Las diez mejores bandas sonoras de 2015

Hace ya algunas semanas que dejamos 2015 atrás, un año lleno de buen cine, como habéis podido comprobar durante todo el año con nuestras críticas; y a finales del mes pasado con las listas de lo mejor del año y la primera edición de los Premios Invisibles. Pero desde La Pantalla Invisible le hemos dado demasiada poca importancia a las bandas sonoras estos doce meses, y me siento mal por ello. Así que, para remediar esto, me he dispuesto a hablar de las que han sido para un servidor las mejores bandas sonoras originales que nos ha dado el cine este último año. Tened en cuenta que solo he incluido los estrenos comerciales que hubo en España entre enero y diciembre de 2015. Podéis escuchar todas las bandas sonoras de las que hablo pulsando sobre el título de cada una, que os llevará al album que tiene en Spotify.

La teoría del todo

The-Theory-Of-Everything-Images

Ha sido un año de composiciones majestuosas y brillantes. Composiciones que me he puesto a escuchar repetidas veces hasta casi sabérmela de memoria. Pero ninguna como la de La teoría del todo. La partitura de Jóhann Jóhannsson es una delicia para los oídos. Hay quien la tacha de repetitiva y que la película se encuentra demasiado al servicio de ella. No es una banda sonora repetitiva, vale que no sea la composición más heterogénea del año pero en absoluto es de esas BSO en las que toda ella son variaciones de un único tema —como veremos más tarde—. Y puedo entender la acusación de que la película utiliza mucho a su favor la BSO para darle efectismo a sus escenas. Una banda sonora, ya que estamos, que a mi gusto se encuentra a años luz de la película en la que aparece —sin llegar a parecerme mala—. Hubo alguna que otra polémica alrededor de la misma y es que se vio menospreciada por un sector de la crítica que aclaraba que el último tema, el que cierra la película, no era original sino de The Cinematic Orchestra, lo cual es cierto. Pero eso hizo que se desvirtuara bastante el valor que sí que tiene la partitura de Jóhannsson, galardonado finalmente con un Globo de Oro por esta obra. Hoy en día está nominado por la Academia a la Mejor banda sonora por Sicario, en la que cambia radicalmente su estilo, creando una composición sucia y agresiva. No me puedo quedar con ninguna pieza en concreto, cada vez que la escucho es completa y disfruto de toda ella por igual.

It Follows

it follows film still

It Follows es una de las mejores propuestas del cine de terror en años. Confío en que dentro de algún tiempo se considere una obra de culto para el género, si no lo es ya. Y uno de los aspectos que la hace tan especial es su ochentera pero angustiosa y caótica banda sonora. El artífice de esta pieza es Rich Vreeland, más conocido como Disasterpeace. No solo ha conseguido hacer una de las mejores bandas sonoras del año sino que además es debutante en esto del cine. La BSO de It Follows supone la primera incursión de Vreeland en un largometraje, habrá que estar atentos en los futuros proyectos que pueda meterse. Por otro lado, yo ya había escuchado algo de la obra de Disasterpeace antes de ver por primera vez la película. Esto se debe a que se ha formado como compositor de videojuegos, él hizo nada más y nada menos que la BSO del glorioso FEZ, donde el uso de sintetizadores también marcaba bastante toda la obra. A pesar de que la mayoría de la banda sonora de It Follows es —como decía— muy caótica y no te deja dar ni un respiro (no olvidemos que estamos en una película de terror), sí que hay temas algo más armoniosos donde Disasterpeace se hace más destacar como compositor: temas como Title, Jay, Detroit, Playpen o Lakeward, entre otros.

Whiplash

whiplash_704_6_0

El caso de Whiplash es raro. Sabía que tenía que incluirla aquí pero no estaba del todo seguro. Esto es por que realmente hay poco que haya sido compuesto explícitamente para la película. El trabajo de Justin Hurwitz y Tim Simonec —más allá de unos pocas composiciones originales— ha sido el de arreglar y adaptar otros temas de jazz para la película. El resultado final es impecable, un album repleto del jazz instrumental más vivo y enérgico, y que funciona a la perfección para lo rodado por Damien Chazelle. No me extraña que tras el visionado de la oscarizada película más de uno se haya aficionado al género. Y no creo que a ningún apasionado de la música le disguste la banda sonora de Whiplash. Se me hace impensable que alguien no pueda disfrutarla, allá vosotros.

Del revés (Inside Out)

Michael Giacchino se hizo famoso gracias a J.J. Abrams, es un hecho. Fue el compositor de dos de las series más famosas de su productora: Perdidos y Fringe; aparte de ponerle música a sus cuatro primeras películas. A su vez, se ha ido forjando una carrera como compositor de cine de animación, en especial para Pixar. Suyas son las BSO de Los IncreíblesRatatouille, Cars 2 o Up (por esta última consiguió su primer y único Oscar —por ahora—). Actualmente, Giacchino es uno de los nombres más sonados del gremio y este año ha compuesto la banda sonora de cuatro blockbusters como Tomorrowland: El mundo del mañana —desde su paso por Pixar ha compuesto para todas las películas de Brad Bird—, Jurassic World —muchos lo ven como el relevo generacional de John Williams—, El destino de Júpiter y de la que toca comentar: Del revés. Creo que es una banda sonora que habla por sí sola. Encuentro a Giacchino realmente inspirado, consiguiendo guiar al espectador por todo el viaje emocional de Riley —y el de Alegría/Tristeza— a través de la música. Si hubiera que ponerle alguna pega es su falta de variedad, reutiliza constantemente los tres o cuatro leitmotivs principales pero consigue emplearlos en los momentos adecuados, no desentona. Un ejemplo de esto es el tema Joy Turns to Sadness/A Growing Personality, mi favorito de toda la película. Pura emotividad.

Mad Max: Furia en la carretera

Mad-Max-Storm

La película del año para algunos, la película del siglo para otros. De una manera u otra es una película espectacular. Es maravilloso todo lo que le ha estado pasando estos últimos meses. Una película aparentemente destinada para al público fan del cine de acción blockbusteril ha sido la ganadora del FIPRESCI, tanto la película en sí como su director George Miller se han llevado casi todos los premios existentes de la crítica y ahora es la segunda más nominada para los Oscar de este año con diez nominaciones. Una absoluta locura, de esas de las que todo el mundo se alegra. Una de las nominaciones más merecidas que no ha logrado Mad Max: Furia en la carretera es, precisamente, su banda sonora. El otrora DJ convertido a compositor de cine profesional desde hace un par de años Tom Holkenborg —también conocido por su seudónimo Junkie XL— ha sido el artífice de esta frenética banda sonora. En ella, como en la película, se pueden sentir el rugir de los vehículos, las explosiones, la arena y todos los elementos fundamentales de la obra. Temas como Storm is Coming o Brothers in Arms son perfectos para aquellos que se pregunten si de verdad es tan buena la música de esta Mad Max.

Love & Mercy

la-et-mn-love-and-mercy-review-20150605

Creo que por aquí nunca he mostrado mi admiración hacia esta película, una de las mejores del año pasado que pasó sin pena ni gloria por los cines. Si ha sido una cinta menospreciada en cartelera y por la temporada de premios, imaginaros su banda sonora. Porque la tiene, y ya no hablo del soundtrack lleno de canciones —evidentemente— de The Beach Boys, sino de los siete temas compuestos por el gran Atticus Ross. Lo que hace aquí el londinense me parece apasionante. Las siete piezas son indudablemente ambientales y juega casi todo el rato con las canciones del grupo y sonidos varios, recreando poco a poco la desestabilidad mental de Brian Wilson así como su estado emocional. De verdad, escuchadla porque no tienen desperdicio ninguno de los siete temas. Pero mejor aún, haceros el favor a vosotros mismos, si no lo habéis hecho ya, de veros la película, uno de los mejores —sino el mejor— biopic musical que he visto nunca.

La cumbre escarlata

INTRO-crimson-peak-movie-trailer

En La cumbre escarlata nos encontramos con la nueva obra de uno de los mejores compositores españoles actuales, Fernando Velazquez. Velazquez saltó al mundo de la composición de largometrajes en 2006 y ya al año siguiente estaba trabajando en proyectos de fuera de España, siendo también uno de nuestros compositores patrios más internacionales. Su último trabajo es de una calidad bastante notable. La cumbre escarlata es un romance gótico donde todo tiene algo de magia, fantasmas y pesadillas. Y creo que Velazquez consigue captar en el apartado sonoro exactamente lo que Guillermo del Toro hace sentir en lo visual. La BSO de La cumbre escarlata tiene momentos de banda sonora clásica y otros de autentico thriller. Igualmente el aura de misticismo espiritual invade toda la obra, y el romance gótico no se puede entender sin la presencia de las partituras de Velazquez. Sí es cierto que puede pecar de ser algo repetitiva teniendo en resonancia los leitmotivs de la protagonista (Edith’s Theme) y el de la propia mansión (Allerdale Hall), ambos de lo mejor de esta BSO.

Puro Vicio

inherent-vice-la

La última película de Paul Thomas Anderson tiene muchas virtudes, y ya se ha hablado aquí y en otros lugares de lo buena que es. Pero, como siempre, muy poco o nada se habla de la banda sonora. En este ocasión, el director de Magnolia decidió contar de nuevo con Jonny Greenwood, el compositor de sus dos anteriores filmes, Pozos de ambición The Master. Al contrario que sucede con la banda sonora de Love & Mercy, aquí tenemos de un total de diecisiete temas, diez originales compuestos por Greenwood y siete escogidos por PTA. Los compuestos por Greenwood son la esencia de Puro Vicio, el ambiente setentero recargado y ese caso de Doc Sportello más enrevesado que el cable de unos auriculares. Mientras que los elegidos por el director son más vivos y enérgicos; ya se sabe desde su ópera prima, pero el gusto musical de PTA es innegable. De los primeros me quedo con Spooks, The Golden FangAmethyst y Under the Paving-Stones, the Beach!. De los no compuestos para la cinta me quedaba con todos pero destaco Any Day Now, Sukiyaki, Les fleurs y Here Comes the Ho-Dads.

Star Wars: El despertar de la Fuerza

Star-Wars-Force-Awakens-Lukes-Lightsaber-Explained

John Williams es probablemente el compositor que más alegrías me ha dado, consigue emocionarme con su música como pocos. Un genio a la altura de los compositores clásicos cuyas fanfarrias son parte del imaginario popular. Siempre he considerado su labor en la saga Star Wars como su obra maestra, un compendio de música de absoluta maestría. Para la nueva trilogía, J.J. Abrams tuvo el honor de contar con él, sabiendo que es uno de los pilares fundamentales de la saga galáctica. La banda sonora de El despertar de la fuerza a mí personalmente me dejó con ganas de más. Pero mi nivel de exigencia con Williams es quizás demasiado alto. Eso no quita que sea de lo mejor del año. Mi queja viene principalmente a que reutiliza muchos leitmotivs de la trilogía clásica, pero se puede entender, ya que la película constantemente evoca a la nostalgia de dichas aventuras. Y de los nuevas composiciones hay alguna que otra que me tiene fascinado mientras que otras me dejan algo indiferente. Recomiendo todos los temas relacionados con uno de los nuevos leitmotivs, el de Rey (Rey’s Theme), también el de la resistencia (March of the Resistance), pero sobre todo The Jedi Steps and Finale donde se fusiona una nueva composición de Williams junto a mi leitmotiv favorito de todo Star Wars, el de la fuerza.

Fueran se han quedado composiciones que merecen bastante la pena como las de Alberto Iglesias en Ma Ma, Henry Jackman en Kingsman: Servicio secreto o Mychael Danna junto a su hermano Jeff Danna en El viaje de Arlo; y másTambién me gustaría destacar bandas sonoras que tienen una selección de canciones con las que he disfrutado mucho pero que no son composiciones para la película como han sido Eden: Lost in music, Yo, él y Raquel o El clan.

Comentarios