Ant-Man | Encogerte como solución a tus problemas

Si hay una compañía que sabe aprovechar el momento esa es Marvel, que no da descanso a su universo cinematográfico y no deja de introducir nuevos personajes. Y lo interesante –o preocupante, depende de cómo se mire- es que, a muchos de nosotros, no nos cansan sus nuevas y constantes películas y eso que parece que le ponen empeño en saturarnos con ellas. Aunque, sinceramente, creo que por ahora las nuevas películas están cumpliendo –en algunos casos con creces- el nivel de calidad esperado. Como claro ejemplo de esto tenemos Los vengadores (The Avengers, 2012) y Guardianes de la galaxia (Guardians of the Galaxy, 2014). Sin embargo, la última apuesta de Marvel es a menor escala que estas dos anteriores. Digamos que a una escala de tamaño reducido. Exacto, estoy hablando de Ant-Man (íd., 2015).

Ant-Man es una cinta totalmente independiente, que bien se puede ver sin amplios conocimientos sobre el universo que Marvel tiene montado en el cine y que, igual no pillas todas las referencias ocultas y no tan ocultas, pero podrías entender la película sin problemas. Aun así, es bastante curioso cómo tiene asumido que pertenece a este universo y cómo se ve reflejado esto en la película. Por poner un sencillo ejemplo, el grupo de los Vengadores está considerado como lo mejor de lo mejor y se menciona, aunque muy por encima, parte de lo acontecido en Vengadores: La era de Ultrón (Avengers: Age of Ultron, 2015). Me gusta bastante ver cómo películas de este tipo, independientes de las demás, tienen a su vez un hueco claro dentro de este universo, así como me encanta la posibilidad de que los personajes principales puedan cruzarse en otras películas.

Dejando esto a un lado, Ant-Man es más individual de lo que podría parecer: tiene un enfoque más hacia la comedia que hacia una película de acción, teniendo esto presente hasta en los momentos más dinámicos y con más tortas de la misma. Solo diré, sin entrar en spoilers, que la lucha final es a la par ridícula –por el escenario en el que se desarrolla- como bastante emocionante. Es el clímax, tiene que ser trepidante o, como poco, la parte más entretenida y dinámica del conjunto, pero esto no hace que se abandone el tono cómico que la película mantiene durante prácticamente toda su duración. Es algo que se agradece, no todas las películas de superhéroes tienen que buscar ser “lo más épico jamás visto”. Que dejen eso a los Vengadores.

El señor Paul Rudd caracteriza a un Scott Lang con el que se empatiza bastante rápido y que, sin llegar a ser un Star Lord, es un personaje bastante carismático y con grandes posibilidades en este universo. Me gustaría ver a estos dos juntos en alguna película, la verdad, especialmente por ver cómo se llevarían, aunque imagino que igual se origina una pequeña rivalidad por ver quién mola más –o quien se gusta más a sí mismo-. El señor Hank Pym también está correctamente interpretado por Michael Douglas, quien hace de un Hank mayor, cansado y al único al que parece quedarle un poco de cordura en toda la cinta. Aunque esto es algo normal, ¿no? Si todos los personajes son conscientes del peligro que conllevan sus acciones pues nos cargamos la trama de la mayoría de películas de este género. Y de la mayoría de películas en general. Eso sí, es una pena que desperdicien el personaje de Evangeline Lilly. Hope podría haber dado más de sí y, sinceramente, espero que tengan esto en cuenta para próximas películas, no me vale que un personaje de personalidad tan guerrera se quede relevado a segundo plano en tantas ocasiones. Finalmente, mención especial al señor Michael Peña, cuyo personaje aparece en los momentos más divertidos de la película y es, posiblemente, con el que más me reí durante toda la cinta.

La película en sí no pretende llegar a ser de las mejores de Marvel, pretende entretener y demostrar que un tono más cómico también puede quedar bien a una cinta de superhéroes. Y esto lo consigue sin problemas. A mí Ant-Man me ha ganado, tanto la película como el personaje, y espero seguir viéndolo dando guerra en este universo. Bastante divertida en general y se nota que Edgar Wright está en el proyecto, aunque no en el esperado –al menos por mí- papel de director, pero su toque está presente en la cinta. Aunque tampoco voy a criticar al señor Peyton Reed, quien ha hecho un buen trabajo dando lugar a este “Ant-Man”, una cinta a la altura a pesar de tratar de un hombre que se hace pequeño. [7’5]