[Ciclo Linklater] Escuela de rock

Tras realizar una película tan indie y con tan poco presupuesto como La cinta, Richard Linklater volvería a adentrarse en el cine comercial con una llamativa comedia protagonizada por Jack Black y con la música —principalmente el rock— como tema principal. Hablemos, pues, de Escuela de rock (School of Rock, 2003).

Daniblacksmoke

A mí, personalmente, Escuela de rock me toca de cerca. Es la primera película que vi de Linklater —antes de saber quien era, quiero decir— y fue parte importante de mi cinefilia prematura, si es que se puede catalogar de alguna manera. Yo tenía la edad aproximada de los niños que salen en ella cuando la vi, y la película me hizo interesarme aún más por un género musical —gracias a mi padre lo conocía algo por encima— que me ha acompañado desde entonces. Pero no hablemos más de mí. Escuela de rock es la película más taquillera de toda la filmografía de Linklater, y sin ser una película puramente suya —recordemos que esto fue un encargo— entusiasmó a la crítica del momento e incluso Jack Black alcanzó su primera nominación en los Globos de Oro.

La premisa de Escuela de rock es bien sencilla y te hace entrar fácilmente en su juego, sin plantearte ciertas cosas que no podrían pasar en la vida real —o al menos no así— pero ni se te pasa por la cabeza. El buen rollismo marca todo el filme y es lo más agradecido y recordado de esta comedia. Linklater acierta de pleno en desarrollar este aspecto, recreando algunos momentos que se te quedan grabados no por su empaque visual si no por la felicidad que transmite al espectador. Su apartado musical es bastante importante, es lo que mueve la trama y la piedra angular de la misma. Se podría decir que es un homenaje al rock, pero va más allá, esto va de inculcar a las nuevas generaciones el valor de un género musical sin darle importancia a sus estereotipos; aquí no veremos nada de sexo y drogas pero sí mucho rock and roll.

School-of-Rock-2

La película es Jack Black en su máximo esplendor, desatado. Y se le nota cómodo y a gusto como nunca en el papel de Dewey Finn, que Mike White escribió inspirado en una experiencia que vivió el propio Black. Hacía bastantes años que no revisionaba esta cinta, y me acordaba de todos y cada uno de los alumnos importantes de la clase del Horace Green, por algo debe ser. Están muy bien escritos, lo justo para que no te resulten insoportables, equilibrando los “protagonismos” de cada uno con digna eficiencia. Los actores que los interpretan, sin ser ninguna maravilla, también cumplen. Entre los adultos que nos encontramos también podemos ver a Joan CusackSarah Silverman o el propio White. Y con sus personajes pasa todo lo contrario que con los niños, no se salva ninguno de ser hostiable.

Qué alegría reencontrarme con esta película, a la que tan buenos recuerdos me ha transportado. Se ha hablado mucho de una posible secuela durante años pero finalmente se está llevando a cabo un remake en formato televisivo con un cast nuevo (se rumorea que Linklater puede acabar dirigiendo algún capítulo) y que saldrá el año que viene; estaremos atentos. La actuación en la batalla de bandas nunca se me olvidará, los pelos de punta. Y sí, hemos obviado la basura de doblaje que se hizo en España por el bien de la salud de todos. [★★★½]

Daniel Escaners

Soy consciente de que más de uno, más de dos y más de cien tienen a Escuela de rock como una de las películas de su infancia, añadiéndole cierto factor nostálgico que quizá pueda influir en la forma en la que reciben a la hora del revisionado. Sin embargo, y sin querer en absoluto insinuar con esto que tengo la verdad objetiva, no había visto el film de Richard Linklater hasta hace poco más de una semana, dejándome con un sabor de boca del todo sorprendente.

Esperaba una comedia para pasar el rato, una película agradable con pocas aspiraciones. Y en cierta medida me he encontrado justo con eso, pero a un nivel muy, muy notable. Escuela de rock es como su protagonista —interpretado por Jack Black—: sinvergüenza, despreocupada y muy dinámica. Quiere que pases un buen rato, utilizando cartas muy vistas —sobre todo a la hora de intentar emocionarte, y en el final— pero de una manera muy efectiva, provocando que empatices en ese grupo de niños y niñas que bien podrían haber caído en lo insoportable. Y en ocasiones caen en ello, pero se soporta gracias a la estructura coral que distribuye los minutos de una manera muy inteligente, dándole más peso a un niño o una niña en el momento necesario.

720x405-jackblack

La película le debe mucho, además de la eficaz dirección de Linklater y a un correcto guión con un buen puñado de momentos muy graciosos, a un histérico Jack Black que echa mano de la sobreactuación para brindarnos un protagonista hilarante. Si no entras en su juego es más que probable que te resulte insoportable, con sus muecas y sus gestos, pero personalmente lo considero acorde con el estilo del resto de los factores de la cinta; es como cuando Jim Carrey parece que pierde el control de su actuación en algunas de sus comedias cuando realmente es eso lo que en la mayoría de ocasiones el tono requiere (el problema está cuando el productor es el que lo requiere, pero ese es otro tema).

Aliñas el conjunto con buena música y te queda una de las mayores sorpresas de lo que llevamos de ciclo. Como he dicho antes, no esperaba mucho de Escuela de rock, quizá por el miedo de encontrarme con poco o nada, y la resolución ha sido estupenda: he disfrutado sus casi dos horas, me he reído y me lo he pasado bien, que creo que es lo que Linklater quería en primer lugar. No me cuesta imaginar qué me habría parecido esta película si la hubiera visto de pequeño: la habría adorado. [★★★½]

Comentarios