El corredor del laberinto: Las pruebas | Corre Thomas, corre (Vol. 2)

En el mundo literario contemporáneo existe un género o una etiqueta que se aplica a ciertos libros protagonizados y dirigidos por adolescentes, principalmente de entre 13 y 21: YA o young-adult fiction. Recientemente la literatura popular ha sufrido un boom de un subgénero de publicaciones YA en que un líder se enfrenta a una sociedad que no acepta. Ya sea por el pesimismo ante un terrorífico futuro o las ganas de revolución por cambiar las cosas, las distopías adolescentes se han vuelto extremadamente populares y gracias a la originalidad de Hollywood han dado lugar a sus correspondientes adaptaciones. Algunos ejemplos claros son Los juegos del hambre (The Hunger Games, 2012), Divergente (Divergent, 2014) y El corredor del laberinto (The Maze Runner, 2014), cuya secuela El corredor del laberinto: Las pruebas (Maze Runner: The Scorch Trials, 2015) se estrena este viernes.

Cuando se estrenó el año pasado El corredor del laberinto no sabía muy bien qué esperar, ya que este tipo de adaptaciones pueden salir bastante bien (Los juegos del hambre) o un poco mediocres (Divergente). Tras verla, quedé sorprendido (para bien) y muy satisfecho porque esta primera entrega de la saga era un muy entretenido survival de ciencia ficción que huía de los tópicos de este tipo de franquicias adolescentes, lo cual es de agradecer. Sí es cierto que se pasaba de misteriosa y planteaba bastantes más preguntas que respuestas daba, pero el ir descubriendo el mundo a la vez que los propios protagonistas hacía mejorar la experiencia y mantenía las ganas de ver las siguientes entregas. Y así es como, un año después llegamos a la segunda fase, las pruebas.

Las pruebas Quemadura

El punto de partida de Las pruebas es el final de su predecesora, con Thomas, Theresa y los demás que pudieron escapar del laberinto siendo rescatados, y mostrando al espectador la Quemadura, los restos de un mundo prácticamente devastado. En esta segunda entrega, los clarianos deberán seguir investigando a la poderosa organización CRUEL, algo que les llevará a tener que cruzar el desierto de la Quemadura con el objetivo de encontrar aliados que se unan en su causa de detener los malvados planes de CRUEL de una vez por todas.

Si el desarrollo de El corredor del laberinto brillaba por su originalidad y su empeño en ser diferente, el de Las pruebas brilla por lo contrario, su falta de originalidad y ser más de lo mismo dentro del mundo de las distopías, haciéndote desear que los clarianos no hubiesen escapado del laberinto. De hecho, esta secuela es, en su planteamiento, completamente diferente a su predecesora. Bueno, menos por el hecho de que los personajes siguen corriendo. Y mucho.  Además, la historia toma prestados tropecientos elementos de otras pelis y géneros para crear un extraño batido que, curiosamente, llega a tener sentido dentro de su propio universo, pero tampoco es que resulte muy satisfactorio. Digamos que esta película es un “survivor distópico revolucionario postapocalíptico deportivo de acción, terror y zombies”. Pobrecitos los que tengan que poner las etiquetas en Filmaffinity…

Las pruebas Thomas

Tampoco ayuda a valorar esta secuela positivamente el hecho de que la película dure veinte minutos más que la anterior, hasta llegar a los ciento treinta y un minutos. O que el inicio sea demasiado abrupto y sin apenas introducción o un resumen de lo sucedido anteriormente para que puedas volver a acostumbrarte a la historia y a los personajes (recomiendo volver a ver la primera o leer algún resumen). Además, la estructura por “etapas” al ir de un lado a otro constantemente hace que a medida que avanza se pueda volver algo repetitiva, igual que el estar siempre corriendo. ¿He dicho ya que corren mucho?

Pero no todo es malo, ya que, por suerte, el interés por la peli y el misterio va de menos a más hasta llegar a un climax bastante potente con todos los jugadores de la partida en el mismo tablero. La acción es más abundante y está bien rodada, y tanto el diseño de producción como los efectos especiales de la Quemadura son sobresalientes, sin cromas que canten como si estuvieran en La Voz. Y otro punto a favor es que Las pruebas sigue teniendo la dinámica de que el espectador reciba las respuestas al mismo tiempo que los protagonistas.

Las pruebas Four

En cuanto al reparto, me ha parecido curioso ver cómo esta saga parece tener unos actores low-cost en comparación con las demás distopías. Divergente y LJDH cuentan con nombres cinematográficos destacados como Kate Winslet, Julianne Moore, Jennifer Lawrence, Miles Teller, Woody Harrelson o Shailene Woodley, mientras que la mayoría de los intérpretes de esta trilogía solo han destacado en series como Teen Wolf, Juego de Tronos, Skins, Breaking Bad o Unbreakable Kimmy Schmidt. Centrándonos ya en las interpretaciones, Dylan O’Brien cumple como protagonista y líder absoluto, aunque su cara me sigue pareciendo demasiado inocente como para liderar una rebelión. Por su parte, Kaya Scodelario se vuelve sosa activando el modo Ben Affleck y, menos al final, está algo desaprovechada. Aidan Gillen sigue disfrutando mientras interpreta papeles de “hijo de puta”, Giancarlo Esposito siembre es una delicia de ver y Patricia Clarkson hace lo que puede en un papel de rubia fría muy parecido al de Winslet en Divergente. Los demás actores son efectivos pero no destacan demasiado.

En definitiva, El corredor del laberinto: Las pruebas es una secuela muy correcta para continuar la historia pero en varios puntos un poco inferior a su predecesora. Una extraña mezcla de géneros y elementos de otras películas que no resulta nada original y recuerda mucho a las demás distopías de las que afortunadamente se diferenciaba la primera entrega. Sin embargo y pese a sus defectos, la película acaba resultando bastante entretenida, con buenas escenas de acción y unos escenarios visualmente muy logrados. Además, en su desarrollo consigue que el interés vaya de menos a más dejando al espectador con muchas ganas de ver la tercera y, gracias a Dios, última entrega. ¿Será mejor? ¿Será peor? Ni idea, pero seguro que los protas seguirán corriendo mucho. [★★½]

Comentarios