[Ciclo Linklater] Bernie

Lo primero que llama la atención, extra-cinematográficamente, al hablar de Bernie (íd., 2011) es que nos encontramos ante una película que llegó (de forma limitada) el año pasado a los cines de nuestro país, cuando su fecha de estreno data del 2011. Démosle las gracias al éxito de Boyhood, en cualquier caso. Más allá de eso, hablemos de esta mezcla de comedia negra y “falso” documental que firmó Richard Linklater.

Daniblacksmoke

Bernie está basada en un artículo que se publicó en 1998 en el periódico Texas Monthly. Y con ella Richard Linklater vuelve a tomar las riendas de un proyecto propio, dejando atrás los encargos (mientras escribo estas lineas no ha vuelto a hacer ninguno desde Me and Orson Welles). Como suele ser habitual en el cine del tejano, al menos en la mayoría de los casos en los que él escribe y dirige, la película se encontró algo limitada en taquilla aún haciendo buenos resultados (al fin y al cabo era una película con un presupuesto de solo seis millones) pero muy respaldada por la crítica. El filme fue bastante reivindicado en su año en circuitos independientes y obtuvo varias nominaciones en los Gotham Awards y los Independent Spirit Awards, entre otros. Pero la nominación más importante fue la de Jack Black en los Globos de Oro, la segunda del actor. demostrándose que es Linklater uno de los directores que más partido le saca al cómico (su primera nominación vino por Escuela de rock).

jack-black-as-bernie-in-bernie-2011

La cinta tiene un estilo propio para contar su historia, de hecho se podría considerar un semidocumental ya que mientras va pasando la historia ficcionada vamos viendo entrevistas a distintos ciudadanos que conocieron al Bernie real. La mencionada historia ficcionada es una comedia que sigue a Bernie Tiede, la persona pública más querida de cierto pueblo de Texas. La película no sería nada sin Jack Black, quien creo que nunca ha estado mejor que aquí; para el que escribe es la mejor interpretación de su carrera. Su personaje es excesivamente perfecto y buena persona, pero gracias a la personificación de Black lo hace creíble y no una burla del personaje real al que interpreta.

Entre lo más destacado del resto del reparto encontramos a una Shirley MacLaine clavando un personaje antipático y odioso, y a un Matthew McConaughey en una de las primeras películas del giro que hizo a su carrera hasta culminar con el Oscar en 2014, siendo además su tercera colaboración con Linklater, director que le dio su papel debut en el cine con la ya comentada en el ciclo Movida del 76. Me alegra volver a ver a Linklater haciendo una película entretenida y disfrutable, se le ve a gusto, por fin. Bernie quizás no se encuentre entre las mejores de su carrera pero sin duda no está entre las peores. Pero lo mejor está por venir, ya solo quedan dos películas para cerrar el ciclo y estoy seguro que va a ser memorable. [★★★]

Daniel Escaners

En una filmografía con proyectos más interesantes que otros, tenía curiosidad por descubrir en qué posición se situaba Bernie, una comedia negra que, dramatizando una historia verdadera y aliñándola con testimonios basados en la persona real, prometía regresar con el Richard Linklater guionista que muchos de nosotros solemos disfrutar. Y me ha alegrado confirmar que Bernie, sin ser un gran filme, consigue la mayoría de los objetivos que se propone.

Nos encontramos sobre todo ante una película honesta, que no quiere ser más de lo que es y que tiene clara sus limitaciones, ciñéndose a lo que quiere contar, ni más ni menos. La intención de narrar todo el suceso real se ve acompañada por un guión ágil y, en cierta medida, divertido, que mezcla con habilidad las situaciones dramáticas y la comedia negra proveniente tanto de algunas situaciones como de las peculiaridades de la gente entrevistada y sus testimonios.

Matthew-McConaguey-Bernie

También tenemos la suerte de contar con un inspirado Jack Black, que se mueve perfectamente entre el drama y la comedia, salvando algunas situaciones que podrían caer en lo absurdo pero que gracias a su interpretación las tomamos como naturales proviniendo del personaje bonachón al que da vida. No sé si es la mejor actuación de su carrera, pero sí una de las más completas. Por otro lado contamos con una Shirley MacLaine que clava a una mujer odiosa, y un Matthew McConaughey que, sin brillar como lo haría en posteriores papeles, sí que demuestra sus dotes en un personaje bastante plano pero eficaz.

El principal problema de Bernie es que resulta una película olvidable más allá del visionado. La he disfrutado mucho, me ha supuesto una experiencia entretenida y divertida, pero el poso que ha dejado en mí es muy pequeño, si no inexistente. La dirección, por ejemplo, es notablemente mejor que en otras cintas del tejano, pero aún así no aporta nada. Su naturaleza le impide ser uno de los filmes más memorables de la carrera de Linklater, pero no así ser uno de los más recomendables y disfrutables: Bernie no es una gran película, pero sí una que vale la pena ver. [★★★]

Comentarios