Operación U.N.C.L.E. | La elegancia de la Guerra Fría

Tras la Segunda Guerra Mundial, los conflictos políticos y militares no cesaron, dando lugar a la Guerra Fría. Un enfrentamiento entre las dos grandes potencias del mundo: americanos contra soviéticos o capitalistas contra comunistas. Esta guerra propició un aumento de las actividades de espionaje con tal de obtener información del bando enemigo, algo que influyó a la ficción producida en esa época, tanto en cine y televisión como en literatura. Así fue como nació el archiconocido espía británico James Bond en los años 50 o como en los 60 aparecieron las series Misión Imposible, Superagente 86 y El agente de CIPOL, cuya adaptación cinematográfica acaba de estrenarse con el nombre de Operación U.N.C.L.E. (The Man from U.N.C.L.E, 2015).

Siguiendo la premisa de la serie original, Operación U.N.C.L.E está ambientada en plena Guerra Fría, la cual es utilizada como contexto para situar la historia y aprovechada para crear una improbable colaboración entre Napoleon Solo, un agente americano de la CIA, e Illya Kuryakin, un espía soviético de la KGB. Ambos deberán apartar sus diferencias para trabajar juntos y con la mecánica alemana Gabriella Teller con el objetivo de encontrar al padre de esta, un científico nuclear desaparecido, y detener a una organización criminal enemiga de ambos frentes antes de que pueda causar una catástrofe mundial.

UNCLE Poster 2

Si el mundo de los espías suele ser de lo más elegante, Guy Ritchie consigue que en U.N.C.L.E. lo sea aún más, dotando a la peli de mucho glamour y un aire cool que hace destacar especialmente el apartado estilístico de la película. Todo ello gracias al colorido vestuario, un gran diseño de producción, unas localizaciones italianas perfectamente ambientadas y una banda sonora llena de temas propios de la época. Este estilo le da un toque nostálgico al film e incita a recordar las ficciones de espías de hace medio siglo, a las que Ritchie puede que quiera rendir homenaje.

Otro gran punto a favor de la película es que sigue con la tendencia creciente de añadir comedia a los blockbusters de acción para hacerlos aún más entretenidos y disfrutables. Funcionó este año con Kingsman: Servicio secreto (Kingsman: The Secret Service, 2015), funcionó el año pasado con Guardianes de la galaxia (Guardians of the Galaxy, 2014) y funciona también con Operación U.N.C.L.E.. Aun así, durante toda su filmografía ha quedado demostrado que al director de Snatch: Cerdos y diamantes (Snatch, 2000) le gusta añadir comedia a historias de crimen y/o acción.

UNCLE Moto

En este caso los toques cómicos provienen de algunas situaciones extravagantemente hilarantes y, principalmente, de las interacciones entre el carismático personaje de Henry Cavill (con reminiscencias de Bond) y el frío espía interpretado por Armie Hammer (con acentazo en VO). Ambos actores quedan por encima de los demás con sus interpretaciones de sujetos totalmente opuestos, tanto en ideales como en personalidad, que a la hora de la verdad se complementan a la perfección y muestran una gran química en sus constantes enfrentamientos (especialmente los relacionados con el mundo de la moda). La tercera en discordia del film es Alicia Vikander, quien cumple y convence en su papel de Gabby pero se ve eclipsada por los dos protagonistas. Tampoco le ayuda a destacar la nula química entre su personaje y el de Hammer, siendo este elemento una parte esencial del film.

Pero más allá del humor y el glamour, poco más queda. La historia es bastante simple y sencilla, algo que acaba siendo bueno y malo, ya que impide que el espectador se pueda perder pero en este caso hace que el film no consiga sorprender más allá de algún giro de guión. Los efectos digitales tampoco destacan en exceso, tanto por la escasez de escenas espectaculares como por llegar a resultar excesivamente artificiales (esas transiciones en la persecución por la isla están al nivel del peor croma).

UNCLE Tres

Guy Ritchie consigue con Operación U.N.C.L.E. una de las películas más elegantes y cool del año (junto a Kingsman) a la vez que nos brinda una muy entretenida comedia de acción y espías que resulta ser tremendamente divertida gracias los constantes enfrentamientos de los protagonistas y el inesperado carisma de Cavill. Y aunque la historia es poco compleja, cuando te lo pasas tan bien con una película poco importa si ésta te sorprende o no, ¿verdad? [★★★½]

Comentarios