Festival de Sitges 2015 | Día 3

Tras los dos primeros días del Festival de Sitges, el balance de pelis vistas era muy positivo. De las cuatro vistas esta ese momento, todas están en el notable o por encima. Por desgracia, en el tercer día se torcieron las cosas y todas las películas, alguna de ellas muy esperada, quedaron por debajo de las vistas anteriormente, llegando también el primer suspenso del festival hasta el momento. Las tres candidatas son El cadáver de Anna Fritz, El regalo y Vulcania. ¿Cuál creéis que ha sido la primera película mala?

G5105429587901

EL CADÁVER DE ANNA FRITZ

La primera parada en esta tercera jornada es la ópera prima de Hector Hernández Vicens, El cadáver de Anna Fritz (íd., 2015), la cual viene dando que hablar desde su premiere en el festival South by Southwest (SXSW) de Austin. Y no es para menos teniendo en cuenta su sugerente premisa: tres jóvenes entran en la morgue de un hospital para ver el cadáver de la deseada actriz Anna Fritz, aunque puede que ver su cuerpo no sea lo único que hagan… Pues bien, pese a que el film tiene un punto de partida con el suficiente potencial como para causar una polémica moral, el resultado final no acaba de aprovecharlo del todo y solo lo usa como simple detonante, centrando así el desarrollo en el conflicto entre los amigos. Es una oportunidad perdida, pero por suerte este desarrollo realizado con muy pocos medios acaba convirtiendo la peli en un producto efectivo, tenso y muy entretenido. Las interpretaciones no destacan mucho, siendo Alba Ribas la mejor. Como curiosidad, habiendo visto Barcelona, nit d’estiu (íd., 2013), el duo formado por Bernat Saumell y Cristian Valencia parece estar encasillándose como pareja de amigos completamente opuestos.

(L-R) REBECCA HALL, JASON BATEMAN and JOEL EDGERTON star in THE GIFT

EL REGALO

Turno ahora para la ópera prima de un conocido actor: Joel Edgerton. En su primer film, El regalo (The Gift, 2015), Edgerton utiliza el pasado como recurso para el principal conflicto de la película. Simon y Robyn son una exitosa pareja que vive feliz hasta que encontrarse con el aparentemente inocente Gordo, un compañero de clase de Simon, hará que el pasado resurja para atormentarles. Lo que podría ser una premisa ejecutada de muchas formas acaba resultando un telefilm de sobremesa, pero uno muy muy bien hecho e interesante. La película se toma su tiempo para ir poniendo las piezas sobre la mesa, descubriendo poco a poco más detalles sobre el tan temido pasado. Esta información unida a acciones del presente acaban desembocando en un final de infarto con terror psicológico del más alto nivel. A este tramo hay que sumar otro a mitad del film y varios sustos bastante efectivos repartidos por el metraje que han hecho saltar a todos los espectadores del Auditori. Rebecca Hall, Jason Bateman y Joel Edgerton están fantásticos en sus respectivos e intensos papeles, mientras que el resto del reparto cumple su función de soporte y está repleto de caras conocidas, especialmente para los seriéfilos,

vulcania

VULCANIA

Esta tercera jornada acaba con la española Vulcania (íd., 2015), y cómo no, es otra ópera prima, esta vez de José Skaf, quien para su primer film cuenta con un reparto de lujo. En las montañas se encuentra una pequeña y misteriosa comunidad industrial, recluida dentro de una frontera y liderada por dos familias aliadas. Sobre el papel, una incursión española en un género tan prolífico últimamente como es el distópico puede ser una idea interesante. Sin embargo, una vez ejecutada, la idea de Vulcania acaba siendo un fracaso. Para empezar, el metraje, siendo de menos de noventa minutos, es excesivo para lo que la peli pretende contar. La principal consecuencia de ello es que los planos y secuencias se extiendan innecesariamente, provocando que el espectador se aburra bastante. Además, el clímax es flojito y justo cuando podría empezar lo interesante es cuando los créditos aparecen. En cuanto a los actores, los únicos que tienen personajes con desarrollo son Miquel Fernández y Ginés García Millán, siendo héroe y villano respectivamente. José Sacristán y Aura Garrido están bastante desaprovechados en papeles tan monótonos como la propia película. Desde luego, toda una decepción que se convierte, si no os habíais dado cuenta ya, en el primer suspenso de Sitges 2015.

Comentarios