Una decisión peligrosa | Money, money, money…

Os propongo una pregunta. ¿Qué haríais si, justo cuando tenéis problemas económicos fuertes, aparece en vuestra vida una gran bolsa con mucho dinero? Pues este fuerte dilema es al que se tienen que enfrentar los protagonistas de Una decisión peligrosa (Good People, 2014).

Tom y Anna Wright, son una pareja americana que tras heredar una casa familiar, decide cruzar el charco y mudarse a Londres para empezar una nueva vida. Por desgracia, este cambio de aires solo sirve para acabar ahogados por las deudas. Cuando el inquilino de su sótano aparece muerto por sobredosis, ellos encuentran una bolsa con más de doscientas mil libras. Lo peor llega cuando ese dinero realmente pertenece a un narcotraficante y fue robado por este inquilino a los mismísimos ladrones. Lo que empezó siendo un soplo de aire para los Wright se acaba convirtiendo en un juego del gato y el ratón a cuatro bandas entre ellos, la policía y los criminales que quieren recuperar el dinero, ya sea por venganza o por honor.

goodpeople5135

Una decisión peligrosa es, en pocas palabras, un thriller de manual. Su premisa no es especialmente original y el desarrollo es bastante previsible, pero no le faltan escenas de acción o momentos tensos para que sea medianamente entretenida en la segunda mitad y el sangriento clímax (un punto a favor para mí). Tiene todos los elementos básicos del género, pero no destaca en ninguno de ellos. Por supuesto, también tiene sus clichés, como el elegante narcotraficante o la inmortalidad de los protagonistas pese a ser personas normales y corrientes.

En cuestiones técnicas no hay mucho que decir. La dirección del danés Henrik Ruben Genz (quien ha dirigido episodios de Borgen y Forbrydelsen) es solvente, efectiva pero sin grandes escenas. La película además hace gala de una fotografía poco saturada tan estándar del género y que encaja bastante bien con el nublado ecosistema del suburbio londinense.

ΓΕΙΤΟΝΕΣ

Lo que más llama la atención de la peli y que a su vez es uno de los puntos más flojos es el reparto, el cual cuenta con nombres reconocibles como son los de James Franco, Kate Hudson, Tom Wilkinson y Omar Sy. Los tres primeros están desaprovechados con interpretaciones muy simples, mientras que Sy está simplemente ridículo intentando resultar imponente. Sin embargo, hay un actor que destaca más que el resto y curiosamente es el menos conocido: Sam Spruell. Él interpreta al sádico criminal cuyo hermano fue asesinado por el inquilino de los Wright y es el único que logra imprimir algo de emoción y vísceras en la pantalla. Ah, también sale Anna Friel, pero como si no estuviera.

Una decisión peligrosa es una película tan correcta, que se queda en eso, en correcta. No tiene cosas horribles, pero tampoco es una maravilla. Es por eso que solo os la recomiendo si os gusta mucho el género y os queréis ver todas las pelis que existan o si la pilláis por la tele un domingo por la tarde y no tenéis nada mejor que hacer. [★★]

Comentarios