Días repletos de cine (Vol. 16)

Después de unos días de ver cantidad de material digno de artículo y ante la dificultad de decidir sobre qué escribir, os traigo una nueva edición de Días repletos de cine, siendo mi primer artículo para la sección. Estas son las cinco películas que he escogido para comentar.

Comenzando por The Guest (id., 2014), una película de la que no sabía absolutamente nada hasta que me dio por verla por una recomendación, y la verdad es que me sorprendió para bien. Una cinta que, sin ser una maravilla, es correcta y bastante entretenida. Cuenta con una historia bastante simple —aunque tenga una especie de giro argumental que, por favor, se ve venir desde el principio— y contada de una forma amena que hace de la cinta una película de acción disfrutable y que puede gustar a cualquiera. Segunda película que veo en la que aparece Maika Monroe y, aunque no me desagrada su interpretación, la prefiero en It Follows.  Una mención especial al personaje de Dan Stevens que me parece bastante carismático y, en resumen, el mejor punto de la película. [★★★]

Y para seguir con la racha de películas de acción, tocaba ver una adaptación que llevaba mucho tiempo en mi lista de pendientes: hablo de Kenshin, el guerrero samurái (Rurôni Kenshin: Meiji kenkaku roman tan, 2012). Claro que, aunque es de acción, la temática cambia totalmente y nos encontramos ante una película de samuráis bastante disfrutable tanto por fans del género como por fans del anime original. Una adaptación que me sorprendió gratamente y que no me pareció otra broma de mal gusto como suele pasar con éstas. Eso sí, el día en el que vea una en la que los actores no sobreactúen como si no hubiese mañana me sorprenderé aún más. Los personajes podrán parecer más o menos carismáticos, dependiendo de cada uno, pero no se puede negar que —la mayoría— son un calco de lo visto en el famoso manga y anime. Además, la cinta cuenta con escenas de combate que, aun siendo bastante surrealistas debido a querer imitar al anime original, no dan vergüenza ajena en su ejecución, y esto es muy raro que ocurra. Bastante disfrutable, especialmente para alguien que, como yo, era seguidor de Kenshin desde hace años. Eso sí, las escenas a cámara lenta se las podrían haber ahorrado. [★★★]

Frank_with_Guitar_2904824b

Después de tanta acción, tocaba cambiar radicalmente el tono para ver otra de mis pendientes y a la cual tenía muchas ganas. Hablo de Frank (id., 2014) o, como yo la llamo, “Fassbender, no cambies”. La película me gustó bastante, empezando por los momentos musicales —si es que se pueden llamar así— con un sonido tan peculiar y unas letras tan absurdas que le dan un encanto especial al conjunto. En esta vemos al señor Domnhall Gleeson, del que no había visto nada previamente y lleva sorprendiéndome desde Ex Machina (id., 2015), siendo protagonista de la cinta, pero estando a la vez eclipsado por el carisma del personaje de Frank, genialmente interpretado por Michael Fassbender de principio a fin. La premisa de la que parte, la incorporación de un chico a un grupo de música, podría dar para algo más sencillito, pero han optado —muy acertadamente, a mi parecer— por transformar esto en una locura debido a la cuestionable salud mental de los personajes que aparecen en el film. Esto hace de los personajes individuos muy interesantes, y fue lo que determinó que me enganchase a la cinta hasta el último minuto. Destaco la escena final con ese genial “I love you all”. [★★★]

Por si el cambio de una adaptación de anime a la locura que es Frank no os ha parecido lo suficientemente brusco, ahora volvemos con otro giro en el artículo para pasar a una comedia bastante… especial. Hablo de Lo que hacemos en las sombras (What We Do In The Shadows, 2014), una divertida cinta con momentos bastante graciosos que no pretende ser más que eso, con unos personajes principales muy buenos y la absurdez de ver a unos vampiros desenvolverse en la época actual y compartir piso como si de jóvenes estudiantes se tratasen. De hecho, la película no solo me parece buena por estos personajes principales, si no que los personajes secundarios son también destacables. Por ejemplo, los encontronazos con los hombres lobo son muy grandes. El contraste entre ambientación algo más oscura, el tono de la película, la forma de contarla y los ya mencionados personajes hacen de esta una de las comedias que más me han gustado de los últimos años, aunque teniendo en cuenta la calidad de gran parte de ellas, tampoco es muy complicado. Aun así, no le resta mérito en absoluto. [★★★]

the-last-witch-hunter

Para acabar, aunque lo normal sea lo contrario, he dejado lo peor. Pasamos de unas películas notables a una que no llega ni a rozar el aprobado: El último cazador de brujas (The Last Witch Hunter, 2015). En este caso, nos encontramos con una película con una historia bastante olvidable, que no llega a interesar ni un mínimo en ningún momento, con unos personajes típicos y con menos carisma que una piedra. Además, la película desprende un olorcillo a cutre en ciertas partes que da gusto; oye, a veces unos efectos especiales peor llevados no tienen por qué ser malos, es el caso de algunas series, pero en este tipo de producciones fantásticas donde vas a centrarte mucho en ciertos elementos visuales no puedes permitirte el lujo de que se vean como si éstos hubiesen sido hechos por un mono aporreando un teclado. Afortunadamente ésto solo ocurre, como ya he dicho, en ciertas partes. Para rematar un poco, los personajes además de típicos están muy mal llevados. Quizás deberían haberse planteado acabar la cinta de otra forma, porque hay motivaciones que no acaban de entenderse o que directamente no están justificadas en absoluto. Diría más, pero no quiero hacer spoiler, aunque no recomiendo perder el tiempo con esta cinta ni de lejos. Para acabar, me gustaría saber como elige sus proyectos el señor Elijah Wood, porque últimamente no le veo muy acertado. [★½]

He de admitir que con estas películas casi no sabía lo que me iba a encontrar y decidí arriesgar un poco. No me arrepiento y, al juzgar por la media de todas, no creo haberme equivocado demasiado a la hora de escogerlas. Excepto la última, todas son recomendables.

Comentarios