Life | El rebelde y el fotógrafo

James Byron Dean nació el ocho de febrero de 1931 y falleció muy joven, tan solo veinticuatro años, siete meses y veintidós días después. Durante su efímera carrera apenas protagonizó tres películas, sin embargo, estos tres papeles lo convirtieron en una leyenda del Hollywood de los años cincuenta y tuvo nominaciones postumas a premios como los Oscar o los BAFTA, llegando a ganar un Globo de Oro. La revista Life publicó en marzo de 1955 un reportaje fotográfico del actor, del cual Dennis Stock es el autor. Sobre ambos y sobre este reportaje trata la nueva película de Anton Corbijn, Life (íd., 2015).

Life narra, desde el punto de vista de su amistad con el fotógrafo Dennis Stock, algunos los puntos clave del ascenso al estrellato de James Dean. Momentos como el estreno de Al Este del Edén (East of Eden, 1955) o su elección como protagonista de Rebelde sin causa (Rebel Without a Cause, 1955) se muestran paralelos al célebre reportaje fotográfico que Dennis le hace en Nueva York e Indiana para la revista Life.

life

El hecho de que la película se centre en la simbiótica relación entre Dennis y James es un punto a favor a la hora de conocer los rasgos psicológicos de ambos personajes y especialmente ayuda a comprender al “rebelde de América”. James Dean se abre a Dennis en las conversaciones entre ambos y eso hace que le conozcamos al mismo tiempo que el fotógrafo. Esta dinámica también trascurre a la inversa, ya que Dennis Stock es algo más que un soporte para contar la historia del actor. Dennis es el verdadero motor de la narrativa y como co-protagonista también se nos muestran sus conflictos personales y sus esfuerzos por subir peldaños en el mundo de la fotografía. De esta manera, el filme se acaba convirtiendo en un doble biopic en que ambos comparten el peso de la narrativa aunque James sea el principal reclamo del filme.

Y tiene mucho sentido que él sea el reclamo. James Dean es un personaje mucho más interesante que Dennis Stock. Esto hace que, dependiendo de quién sea el centro de la escena, el interés sea mayor o menor. Tanto entrar y salir de la película, al final queda una fuerte sensación de irregularidad y de exceso de minutos que lastra, y mucho, el resultado final. Esta irregularidad también ataca a la banda sonora, ya que la curiosa variedad instrumental que hay entre temas haga que algunas piezas encajen en la historia mejor que otras.

dane_as_james_dean-1014x570

Las interpretaciones, por suerte, son buenas en ambos lados de la balanza. No he visto nunca un solo minuto del verdadero James Dean, pero la interpretación de Dane DeHaan acierta a la hora de transmitir desilusión, hastío vital y rebeldía, todas ellas características de la misteriosa pero atractiva personalidad del personaje. Por su parte, Robert Pattinson parece que consigue alejarse de su imagen de desalmado vampiro crepuscular e interpreta con mucha solvencia a Stock, especialmente en los momentos más emocionales y difíciles del personaje. Mención especial merecen Ben Kingsley y su divertida versión del magnate cinematográfico Jack L. Warner (sí, uno de los Warner Brothers).

Life es un parcialmente interesante y bien interpretado biopic de James Dean y Dennis Stock que en su curioso doble enfoque encuentra la semilla los principales aspectos negativos del film: irregularidad y exceso de duración. Tenía bajas expectativas con esta película a raíz de la tibia acogida por parte de conocidos en Sitges y tampoco tenía un gran interés en la historia al no haber visto nada del actor. Es posible que estos factores sean dos de los responsables de que haya podido disfrutar moderadamente de este film y saliera satisfecho de la sala. Y ahora, si me disculpan, me voy a ver todas las películas de James Dean (como si hubiera muchas). [★★½]

Comentarios