I am your father | Carta de amor al verdadero Darth Vader

No hay villano más reconocible e icónico en la historia del cine que Darth Vader. Todo los elementos que componen su apariencia son marcas que quedan grabadas de inmediato en la memoria del espectador. La voz casi robótica, el sonido del respirador, la postura, los manerismos y el gran traje negro hacen de Vader la figura indicada para ser el Supremo Comandante de la Flota Imperial.

Pero, ¿qué responderías si te preguntase por el nombre del actor que lo interpretaba? ¿Podrías nombrarlo? ¿Dirías que Darth Vader es James Earl Jones, actor que le brinda la voz en la versión original? ¿O Constantino Romero, quien hacía lo propio en la versión doblada al español? ¿Dirías, en cambio, que Darth Vader es Sebastian Shaw, el actor británico que se quitaba el casco en El retorno del Jedi (Return of the Jedi, 1983)? ¿O acaso serías de los que, como Marcos Cabotá y Toni Bestard, piensan de inmediato en el hombre que estuvo detrás de la máscara todo el tiempo: David Prowse?

Marcos y Toni han dirigido el largometraje documental I am your father (íd., 2015) para darle respuesta a esta pregunta y, sobre todo, para contar la historia de David Prowse, el actor que estuvo en la piel de Darth Vader, pero que nunca pudo mostrar su rostro en pantalla y al que no oímos hablar jamás, al que se le ocultó lo que pasaría con su personaje para poder filmar a sus espaldas aquella impactante escena en la que Darth Vader busca ser redimido con Sebastian Shaw en el papel del Lord Sith por primera y única vez.

tumblr_ny326bk4yC1qc7b3so1_1280

¿Qué sucedió para que a Prowse le cerraran las puertas en Lucasfilm y mantuvieran en secreto esta pieza clave de la saga de ciencia ficción más popular del cine? Por medio de una extensa documentación  y entrevistas con los productores de las cintas, los directores nos muestran que todo fue un malentendido que surgió de la “mala costumbre de Prowse de revelar detalles a la prensa” y que terminó condenándolo a estar apartado  de cualquier tipo de actividad oficial que tuviera que ver con Star Wars.

Cabe decir que aunque modesto, este es un documental bastante correcto, y su valor reside fundamentalmente en su cualidad de homenaje a este actor de ya ochenta años de edad mucho más que en su calidad como relato, donde, en ocasiones, cae en la reiteración innecesaria. Sin embargo, es singular a este documental ─un intento parecido llamado The Force’s Mouth (íd., 2015), disponible en YouTube, se limitaba a reivindicar la voz del propio Prowse, ahora increíblemente similar a la voz de Darth Vader que oímos en la trilogía original─  que los directores se hayan planteado esta idea no solamente para entrevistar a Prowse, sino también para entender su relación con el personaje de Vader más a fondo y, he aquí la guinda del pastel, proponerle ser el Señor Oscuro de los Sith una vez más.

Si el reconocimiento popular le parecía esquivo a Prowse ─el profesional como culturista lo había logrado con el campeonato británico de levantamiento de pesas, mientras que en el cine se sintió reconocido como intérprete al participar en la popular película de Stanley Kubrick, La Naranja Mecánica (A Clockwork Orange, 1971)─,  ahora parece no haber excusa para que su rostro, por fin, reemplace a la máscara bajo la que estuvo enterrado durante mucho, mucho tiempo. [6’5]

Comentarios