[Ciclo Linklater] A Scanner Darkly: Una mirada a la oscuridad

Tras haber experimentado con la animación rotoscópica años atrás con su Waking Life, Richard Linklater volvería a adentrarse en el fascinante mundo de esta técnica para realizar A Scanner Darkly: Una mirada en la oscuridad (A Scanner Darkly, 2006), adaptación de la novela homónima de Philip K. Dick. Veamos qué tal fue esta peculiar propuesta.

Daniblacksmoke

Si no habéis visto aún A Scanner Darkly ya estáis tardando, pero aun así de algo os tiene que sonar pues hemos hablado de ella en los dos últimos artículos del ciclo. Más que de la película en sí, hemos comentado por encima su producción, la más laboriosa y estresante que admite haber sufrido Linklater. Tanto que se puso a hacer otros proyectos mientras la película estaba inmersa en una post-producción que tardaría dos años en completarse; estos proyectos resultaron ser Una pandilla de pelotas y Fast Food Nation. En su segunda incursión en el mundo de la animación (de nuevo con la técnica del rotoscopiado) da vida a una novela de uno de sus escritores favoritos —si no el que más—, Philip K. Dick. A pesar de estar respaldada por críticas en su mayoría positivas y contar con un reparto llamativo, fue un fracaso comercial al no llegar a recuperar en taquilla (7.7 millones, en todo el mundo) el valor de su presupuesto (8.7 millones). También puede que tuviera algo que ver que se estrenase el mismo día que Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto (Pirates of the Caribbean: Dead Man’s Chest, 2006).

Entiendo las inquietudes de Linklater para escoger justo esta historia aunque no acabe de encajar del todo en su cine. Al menos eso pensaba antes de ponerme con su visionado. Es un filme bastante especial dentro de la carrera del director, no solo por lo extracinematográfico. Es la única película de ciencia ficción que ha firmado de momento, y el mundo distópico que plantea le sirve para hacer una reflexión sobre el abuso de las drogas y sus consecuencias, a la par que una crítica o mirada a un sistema que controla y manipula a la sociedad. Curiosamente, descubrimos hace ya un par de años que no era tan fantasioso pensar que nos estaban espiando diariamente, es la realidad en la que vivimos. Hasta ahora solo en Fast Food Nation había percibido crítica social en el cine del tejano, al menos más allá de la indignación de algún que otro personaje en mitad de un dialogo de otras de sus películas. Y recurrir a la ciencia ficción para hablar de nuestro presente es algo que siempre funciona —cuando se hace bien, claro—.

scramble

Como buena película protagonizada por adictos de alguna droga, el mundo de A Scanner Darkly siempre está rozando esa fina línea entre la realidad y la alucinación. La animación le ayuda a crear esta sensación, al igual que hacía con el estado onírico en Waking Life. El reparto no desentona en absoluto, y eso que es Keanu Reeves el que lleva la voz cantante. Aunque probablemente sea Robert Downey Jr. quien consigue una interpretación más aplaudida con otro personaje bocazas que añadir a su carrera. A pesar de que la historia me convence, sufre de algunos cambios bruscos de ritmo que pueden llegar a cansar a algún espectador. Por otro lado, nada se le puede criticar a los veinte minutos finales donde vamos descubriendo todo el entramado de las diferentes subtramas y donde se aclaran los temas tratados a lo largo de la cinta, con un final bastante rotundo.

Aunque haya estado entregado al mundo que se nos cuenta en A Scanner Darkly desde el minuto uno y lo haya disfrutado muchísimo, siento que todo ese universo daba para mucho más. Puede que sea una impresión mía, pues la historia que quiere contar es justo la que vemos en pantalla, pero todo lo que vemos en la película tiene tantas posibilidades que siento esa curiosidad. Necesito saber más de ese mundo. Y no sé si en el libro de Philip K. Dick pasa igual, habrá que comprobarlo más pronto que tarde. A Scanner Darkly es de esas cintas que pueden maravillar a muchos pero dejar indiferente a otros, yo estoy a medio camino de los primeros. Una de las obras imprescindibles de la filmografía de Linklater. [★★★½]

Daniel Escaners

El fondo y la forma tienen que ir lo más unidos posible a la hora de realizar una película que componga un todo. Es representativo, especialmente, en el caso del mundo de la animación: ¿Qué hace que esa película sea animada? ¿No podría estar protagonizada por personas de carne y hueso? La respuesta prácticamente siempre suele ir ligada al apartado artístico, y es que la animación da más margen para experimentar con mundos muy diferentes al nuestro. Richard Linklater, en un acto de coherencia y también de familiaridad, decidió que A Scanner Darkly, adaptación de la novela homónima de Philip K. Dick, fuera un filme de animación rotoscópica.

El director tejano ya conocía esta tecnología al haberla utilizado en una de sus anteriores películas, Waking Life, aunque en esta ocasión la usa de una forma un tanto diferente. Mientras que en aquella, al retratar un ambiente onírico que representaba sueños y reflexiones, era una animación más inestable, en constante movimiento, en A Scanner Darkly, manteniendo muchos factores en común, el apartado visual se nota más estático, más “realista” dentro de lo que esta animación es. En cualquier caso, el resultado es espectacular, y habla de la coherencia que mencionaba antes: técnicamente podría haber sido una cinta presentada en imagen real, porque dichas tomas ya estaban rodadas, pero no tendría, en mi opinión, que haberlo sido, y demuestra el por qué de una forma continua, jugando con las visiones —drogas mediante— y con un impacto visual constante (el traje de diferentes personas, por ejemplo).

A-scanner-darkly-Robert-Downey-Jr

Mientras que en Waking Life jugaba con una estructura basada en escenas individuales que presentaban una reflexión o una anécdota, en A Scanner Darkly Linklater se dispone a contar una historia como tal; una de cierto misterio y locura, reflexionando sobre las drogas e incluso dando un palo a las farmacéuticas, y siendo más tangible que en su anterior aventura rotoscópica. La historia, con algunos altibajos, se apoya en el carisma de sus personajes, interpretados por un reparto lleno de caras conocidas entre los que destacaría a Robert Downey Jr. y a un actor al que no le tengo demasiado aprecio pero que en esta ocasión cumple con creces como es Keanu Reeves.

A Scanner Darkly es una de las películas más únicas dentro de la filmografía de Linklater, una reflexión con ligeros tintes de thriller que se apoya en un excelso apartado artístico para narrar esta historia de una forma peculiar y memorable. Le falta algo de consistencia para ser un gran filme, pero aun así ocupa un destacado puesto en la obra de un director que sumaba, con esta, otra película de imprescindible visionado. [★★★½]

Comentarios