El misterio de God’s Pocket | Algo no funciona en este pueblo

Un cadáver, la historia que se monta a su alrededor y unos personajes totalmente disfuncionales son la base de lo que nos ofrece El misterio de God’s Pocket (God’s Pocket, 2014), una cinta dirigida por John Slattery y que, si bien ya había dirigido algunos capítulos de series, representa su estreno en la dirección de cine. Veamos qué tal le ha ido.

Con El misterio de God’s Pocket nos encontramos ante una obra que nos muestra una especie de ¿drama familiar? salpicado por varios y abundantes toques de humor negro para amenizar e incluso hacer interesante al conjunto. Interés que la historia por sí sola no parece despertar ya que, de hecho, es bastante floja. Si bien es cierto que la película nos muestra a otros personajes, las situaciones en las que se ven envueltos son una consecuencia directa del caos familiar vivido en la casa de los Scarpato. Además, estos personajes secundarios no llegan a ser si quiera mínimamente interesantes y no se profundiza en ellos: están ahí, son casi estereotipos y se sabe perfectamente cómo van a actuar, llevando a cabo ciertas acciones con la única justificación de ser eso, un estereotipo.

Claro que si el problema de estos personajes secundarios fuese paliado con unos principales que sí dan la talla pues realmente todo quedaría solventado, pero este no es el caso. Los personajes principales casi que más de lo mismo o incluso peor. Me gustaría remarcar, además, lo poco que me gusta la actuación de Christina Hendricks (Jeanie Scarpato), aunque posiblemente se deba a su personaje, que me parece bastante soso en general. Por otro lado, Philip Seymour Hoffman (Mickey Scarpato) sí que está más correcto.

GODS POCKET

Y tras hablar de los personajes llega el caos. Si bien es cierto que muchas películas transmiten sensaciones o tienen otros aspectos de las que es más fácil —o incluso apetece más— hablar de ellos, este es el caso totalmente contrario. El filme en sí no se me hace más que un conjunto que entretiene a ratos, con partes algo aburridas aunque predominando las mínimamente entretenidas, y con una duración que la ayuda a no acabar de morir, al menos tal y como está planteada. Si la cinta, con este mismo planteamiento, hubiese sido más larga, creo que posiblemente me hubiese quedado dormido. No compensa el humor negro, bastante light y que, de hecho, no me hizo reír en ningún momento, y mira que es un elemento que suele gustarme bastante.

Es una película bastante del montón, a la que tampoco voy a llamar mala pero a la que también le falta mucho para que me parezca destacable. Es para verla quizás una vez por mera curiosidad, por ver las rarezas de sus personajes, o simplemente porque no tienes nada mejor que hacer. No la voy a recomendar, pero tampoco creo que sea una de estas cintas que hay que evitar a toda costa. Es aceptable. [★★½]

Comentarios