Zootrópolis | Diversidad en el mundo animal

Desde el estreno de Enredados (Tangled, 2010), cada vez es más palpable la resurrección que está  viviendo el estudio de animación propio de Disney, llegando a cotas de genialidad que hacen venir a la memoria tiempos mejores —aquellos maravillosos años noventa— o las producciones de su hermanastra Pixar. Rompe Ralph (Wreck-it Ralph, 2012), Frozen: El reino del hielo (Frozen, 2013) y Big Hero 6 (íd., 2014) han sido los títulos que han hecho posible este resurgir, un grupo al que orgullosamente se puede unir el próximo estreno de la compañía del ratón, Zootrópolis (Zootopia, 2016).

Este nuevo proyecto parte de un sencillo high-concept que plantea qué pasaría si los humanos no hubiesen existido, dando lugar a una sociedad moderna y civilizada en la que sus individuos son animales antropomórficos, tanto depredadores como presas, quienes han dejado a un lado sus diferencias biológicas y su instinto animal para convivir en paz y armonía. En este mundo alternativo nos encontramos con la gran ciudad de Zootrópolis, el lugar donde se cumplen los sueños, entre ellos el de Judy Hopps (Ginnifer Goodwin), una enérgica, joven, optimista y tenaz conejita que desea convertirse en agente de policía. Pero también es el lugar donde numerosos depredadores empiezan a desaparecer, y será Judy quien deberá resolver el caso antes de cuarenta y ocho horas con la ayuda de Nick Wilde (Jason Bateman), un chanchullero y carismático zorro.

La historia de la película se presenta con el típico mensaje de “sigue tus sueños y no te rindas” que ha sido tan utilizado en muchos relatos infantiles, pero pronto las intenciones detrás de Zootrópolis toman un sorprendente pero brillante giro muy oportuno hacia temas más sociales y políticos, algo que es de agradecer teniendo en cuenta los tan positivos valores que se quieren inculcar en los más pequeños. Y es que esta irónica utopía animal no es más que una metáfora en la que se refleja la problemática de la sociedad actual respecto a la diversidad en cualquier aspecto imaginable —ya sea de raza, sexo u orientación sexual— y los inherentes prejuicios que existen por permanecer a un sector concreto de la población, con algunos de los personajes de la película abogando por la igualdad y la ruptura de estos estereotipos.

SUPERSTAR — Revered worldwide by herds of fans, Zootopia's biggest pop star Gazelle is a socially conscious celebrity with equal parts talent and heart. Shakira lends her Grammy®-winning voice to the phenom. Walt Disney Animation Studios' "Zootopia" opens in U.S. theaters on March 4, 2016. ©2016 Disney. All Rights Reserved.

Unos personajes que han sido en gran parte creados a partir de combinar algunos estereotipos propios de los humanos con las idiosincrasias —a veces invertidas— de los diversos animales. El secretario Clawhauser —un leopardo obeso—, la superestrella musical Gazelle —doblada por Shakira, interprete del tema principal de la película y cuyo papel es algo más que un mero cameo— o los perezosos funcionarios de tráfico —perezoso como animal, no como adjetivo—son ejemplos claros del juego creativo que ha habido detrás del filme a la hora de dar a luz a los distintos personajes. Aunque los que de verdad destacan en la película son el simpático dúo protagonista formado por Judy y Nick, quienes tienen una química brutal pese a ser polos opuestos y su relación biológica sea la de depredador-presa.

Estos dos son los que llevan el peso de la historia, la cual hace que Zootrópolis sea varias películas en una. Por un lado tenemos el caso policial presentado anteriormente, un interesante misterio de género negro que en su desarrollo tiene escenas propias del cine de aventuras y otras un poco más tenebrosas que pueden llegar a asustar a los más peques. Esto, junto a algunas referencias a El padrino (The Godfather, 1972) o a la serie Breaking Bad, forma un conjunto que funciona muy bien a la hora de captar la atención de un público más adulto, el cual disfrutará de la película igual o más que los enanos de la familia. Por el otro tenemos la relación entre el zorro y la conejita, la cual es la catalizadora de la evolución emocional y personal de los protagonistas —cada uno le enseña cosas al otro— y uno de los principales componentes cómicos —junto a la infinidad de secundarios— que tiene la película. Y es que viendo Zootrópolis es imposible no reírse a carcajadas con los ingeniosos gags y los chistes recurrentes que inundan la pantalla constantemente.

katucms_image_3107eefce9a62f059cffcedd07087939_4110_jpeg

Este ingenio se demuestra también en el derroche de imaginación que ha habido durante la construcción del universo, ya que la riqueza de detalles que encontramos a medida que exploramos con Judy la gran ciudad de Zootrópolis es simplemente apabullante. Esta metrópolis animal cuenta con infinitas referencias a elementos del mundo humano, tanto marcas comerciales como hábitos cotidianos o el uso tan extendido ahora de la tecnología moderna, y tiene muy en cuenta la variedad anatómica de las diferentes especies a la hora de diseñar los escenarios y edificios que forman la ciudad. Además, Zootrópolis cuenta con multitud de sectores perfectamente aclimatados para todo tipo de animales que quieran vivir allí, de manera que aumenta la cantidad de paisajes presentes en la película. Todo esto visualmente acompañado con una animación muy colorista y cuidada, superando los ya elevados estándares que tenía la compañía de Mickey Mouse.

Bajo mi punto de vista, Zootrópolis es una de las películas más necesarias del año, tanto por lo que quiere trasmitir como por el público al que va dirigido y al cual es esencial educar en temas tan importantes como la diversidad y la igualdad racial o de género cuanto antes. Pero más allá del mensaje que pueda haber detrás de ella, como producto audiovisual es una alegre y ágil comedia de acción de lo más divertida, entrañable, apasionante y que cuenta con una animación excelente. Difícil lo van a tener Kubo y las dos cuerdas mágicas (Kubo and the Two Strings, 2016), Mascotas (The Secret Life of Pets, 2016) o Buscando a Dory (Finding Dory, 2016), tres de las propuestas de animación más relevantes de este año, para superar cualitativamente el resultado final obtenido en la última aventura de Disney. [★★★★]

One thought on “Zootrópolis | Diversidad en el mundo animal

  1. Un tema muy adecuado en nuestros días que nos hace falta la aceptación y la tolerancia, es una buena invitación a reflexionar, con los cambios radicales en los personajes y los problemas que enfrentan nos resultan familiares, no la pude ver en cine, quienes estén en una situación similar a la mía les dejo el link porque próximamente la van a transmitir: http://hbomax.tv/movie/TTL607248 , hay una escena muy buena de los perezosos que hacen que me sienta muy contenta y satisfecha de haberla visto, creo que es de mis favoritas del 2016, tengo muchas ganas de abrazar a esa conejita tan tierna. También nos enseña que en animación son excelentes, creo que en un futuro esta cinta va a ser un referente.

Comentarios