[Ciclo Spielberg] War Horse

¿A quién no le gustan los caballos? En Hollywood se llevan más los camellos, ya sabéis, pero el caballo es posiblemente uno de los animales más bonitos que hay en este planeta. Y esta introducción tan cogida por pinzas está destinada a presentar War Horse (íd., 2011), la penúltima película de Steven Spielberg hasta la fecha y que nos traslada a la I Guerra Mundial para ser testigos de las aventuras de un caballo que va pasando de una mano a otra. Suena apasionante, ¿verdad?

Daniblacksmoke

Con War Horse volvía Spielberg con sus dramas de grandes pretensiones e intentos de reventar la industria de los pañuelos de papel como ya hiciera a mediados de los ochenta con El color púrpura (The Color Purple, 1985). Fue una película que dividió bastante a la crítica ya que para algunos fue una de las mejores de su año y para otros sin embargo una obra bastante menor dentro de la filmografía del conocido director. Como era de esperar, funcionó bien en taquilla y para más inri obtuvo seis nominaciones a los Oscars incluyendo la de mejor película. Pero esto solo sirvió para que la Academia le volviera a dar un bofetón a Spielberg, como en los viejos tiempos, y se fuera de vacío a casa.

He de admitir que la recordaba algo mejor, me ha resultado absurdamente aburrida en muchos de sus tramos. Es interesante que el motor de la historia sea el caballo y vayamos viendo la historia de los distintos dueños que va teniendo es algo que a la larga afecta a la cinta, aunque se olvida demasiado del que nos pintan como protagonista central desde un principio. Tampoco me convencen sus melodramatismos y muy a pesar de el Rey Midas de Hollywood no derramé ni una lagrima, de hecho ni me conmovió. Aunque sí es cierto que hay alguna que otra secuencia memorable pero más relacionada a la propia I Guerra Mundial, como aquel asalto sorpresa a lomos de caballos o la batalla de trincheras que recuerda inevitablemente a Senderos de Gloria (Paths of Glory, 1957), aunque sin llegar al nivel que el genio neoyorkino nos mostraba en su aclamada obra antibelicista. 

war_horse_2

Al tener ese tono road movie, el reparto es casi coral pero el que se supone que es el protagonista -aparte del citado caballo, claro- es interpretado por un correcto Jeremy Irvine. A lo largo del filme contamos con actores made in Britain de alto nivel que no duran muchos minutos en pantalla pero que al menos hacen acto de presencia, estoy hablando de Tom Hiddleston, Benedict CumberbatchDavid ThewlisEddie Marsan e incluso Liam Cunningham. Esa Europa de principios del siglo XX está fielmente retratada, eso es algo que una producción de Spielberg no suele fallar nunca, y no se le presta la atención que merece aunque supongo que si no llama la atención es que han hecho un buen trabajo. Pero si hay algo en lo que War Horse destaca ante todos sus apartados es en la fotografía. Kaminski -fiel y recurrente colaborador de Spielberg- hace levantar toda una película que si no fuera por sus impresionantes planos se quedaría en la nada. 

El balance final es el de una película decente pero que a pesar de todos sus esfuerzos de presunta épica bélica y dramón lacrimógeno se me dibuja aburrida. Tiene muchos fallos, es cierto, pero tiene una factura impecable que no se puede negar, después de todo es una película de Spielberg. No creo que nadie la incluya entre sus favoritas del director pero seguro que muchos disfrutan con ella. Yo personalmente no creo que la vuelva a ver en mucho, mucho tiempo, me da pereza hasta de pensarlo. Los caballos no están hechos para mí. [6]

Daniel Escaners

Voy a poner las cartas sobre la mesa: War Horse no me ha gustado nada. Venía bajo el aviso de muchas personas a las que la película les ha dejado muy indiferente o directamente les ha horrorizado, pero bueno, hasta que no pruebas algo no sabes si te gusta. Como la droga. Sobre todo la droga. Y War Horse, ya que estamos hablando de drogas, es una de muy baja calidad. Un conjunto bonito con un fondo que no se aguanta.

Es muy peligroso tener a un animal como punto clave en tu película. Lo puedes hacer bien, como lo hizo este mismo señor con Tiburón (Jaws, 1975), o lo puedes hacer mal, como ocurre en la película que estamos tratando ahora mismo. Un caballo que se ve reclutado para ser montura de un soldado en la I Guerra Mundial, arrebatándolo de las manos de su dueño, un joven que se ha encariñado (excesivamente, diría yo) con él. Una premisa que da pie a una mezcla de estilos, desde el bélico al puro cine de aventuras, pasando evidentemente por el drama. Ahora bien, y este es uno de los puntos por los que me parece que el film no funciona, la historia va como un potro desbocado. En un principio parece que te va a contar la relación entre un caballo y su dueño, pero pronto nos damos cuenta de que en realidad nos encontramos ante una road movie en la que nosotros, al lomos del animal, somos testigos de diferentes historias y situaciones a lo largo del campo de batalla. Y el caballo, por muy bien que actúe, es eso, un animal, un enlace entre el punto A y el punto B, el punto B y el punto C, etcétera.

WAR HORSE

Esta estructura tan dividida, y sobre el papel tan interesante, provoca que ningún personaje (y mira que salen unos cuantos a lo largo de las dos horas y veinte que dura la cinta) esté bien desarrollado. Se nos dan pinceladas de ellos, pero ni siquiera el propio protagonista tiene una evolución, además de que se ve perjudicado por un extenso tramo de la historia en el que literalmente desaparece para más adelante volver a ser introducido de una forma torpe. La palabra desaprovechado se me viene rápidamente a la cabeza cuando pienso en ciertas situaciones y sobre todo en ciertos intérpretes, destacando a Benedict Cumberbatch y a Tom Hiddleston, que desaparecen tan rápido de la trama que no te da tiempo ni a disfrutar de su actuación ni a involucrarte mínimamente con sus personajes.

Y sí, la película tiene algún que otro aspecto destacable. Por encima de todo, la fotografía, muy correcta y permitiéndose algunos planos realmente espectaculares. Y después, ciertas escenas con un toque más aventurero (es lo que tienen los caballos, que corren mucho) bien rodadas por el señor Spielberg. Por lo demás, War Horse me parece una mala película. Es aburrida, no te mete en el conflicto, plasma la I Guerra Mundial de una manera muy sosa, el espíritu azucarado de Spielberg está más involucrado que nunca con algunas secuencias que son como para vomitar arcoiris… Este caballo podía haber dado mucha más guerra. [4]

Comentarios