Festival de Sitges 2016 – Parte VI: Risas terroríficas

Uno de mis subgéneros favoritos es el de la comedia de terror, el cual puede servir como acercamiento primigenio a ciertas temáticas que, sin el componente cómico, podrían ser demasiado fuertes para alguien que no esté acostumbrado o no le guste la tensión generada al ver cintas de terror. Estas comedias permiten reírse de aquello que nos atemoriza, aunque mi aplicación favorita es cuando se juega con los clichés de otras películas de terror (ejem, Scream, ejem) sin perder imágenes de lo más explícitas ni escenas terroríficas. Es por eso que nunca está demás incluir algunas risas a la hora de cuadrar horarios en Sitges.

9do3pzxwdtnruezaazqqva2aenv

Beyond the Gates

Siempre se ha dicho que el pasado es un tiempo mejor, una frase que se puede extrapolar al cine. Algunos se irán al Hollywood clásico o al cine mudo, mientras que para una parte de directores emergentes los ochenta fueron la mejor época. Así es fácil comprender que la ficción ochentera esté más de moda que nunca. Del amor al videoclub y a todo lo de aquella década es de donde nace Beyond the Gates, un filme que se centra en dos hermanos que se reencuentran tras mucho tiempo sin verse y varios meses después de la desaparición de su padre, el dueño de un videoclub, y en cuya oficina descubren un misterioso juego de VCR que podría ser la clave de dicha desaparición. La cinta no empieza muy bien, con un primer acto demasiado extenso y algo poco aburrido con risas esporádicas. Jackson Stewart quiere darle mucha importancia a la presentación de los tres protagonistas, sus rasgos psicológicos, su historia pasada… Y no tengo problema en eso, pero las intenciones de este filme en concreto deberían ir por otro lado, como potenciar la nostalgia que se pretende despertar y definir con pocos trazos a unos personajes cuyos perfiles ya hemos visto en muchos otros filmes indies. Hasta que no llegamos a la segunda mitad de la película no empieza el juego, el cual nos trae pizcas de gore bastante aplaudidas, la presencia de Barbara Crampton y el cumplimiento de la promesa inicial: un ambiente ochentero con música de sintetizador y bastante grano en la imagen durante las escenas oscuras. Todo mejora mucho, aunque es una pena que el trascurso de estos cuarenta minutos finales sea un poco irregular al no haber una inmersión absoluta de los protagonistas en la partida y otras escenas directamente no añaden apenas valor a la parte terrorífica de la propuesta.

safe-neighborhood-1

Safe Neighborhood

El cine de terror acostumbra a tener una afinidad muy fuerte por las fechas señaladas. Son momentos de felicidad y celebración, lo que significa que son momentos perfectos para que todo se vaya al traste de la peor manera posible (y si es con sangre, mejor). Halloween es la festividad más habitual en el cine de género por cuestiones temáticas, pero duele muchísimo más que las cosas vayan mal en Acción de Gracias o, sobretodo, en Navidad. Es por eso que hay numerosos títulos ambientados en la época invernal que se han convertido en clásicos del cine de terror. Gremlins y Navidades Negras son un par de ejemplos… a los que espero que se una dentro de muy poco Safe Neighborhood, una pequeña gran sorpresa que pude disfrutar a las 2:30 de la madrugada. La película empieza como una home invasion normal y corriente, con reminiscencias claras a Solo en casa al tratarse de menores de edad, en que los jóvenes personajes de Olivia DeJonge (toda una scream queen emergente) y Levi Miller (sí, el de Pan (Viaje a Nunca Jamás)) se ven acechados por un intruso que ha entrado en el hogar familiar. Por suerte, las vueltas de tuerca al subgénero no tardan en aparecer y convierten a este filme en una disparatada locura navideña con un equilibrio entre lo macabro y lo cómico que el realizador Chris Peckover sabe mantener a la perfección. No voy a desvelar nada más de ella, porque lo óptimo es verla sin saber absolutamente nada que no forme parte de la premisa y dejar que la tremenda interpretación de Levi Miller y el guión escrito a cuatro manos por Zack Kahn y el propio director te sorprendan. Safe Neighborhood es, sin duda alguna, es uno de los filmes del festival que más recomiendo.

prevenge_01

Prevenge

Esta película era con la que iba a terminar mi segunda andadura por el Festival de Sitges —antes de acabar comprando entradas a lo loco para un maratón dominical—. Parecía la guinda del pastel, ya que su premisa loca sobre una embarazada que recibe ordenes de su bebé para matar a gente prometía bastante. Una pena que la propuesta de comedia negra dirigida y protagonizada por Alice Lowe no consiguiera ser todo lo que quería que fuera, aunque también aviso que tras más de veinte pelis vistas en poco más de una semana el cansancio empezó a hacer mella a las 23:00 del sábado, hora y día en que se proyectó, y no la vi en las mejores condiciones físicas y mentales. El filme empieza bastante bien con risas, sangre y una aparente intención de matar al patriarcado, algo que al final vira hacia una historia de venganza. Por desgracia, la cinta de Lowe se acaba volviendo demasiado repetitiva y en su desenlace rompe con el tono cómico que imperaba hasta entonces para volverse más seria y, por ende, aburrida. La directora-actriz sabe lo que quiere contar, pero falla al dar con una estructura y un tono que permitan explotar al máximo las peculiaridades y elementos originales de su ópera prima. Sin duda, es una pena que Prevenge, una película que parecía que iba a ser tan gamberra y divertida, acabe dejando tan indiferente.

gok1

El extraño

Este último caso es una pequeña excepción ya que no es una comedia per se pero sí me reí en bastantes momentos. Se trata de El extraño, uno de los múltiples filmes coreanos que pasaron por Sitges esta edición y demostraron el gran nivel de los proyectos que se ruedan en el país asiático. La película de Na Hong-Jin está protagonizada por un policía, quien investiga una serie de extraños asesinatos y sucesos en una comunidad rural relacionados con una inexplicable enfermedad y un extraño que vive en la montaña desde hace poco. Unos sucesos que acaban por tocarle muy de cerca cuando su hija empieza a encontrarse mal. Desde luego es curiosa la mezcla de géneros que se establece en El extraño, desde el thriller policíaco al terror sobrenatural pasando por la comedia tontorrona —casi paródica— y el drama familiar. La personalidad patosa del protagonista hace que el filme empiece siendo entretenido y ligero durante la investigación policial e introducción de su entorno, presentando unas pocas piezas encima del tablero que apuntan a que nos encontramos con algo muy diferente a lo que la cinta finalmente es. En su segunda mitad, y representado muy claramente con el personaje de Jun Kunimura, es cuando esta cinta surcoreana empieza a beber del J-horror que tantas alegrías internacionales ha dado al otro país asiático. El toque más liviano que tenía hasta ahora desaparece para adentrarse en terreno terrorífico con escenas cada vez más tenebrosas y estremecedoras. Al final lo que queda en la memoria es una combinación de tonos que desconcierta a la par que genera un filme dinámico con bastantes aciertos y cuyo fallo más grande posiblemente se encuentre es su excesiva duración de 150 minutos, sobre todo teniendo en cuenta el núcleo de lo que se quiere contar.

Comentarios