Requisitos para ser una persona normal | ¿Quieres ser normal?

¿Qué es una persona normal? Para María de las Montañas, una persona normal es todo aquél que tiene un trabajo, una casa, pareja, vida social, unas aficiones, vida familiar y, además, es feliz. Al no cumplir ni uno de estos siete requisitos, María no se considera normal y esto es lo que quiere solucionar en Requisitos para ser una persona normal (íd., 2015), la opera prima de la directora, guionista y actriz Leticia Dolera. Un excelente debut de Dolera detrás de las cámaras y, de momento, la mejor película española que he visto este año.

Requisitos gira alrededor de María (Leticia Dolera), una agradable chica de treinta años con una desastrosa vida que está dispuesta a cambiar lo que sea necesario para conseguir ser una persona (más o menos) normal. Para conseguirlo, María hará un pacto con Borja (Manuel Burque), un gallego de aspecto bastante hipster al que acaba de conocer. Con este quid pro quo, él la ayudará a ella a cumplir todos estos requisitos, mientras que ella le ayudará a él a perder esos kilillos que le sobran. Así es como María intentará reconectar con su madre Bárbara (Silvia Munt), se reencontrará con su excompañera Cristina (Alexandra Jiménez), conocerá al atractivo Gustavo (Miki Esparbé) y aprenderá cosas como lo que es un “horno holandés”.

Requisitos Horno

Una de las mejores bazas con las que Dolera juega en su primera película es la estética, con planos simétricos, una banda sonora repleta de pop indie (género bastante exitoso en España) y una acertada mezcla en el uso de colores pastel y colores alegres. Todo esto se ve marcadamente influenciado por el cine indie americano (concretamente el de Wes Anderson), pensando incluso que este film podría haber participado en el último Festival de Sundance sin ningún problema. Se le pueden quitar méritos por ello, pero prefiero valorar muy positivamente la valentía de realizar una película de estas características en España, donde estamos acostumbrados a comedias con estéticas monótonas construidas alrededor de los tópicos de siempre.

Lo mejor es que los recursos estilísticos y narrativos que se usan no están presentes, como suele ser habitual, como simple recurso para tapar desperfectos, si no que están al servicio del guion, firmado por la propia Leticia Dolera. Destacan la rotura de la cuarta pared y especialmente las sobreimpresiones de texto, que tienen las funciones de ir complementando, de manera visual, algunas líneas de diálogo, además de guiar al espectador por la narración de la película.

Requisitos Maria

Pero esta cinta es uno de esos casos raros en que tanto la forma como el fondo son muy satisfactorios. La trama es bastante simple y común, haciendo que la película sea algo previsible, pero está aprovechada al máximo y los requisitos que María quiere cumplir aumentan la variedad de las situaciones que viven los protagonistas, en vez de solo centrarse en la parte romántica, lo que le da al film una estructura con un ritmo muy ágil al tener que tocar varios temas. Un punto positivo del film son los momentos emotivos una vez hemos profundizado en las debilidades de los personajes, quienes acaban llegándote al corazón en numerosas ocasiones y así conseguir involucrar mucho al espectador con la historia. Otro acierto es la comedia, ya que combina humor absurdo con humor ingenioso de una manera bastante efectiva, además de usarse un cierto tono satírico ante algunos aspectos la sociedad, lo que compone uno de los principales mensajes de la película.

Requisitos COOL

Porque, en esencia, Requisitos para ser una persona normal realmente habla de la anormalidad, la felicidad y de cómo en la sociedad actual existen ciertas ilusiones para que pensemos que realmente deseamos tener X cosas para conseguir ser felices, lo que consideramos “ser normal”, algo parecido al materialismo que se critica en El club de la lucha (Fight Club, 1999). Pero no hay ningún problema con no ser normal, ya que lo que de verdad importa es ser feliz, cumpliendo o no los requisitos, pensamiento que encontramos claro en el hermano de María, Álex (Jordi Llodrà), un chico con Síndrome de Down a quien tener un cromosoma extra y ser diferente a los demás no le impide poder ser feliz.

En su opera prima Requisitos para ser una persona normal, Leticia Dolera se inspira en el cine independiente americano y su bella estética minimalista y moderna para el envoltorio de una comedia romántica ligera que además resulta ser muy divertida, simpática y emotiva. Desde luego estoy deseando ver más trabajos de esta joven actriz-guionista-directora, ya que muy pocos consiguen que salga del cine con una sonrisa de oreja a oreja. [★★★½]

Comentarios