La Pantalla Invisible #19 | Mayo 2017

Me gusta pensar que en este último par de meses hemos entrado, sin pararnos mucho a reflexionar sobre ello, en una nueva etapa de la web. Ahora mismo somos cuatro integrantes y cada uno aporta su granito de arena para que esto siga en funcionamiento. Hemos estado estrenando algunas secciones con las que probar cosas nuevas, escribimos sin presiones y solo de lo que nos apetece, y cuando podemos. Y ni cabe decir que el tono catastrofista con el que escribí la última editorial que me tocaba (la del número en el que juntamos los meses de febrero y marzo) se ha moderado. Hemos aumentado la frecuencia de publicación, sí. Aunque no publicamos tanto como querríamos, pero no lo necesitamos (y sinceramente tampoco podemos). Y si hay algo de lo que estar orgulloso es del contenido actual de LPI, siempre intentamos que los artículos que publicamos interesen y tengan una calidad media aceptable. Y creo que es nuestro objetivo principal ahora mismo.

Mayo ha sido un mes complicado en lo personal (he estado embaucado al ciento por ciento con un proyecto) y no he podido echar las horas que me gustaría dedicar a esta nuestra querida casa. Pero aún así he sudado la camiseta para traeros las reseñas semanales que prometí en abril de la que es la última temporada de mi serie favorita: The Leftovers. Me ha dado tiempo para poder escribir de los capítulos entre el 3×03 y 3×07. Para la gente que no siga la serie entiendo que le parezcamos unos pesados con este tema, y probablemente lo seamos, pero es algo muy importante para nosotros. Y justo cuando escribo estas líneas quedan unas horas para que se estrene su último episodio. Qué nervios.

También estamos algo nerviosos con una serie que no sé si os sonará: Twin Peaks. El regreso de una las series claves de la historia de la televisión está siendo todo un fenómeno audiovisual (al menos para los pocos que la seguimos). Lynch vuelve a ponerse un peldaño por encima del resto, porque seamos sinceros, no hay nada que siquiera se acerque a lo que el de Montana ha construido en su nueva obra en la televisión reciente: en diversidad y complejidad de tono, en lo poderosa que es visualmente, en la diversidad de su dirección que pueden variar de una secuencia a otra de ser de lo más sobria a ser de lo más experimental, que sea un compendio de toda su filmografía, y un continuado etcétera. Y nos va a seguir sorprendiendo durante todo el verano. Daniel Cabo escribió un artículo con sus primeras impresiones tras ver el capítulo doble con el que se presentaba esta nueva temporada de la icónica serie de los noventa. En la situación opuesta, se encuentra Las chicas del cable, la primera serie española producida por Netflix que Cabo intentó ver por mera curiosidad y que acabó abandonando como bien relata en su artículo opinando sobre la primera mitad de la temporada.

Pero no todo podían ser series. Así lo demuestra Alejandro Hinojosa (autor, como siempre, de la elegante portada de este mes; atentos al detalle del portátil) y su cobertura del D’A Film Festival. En su segunda incursión en el festival nos ha hablado de películas tan interesantes y dispares como Verano 1993, 20th Century Women o Free Fire, entre otras, a lo largo de tres artículos plagados de cine actual festivalero. Así mismo, Alejandro escribió hace un par de semanas sobre una de las sensaciones de género de lo que llevamos de 2017, Déjame salir. Por otro lado, un servidor escribió las críticas de estrenos comerciales como Alien: Covenant y El círculo. Pero he querido dejar lo mejor para el final. Si hay un estreno en especial que destacamos y reivindicamos en esta casa es el de la nueva película del francés Olivier Assayas: Personal Shopper, al que le dedicamos hasta la actual portada de la sección. Recomiendo fervientemente la crítica que Daniel Cabo escribió entusiasmado con ella.

Que os sea leve el sofocante calor y disfrutad de lo que está por venir aquí estas semanas y en vuestras pantallas más cercanas.

Daniel Pérez-Michán

CRÍTICAS CINÉFILAS

D’A FILM FESTIVAL 2017

RESEÑAS

OPINIÓN

Comentarios