Aliados | Espías a la vieja escuela

La historia de Aliados (Allied, 2016) sale de las manos de Steven Knight, conocido principalmente por haber sido el guionista de Promesas del este (Eastern Promises, 2007), dirigir y escribir Locke (íd., 2013) —aquella película con Tom Hardy hablando por teléfono en un coche— y, en el plano seriéfilo, ser el showrunner de Peaky Blinders. En esta ocasión, el guionista británico sitúa Aliados en 1942 durante la Segunda Guerra Mundial. No es casualidad que gran parte de la primera hora del filme suceda en Casablanca, cuya película homónima se estrenó ese mismo año. Y es que el homenaje al cine clásico y en especial a la famosa obra de Michael Curtiz está presente constantemente. Knight construye uno de los thrillers más intensos del año alrededor de una pareja de espías del bando aliado que coinciden en una misión en la ya citada ciudad marroquí. A pesar de todo, la historia (que aunque aquí intente no destriparla, puede que ya os hayáis enterado de lo que ocurre tras aquella misión por los trailers) no es nada novedosa ni lo más destacable del filme, pero a Zemeckis le funciona como vehículo para reivindicar lo clásico sin perder la frescura de lo moderno, en el que es uno de los mejores trabajos de dirección del año.

Robert Zemeckis no será el director favorito de nadie, pero tiene un gusto a la hora de dirigir que ya quisieran otros. Su filmografía se ha ido volviendo cada vez más y más irregular conforme han ido pasando los años, pero es innegable el valor que tienen sus buenas películas: la trilogía de Regreso al futuro, ¿Quién engañó a Roger Rabbit? o la oscarizada Forrest Gump son, entre otras, la muestra de que estamos tratando con uno de los cineastas de mayor calado en la cultura popular de aquellos que surgieron a la estela de aquel lejano Nuevo Hollywood, a pesar de que sea un tipo que pase inadvertido y el público medio no sepa su nombre. Tras su última película, la floja y poco destacable El desafío (The Walk, 2015), no tenía especial esperanzas depositadas en el siguiente proyecto del director estadounidense. Y el resultado ha sido sido de lo más satisfactorio. En Aliados, Zemeckis le da un empaque especial a la película con el que cuesta encontrarse muchas veces en el cine actual. La cámara no se está quieta en ningún momento, siempre mostrando lo que quiere enseñar al espectador y manteniendo de esta manera una tensión en muchas secuencias de las que disfruto y me entrego por completo gracias a todo el trabajo técnico y creativo que hay detrás. Es incuestionable el pulso con el que está dirigida.

allied-marion-cotillard-brad-pitt

Ahora bien, hablemos de los actores. Y es que quién diría que un reparto encabezado por Brad Pitt y Marion Cotillard fuera de lo peor de una película, pero así es. El personaje de ella, eso sí, deja más huella en el espectador que la interpretación seca de Pitt, que a veces me saca de la película. No quiero hacer de abogado del diablo pero quizás el problema en esta ocasión no fuera de los actores y hubiera sido una mejor opción escoger a un dúo con más química que finalmente el que ha sido elegido. Pero bueno, al menos se aseguran un buen porcentaje de entradas, ¿no? Del resto del reparto no tengo mucha queja, siendo muy secundarios todos. Me ha hecho gracia ver aquí a August Diehl (el alemán protagonista de aquella tensa secuencia de Malditos Bastardos en el bar), donde vuelve a interpretar a un nazi con otra secuencia también especialmente tensa y que curiosamente, de nuevo, concierne a unos naipes.

Aliados está lejos de ser una gran película, pero tiene madera para gustar a mucha gente que echa de menos la astucia y la forma de entretener de la vieja escuela. Sin duda es un filme recomendable; un thriller absorbente, vistoso y atractivo que solo por su dirección ya merece la pena ir a ver. Como último apunte me gustaría destacar que me siento algo chafado con su desenlace, el cual encuentro muy fuera de lugar y en mi opinión empaña el resultado general de la obra. Si Zemeckis se hubiera ahorrado esos minutos finales le hubiera quedado una obra mucho más redonda. Aunque, a pesar de ello, creo que Aliados es la película más sólida y, en consecuencia, también la mejor que el director ha rodado en los últimos quince años. [★★★½]

Comentarios