Mundial, con un evidente tono antibelicista y protagonizada por uno de los actores míticos del séptimo arte, Kirk Douglas: Senderos de gloria (Paths of Glory, 1957). Salimos de la trinchera para contaros nuestra opinión al respecto de esta magnífica obra.

Daniblacksmoke

Fue su anterior película, Atraco perfecto (The Killing, 1956), la que atrajo a diferentes personalidades del Hollywood de la época. Entre ellas se encontraba Kirk Douglas, que llegó a firmar un contrato para cinco películas con Harris-Kubrick. De este acuerdo finalmente acabarían saliendo unicamente dos producciones, y hoy toca hablar de la primera de ellas: Senderos de gloria.

Se dice que cada película que Kubrick hizo de cada género es el culmen del mismo. No me atrevería a afirmar que Senderos de gloria sea la mejor película de cine bélico pero sin duda tiene un lugar distintivo en el podio. La obra cuenta con un guión magnífico repleto de diálogos tan irónicamente divertidos como aquella conversación entre dos soldados que discuten si prefieren morir por una bayoneta o por una ametralladora. No me extraña que en muchos países (especialmente en Francia y en España) no quisieran estrenar el filme, debido a su claro mensaje anti-belicista y dejar en evidencia a los altos mandos del ejercito francés de la Primera Guerra Mundial.

El tratado visual de la filmografía de Kubrick, como yo hemos podido ver y descubriremos aun mejor posteriormente, es espectacular y aquí ya podemos ver un gran despliegue de planos dignos de estudio, que poco tengo yo que comentar que no se haya hablado ya por la red. A pocas películas le sientan tan bien el blanco y negro como a esta. Por su parte, el reparto encabezado por un entregado Kirk Douglas me parece bastante notable y que aporta justo lo que se necesitaba para encumbrar la dirección del citado director.

Para muchos es su película favorita de Kubrick, y no me extraña. Tiene de todo, y todo bueno. Muy inhumano tienes que ser para que no te guste el mensaje antibelicista que transmite esta cinta y muy ciego para no gozar de su elogiada fotografía. Una joya del género que se quedó en la sombra en su año debido al pelotazo de la oscarizada El puente sobre el río Kwai (The Bridge on the River Kwai, 1957). A pesar de ello, 58 años después se sigue viendo como una película repleta de humanidad. [9]

Daniel Escaners

“El patriotismo es el último refugio de los cobardes.”

Tras unas producciones con una calidad decente aunque alejada del nivel que el director alcanzaría justo después, Kubrick realizó la que está considerada por muchos como una de las películas (anti)belicistas más importantes del siglo XX, o lo que es lo mismo, de la historia del cine. Adaptando una novela del mismo nombre y acompañado por Kirk Douglas, esta obra maestra es todo un descubrimiento en cada visionado, una película tan actual como solo los genios de la época consiguieron desarrollar.

El bélico es un género muy flexible que permite al guionista, primero,  y  al realizador, después, explorar desde la psicología de los hombres destinados al campo de batalla hasta mostrar, en un plano más centrado en lo espectacular, lo que ocurre en él. Senderos de gloria tiene de fondo (y en ocasiones en primer plano) el conflicto que retrata, la Primera Guerra Mundial, pero lejos de centrarse en lo superficial de ello (gente disparando, gente muriendo; que también lo tiene, claro), se encarga de hacer un retrato de los miedos de los soldados y, en la segunda mitad de la cinta, de las injusticias que se producen en esos lugares, no ya contra el enemigo sino en su propio bando.

La avanzada de los soldados es una secuencia memorable y rodada con una maestría y gracia que dudo mucho que pierda jamás, pero posee mucha más fuerza (en términos narrativos) ese juicio en el que se ataca y defiende la actitud de tres combatientes, escogidos supuestamente al azar, tras no haber realizado con éxito la misión asignada. El espectador se siente parte del proceso y vive el que es uno de los sentimientos predominantes de la cinta: la frustración, que poco a poco se va convirtiendo en impotencia y, finalmente, en miedo.

Kirk Douglas lidera de una forma muy notable el plano interpretativo, repleto de actuaciones memorables que trasladan a la pantalla los sentimientos plasmados en el texto. Senderos de gloria es, ante todo, una película que se siente; una historia sobre lo que está bien y lo que está mal en un ambiente en el que dichas diferencias importan más bien poco; un alegato en contra de la guerra, una exposición de las injusticias que ocurren en ella y de la hipocresía existente entre los altos cargos del ejército, que se sienten jueces de todos los demás y dignos de llamar a los soldados cobardes cuando ellos dirigen la guerra sentados en sus despachos. La mano de Kubrick se nota en cada paso de esta, en definitiva, obra maestra. [9]

Comentarios