Encuentro con Julie Delpy: “La comedia es buena para hablar de temas oscuros”

A colación del inminente estreno de su nueva película, Lolo (íd., 2015), Julie Delpy, conocida actriz y con unas cuantas cintas como directora y guionista a sus espaldas, concedió una rueda de prensa en Madrid, a la que, por supuesto, acudí como alma que lleva el diablo. Después de visionar dicha comedia, que ha sido todo un éxito en las salas francesas y que tendrá su correspondiente crítica en esta casa, comenzó una hora larga en la que los presentes tuvimos la ocasión de preguntarle a Julie tanto sobre el estreno como su opinión respecto a otros temas más generales, como la situación de las (pocas) directoras en Hollywood o, cómo no, su participación en la querida y aclamada trilogía de Richard Linklater.

Julie Delpy es una mujer polifacética: actriz, guionista, directora, compositora… Parece creer que en la variedad está el gusto, y por ello a la hora de elegir no lo tiene claro: “Actuar es mi primer amor, aunque amo todas las cosas que hago, no hay una cosa que me guste hacer menos que la otra: me gusta escribir, componer… Es como tus hijos, no prefieres a tu hija que a tu hijo, o al revés.” De hecho, su faceta como guionista da tanto de sí que, nos comenta, “si alguien me diera dinero continuamente, haría una película cada seis meses”, pero, aunque parezca mentira al tratarse de una cara internacionalmente conocida en el mundo del cine, no le resulta en absoluto fácil encontrar financiación para sus obras. Tanto es así que nos cuenta que “Lolo es la película que más dinero ha hecho en Francia de las que he rodado, y la que estoy haciendo ahora es la que más me está costando financiar jamás”. Está haciendo un drama o, definido con sus propias palabras, “un cuento oscuro que nació de conversaciones con Kiewslowski, y que trata sobre el destino y la pérdida”. Lleva 25 años intentando hacerla y el camino, al parecer, no le está resultando fácil; incluso, en modo de anécdota, nos confiesa que antes de entrar a la rueda de prensa le ha llegado un mensaje de la productora con la que está trabajando en el filme notificándola de que van a tener que trabajar con casi la mitad del presupuesto que necesitaría para rodarla con el tiempo que considera lógico. Que seas Julie Delpy y aun así te cueste tanto conseguir dinero para tus proyectos ejemplifica no ya la difícil situación económica global, sino más bien lo complicado que lo tienen las mujeres que deciden meterse en la dirección.

IMG_3790

A relación de esto, y visiblemente cabreada, comenta lo siguiente: “Es curioso porque veo a directores cuyas películas no hacen dinero, y siguen consiguiéndolo; mis películas hacen cierto dinero, pero siempre es difícil, parece que cada película que hago es mi primera”. Es como si las productoras no confiaran en una mujer para hacerse cargo de un equipo, algo que ocurre especialmente en Hollywood, al que Julie no deja de definir como una especie de Disneyland en la que se concibe a la mujer mayor como la bruja de Blancanieves con el único objetivo de acabar con la mujer joven. Volviendo al tema de las directoras en la meca estadounidense del cine, apunta que “está la sensación de que los directores son generales y el pensamiento de que las mujeres no pueden ser eso; creo que por ello Bygelow ganó el Oscar, porque se vistió de militar”; esta última frase podría parecer una broma, pero me dio la sensación de que lo decía totalmente en serio. Y no creo que ande desencaminada.

Ella continúa rodando en Francia, donde ha realizado comedias tan válidas como El Skylab (Le Skylab, 2011) o éxitos como su último estreno, Lolo, un acercamiento cómico al mundo esnob parisino y a las familias disfuncionales. A la pregunta de por qué utiliza la comedia para tratar puntos trascendentales como la relación madre-hijo o el retrato de una sociedad, Julie responde que “la comedia es buena para hablar de ciertos temas oscuros”, además de que resulta más fácil de financiar, claro. A la pregunta de si cree que la película que acaba de firmar, situada en París y tratando temas de esa sociedad, puede funcionar internacionalmente, y ella cree que sí debido al factor “pez fuera del agua”, personificado en un hombre que se traslada del campo a la gran ciudad, y que es un sentimiento que puede entender cualquier persona; lo mismo ocurre con el tema de las familias disfuncionales. Por otro lado se le pregunta si se siente cómoda, o está siquiera de acuerdo, con la comparación que algunos hacen de su cine con el de Woody Allen, a lo que responde que “no tengo nada en común con él; bueno, quizá solo que soy sagitario, y tampoco creo que en eso, así que da igual. Aunque es un buen cumplido”. Sí lo incluye en la lista de sus cineastas favoritos, junto a otros como Bergman, Cassavetes, Godard o Fassbinder, y liderada por Pasolini, el que dice ser su predilecto.

546080038_20160711143050-kATE--992x558@LaVanguardia-Web

Sobre cómo ve ahora la trilogía de Antes del amanecer/atardecer/anochecer, que co-escribió con Linklater y Ethan Hawke, dice: “Creo que me ayudó a empezar a escribir; antes era más insegura. Linklater nos pidió a Ethan y a mí que reescribiéramos parte de Antes del amanecer, y muchos críticos aplaudieron algunas escenas que yo había escrito, y me demostró que de verdad podía escribir y que a la gente le podía gustar. Mucha gente deja sus sueños por la inseguridad, y hay que creer que uno puede hacerlo”. De nuevo, y a pesar de ser más conocida por su faceta interpretativa, Julie resalta la importancia que tiene para ella el hecho de escribir, a lo que lanza esta reflexión: “Cuando escribo guiones los escribo pensando en algo que se pueda hacer, y cuando veo que alguien quiere financiarlo… lo termino. Un guión no es nada, no es una película, no es un libro, es un estado intermedio; no es un arte en sí mismo, sino una guía hacia lo que se puede convertir en una película”.

El caso es que fue un placer haberla escuchado durante más de una hora, hablando de lo que supone para ella dedicarse al cine y los puntos buenos y no tan buenos (o, hablando en plata, de mierda) que tiene la parte mercantil de este arte. Personalmente Julie Delpy me parece una actriz extraordinaria y una mujer inteligente y cercana; quizá no sienta predilección por su cine, algo de lo que hablaré en la crítica de Lolo, pero aun así creo que es importante tener mujeres dirigiendo y hablando sobre las zancadillas que les pone este mundo machista en el que vivimos. Brindo por ella.

Comentarios