I Am Not Your Negro | El lado negro de América

La semana pasada abrí mi crítica de Ghost in the Shell: El alma de la máquina (Ghost in the Shell, 2017) con la polémica que se ha montado alrededor del caso de whitewashing de la película en que Scarlett Johansson interpreta a un personaje que originalmente es asiático, un problema más común en Hollywood de lo que probablemente pensemos. Sin embargo, el mayor problema racial de la historia de los Estados Unidos de América no es otro que el eterno conflicto aún vigente entre la raza caucásica y la raza sobre los que estos han ejercido una opresión sistemática: la afroamericana. Una problemática que está de actualidad —aunque realmente nunca haya dejado de estarlo— y está siendo tratada en los medios audiovisuales a través de series como American Crime, películas como Déjame salir (Get Out, 2017) y documentales como O.J. Made in America o Enmienda XIII (13th, 2016), ambos nominados al Oscar. En este último grupo, tanto si hablamos de documental como si hablamos de nominados al Oscar, es donde también entra I Am Not Your Negro (íd., 2016), otra de las últimas aproximaciones que ha habido sobre el tema en cuestión.

Para ensamblar este largometraje documental Raoul Peck coge como guía una obra inacabada de James Baldwin titulada Remember This House, una especie de ensayo que el conocido escritor de raza negra escribió poco antes de fallecer donde da su visión sobre el racismo en la historia de los EEUU y que principalmente se estructura alrededor de las figuras de tres de sus amigos, quienes fueron cabezas visibles del movimiento afroamericano durante los años del segregacionismo. Estos son nada más y nada menos que Medgar Evers, Malcolm X y Martin Luther King Jr. Las palabras de este manuscrito incompleto, narradas por el omnipresente Samuel L. Jackson, son utilizadas a modo de cimientos sobre los que el director va construyendo el discurso y las intenciones ideológicas del fallecido autor en su tratamiento del interminable racismo, reforzando todo el mensaje a través de un collage de material audiovisual que pretende añadirle fuerza para facilitar la transmisión. Para esta hazaña se utiliza metraje de archivo de los tres hombres en los que se centra el texto, fotografías y vídeos de escenas cotidianas de la época o fragmentos de discursos y entrevistas protagonizadas por el propio Baldwin, entre otros materiales.

Aunque posiblemente lo más estimulante y curioso es cómo, a través de la representación de la raza negra en numerosas obras cinematográficas de las cuales se nos enseñan secuencias, se muestra la visión que se ha tenido —y se tiene— del papel en la sociedad del ciudadano negro. Una visión que obviamente viene envenenada desde el lado caucásico donde se genera y con la que los afroamericanos, según reflexiona Baldwin, no se sentían en absoluto identificados, especialmente a medida que nos vamos yendo atrás en el tiempo durante el último siglo. Esta es una muestra más de que muchas veces la ficción sirve de espejo de la sociedad en que vivimos, ya sea para bien o para mal.

Por desgracia no todo son luces en este documental. El principal problema que tengo con él está relacionado con la estructura que sigue al plantear todos los temas que quiere tratar. Desconozco si este “pero” que tengo podría deberse a la organización del texto original, pero siento que el filme es demasiado disperso y en ocasiones avanza como un pato mareado, pasando de un tema a otro de manera casi aleatoria y a veces volviendo a algunos ya tratados. Como antítesis de esto podría hablaros de Enmienda XIII, el cual no abarca tantos aspectos sobre el racismo al centrarse mucho en cuestiones carcelarias y la visión de los negros como criminales, pero gracias a eso sigue una línea temática mucho más definida y coherente, por lo que al final se consigue entregar el mensaje general sobre el problema con más contundencia.

Aún así, considero que I Am Not Your Negro es un documental muy recomendable y bastante necesario en estos tiempos que corren, ya que por mucho que se intente demostrar que las cosas mejoran para la raza afroamericana con respecto a tiempos pasados, el racismo sigue latente en la sociedad estadounidense —y mundial— y queda mucho aún por hacer para que la sociedad sea justa y todas las razas sean igual valoradas. Esta aproximación al tema sirve como protesta, como documento histórico y como homenaje a una figura importante —o cuatro figuras— del movimiento a favor de derechos civiles. [★★★]

Comentarios