SZSFest 2015 – Hablemos del festival

Multitud de eventos formaron parte del Serielizados Fest, celebrado en el recinto Arts Santa Mònica de Barcelona del 16 al 18 de Abril, un festival dirigido a todos los aficionados a las series con ganas de compartir esta afición por la ficción televisiva con otros sujetos de la misma especie. En mi anterior entrada (aquí) puedes consultar la entrevista que entre el público pudimos hacerle a Dan Harmon tras el visionado de un capítulo de Community, mientras que en esta entrada os hablaré del resto del festival.

Piratería

Charla: Piratería y nuevo consumo audiovisual.

El festival dio el pistoletazo de salida con la premiere española de Fortitude, a la que no pude asistir, de manera que para mí empezó con una charla sobre la piratería y el nuevo consumo que hay de contenido audiovisual. Entre los participantes estaban Javier Olivares (@olivares_javier, creador de series como Isabel o El Ministerio del Tiempo), Oriol Sole (@oriol_sole, co-creador de Series.ly), Josep Maria Bunyol (@jmbunyol, crítico y espectador) y Juan Carlos Tous (@jctous, fundador de Filmin), además del moderador Ferran Clavell (@ferranclavell, periodista de TV3).

La charla empezó con una famosa frase de Kevin Spacey sobre este tema: “La audiencia quiere el control. Dale a la gente lo que quiere, cuando lo quiere, como lo quiere y a un precio razonable. Entonces muy probablemente paguen, en vez de robarlo.” A partir de aquí se habló largo y tendido sobre el tema. Entre las ideas que aparecieron que motivaban la piratería están la necesidad del espectador de una cierta inmediatez a la hora de ver sus series favoritas, la obsesión que crea la oportunidad del consumo libre o el deseo insatisfecho en cuanto a oferta de las plataformas o las cadenas, ya sea por falta de catálogo o por tiempos excesivos de espera. Se tendrían que mejorar las plataformas de visionado, pero es algo complicado tal y como funciona la industria en cuanto a derechos, además de que es prácticamente imposible abarcar todos los contenidos que se generan e integrarlos en el catálogo de una plataforma. También se habló de cómo hay otros personajes que influyen en la piratería, como las compañías telefónicas que ofrecen alta velocidad para descargar series, o gente del sector que no permite un visionado correcto de los contenidos (maltrato en la parrilla, por poner un ejemplo), por lo que al final se opta por las descargas. Ideas interesantes aunque bastante típicas.

Por desgracia, en la recta final el debate se convirtió en una guerra entre los bandos de Series.ly y Filmin, el primero desde el punto de vista optimista y con ganas de cambiar las cosas con una plataforma en desarrollo (Tviso); el otro desde la incredulidad a la hora de valorar las ideas propuestas por la primera web y sustentándose en el funcionamiento típico de la industria cinematográfica a la hora de hablar de derechos o los costes que tienen plataformas como la suya.

Birraseries

Birraseries: ¿Hay suficiente gente para tantas series?

El segundo día, tras la entrevista a Harmon, llegó el turno del Birraseries, un debate sobre series acompañado con una cerveza cortesía de Estrella Damm (aunque a mí no me guste la cerveza), cuyo tema era el del excesivo número de series que se emiten actualmente y si hay suficiente gente para verlas. Los participantes de este debate fueron Toni García Ramón (@tgarciaramon, crítico en El País), Elena Neira (@Elena_Neira, autora de ‘El Espectador Social’), Pere Solà (@CriticoenSerie, crítico de series en La Vanguardia) y Juan Manuel Freire (@freirejuanma, colaborador en El Periódico o Cinemanía).

Pese que se acabó hablando un poco de todo, el debate se pasó volando gracias a un tono muy ameno y divertido (lo que se espera de hablar de series con una cerveza en la mano), llegando a sacar verdaderas carcajadas con algunas de las intervenciones y comentarios de los participante, especialmente cuando Toni hacía referencias a la “nueva” serie diaria de época (sí, solo sabemos hacer este tipo de series) de La 1 dirigida a las señoras de Cuenca: Acacias 38. Esta serie se puede poner como ejemplo de serie con público objetivo específico, lo que permite que haya series para todos. Se habló, como en el anterior debate, de los nuevos hábitos de consumo televisivo, con cada vez más series en más cadenas y el auge de plataformas que nos permiten ver lo que queramos cuando queramos, además de subirse al carro de producir series. Ejemplos son Netflix, Hulu, Amazon, Playstation o Yahoo (y seguro que Mercadona pronto estrena Hacendado). Así se abrió un amistoso rifirrafe entre Toni, defensor de la cadencia semana, y Elena, defensora del libre visionado y el binge-watching.

También se habló de la forma de comentar las series ante el nuevo consumo, ya que con el binge-watching fomentado por Netflix, ya no se sabe cuándo comentar la serie, algo que está más definido con los capítulos semanales. Sobre el mismo tema se planteó que ante la saturación de títulos, cada vez se habla de menos series de manera conjunta ya que el abanico de series que llega a ver una persona está dejando de coincidir con las series que ve otra gente y solo aquellos títulos más importantes (Juego de Tronos, Breaking Bad, Mad Men…) son los que acaban sobreviviendo y teniendo una mayor experiencia colectiva.

Harmontown

Premiere europea de Harmontown

El último día empezó bastante fuerte con la premiere europea de Harmontown (íd., 2014), un documental dirigido por Neil Berkeley y que sigue al equipo del podcast homónimo (Dan Harmon, Jeff B. Davis, Spencer Crittenden y Erin McGathy, la novia de Harmon) en el tour que hicieron por USA tras el despido de Dan al final de la tercera temporada de Community. Un documental que recomiendo totalmente, tanto por el humor como por las emociones.

El film empieza construyendo los cimientos del universo Harmontown, introduciendo el podcast, a verdadero personaje que es Dan Harmon (con definiciones de compañeros y amigos) y presentando a un elemento esencial del documental: Spencer, el “Dungeon Master” (maestro de la mazmorra) del podcast (sí, juegan a Dragones y Mazmorras en el podcast). Su caso es muy curioso, ya que mientras grababan un episodio del podcast preguntaron si alguien del público era o podía hacer “Dungeon Master” y ahí fue cuando apareció Spencer, quien colaboró en aquella entrega y gradualmente fue aumentando su protagonismo hasta que acabó formando parte esencial del podcast. Y digo que es esencial porque él es el ejemplo perfecto de los frutos del trabajo de Harmon.

A partir de ahí, el documental nos enseña fragmentos del show improvisado que se monta con cada entrega del podcast, en los cuales puede pasar cualquier cosa (literalmente) y son totalmente hilarantes. Paralelo a estos fragmentos, vemos todo lo que hay detrás de la gira y la situación personal de los protagonistas, con especial atención en Dan y Spencer. Durante el documental descubrimos que el objetivo que tiene Dan con lo que hace es el de dar algo a los nerds que como él se han sentido apartados del resto del mundo, darles una comunidad de gente o un lugar donde sentirse cómodos, y ese lugar es Harmontown (where pee is Yellow and poop is Brown). Y como nerd que soy, Harmontown es un lugar que me ha encantado y en el que me he sentido genial mientras lo iba descubriendo. [8]

Entrevista

Entrevista a Dan Harmon

El último evento al que asistí en este festival fue la entrevista que Toni Garcia Ramon hizo a Dan Harmon, con posterior proyección de un episodio de Rick y Morty.

La entrevista empezó con una definición de Dan Harmon: “ninja alcohólico”, algo que puede parecer exagerado pero que se demostró bastante bien durante el documental Harmontown y durante buena parte del festival (no he visto a Harmon sin alcohol, ya sea cerveza o vino), aunque puede que sea algo que haga que se deje llevar mejor. Teniendo esto en cuenta junto al dificil trato que tiene y el perfeccionismo que le ha provocado más de un conflicto, se entiende que dijera que hace comedia para agradar a la gente sin necesidad de ser agradable. También confesó que el peor error que cometió es el dejar que lo que pensaba la cadena NBC le afectara tanto y que influyera la tercera temporada de Community (algo que no veo muy claro, ya que personalmente es la mejor temporada).

Durante la conversación pudimos saber algunas opiniones y gustos del creador de Community. Harmon no niega que haya demasiadas series, pero cree que es algo positivo, ya que eso significa que habrá todo tipo de series y series para todos. El genero que no soporta es el de las comedias románticas, en que los protagonistas acaban siempre engañándose durante la película. Le gustó mucho la saludable comedia musical Dando la nota (Pitch Perfect, 2012), odia programas como The Bachelor (el equivalente a Mujeres y Hombres y Viceversa), pese a que le guste a su mujer, y le gusta Empire, sobre la que destacó la escena de Jamal en el cubo de basura y dijo que no deberíamos evitar que se escribieran escenas como esa.

Y con esto se cierro mi Serielizados Fest personal, el cual he tenido el placer de disfrutar con @daejessica, @iarmengol, @dani_geller y @lmejino, además de desvirtualizar a @CriticoenSerie. Hubieron otros actos a los que no pude asistir, como las proyecciones de Fortitude, El Fin de la Comedia, el final de Breaking Bad o el documental estonio Disco & Atomic War (Disko ja tuumasõda, 2009), un evento de microseries catalanas o a los responsables de La Segona Hora de RAC1 comentando un episodio de Walker, Texas Ranger. Un buen festival de series con una ordenada organización, motivada por el limitado aforo de ciento cuarenta personas, que ha dado un salto de gigante de un año a otro y que lo tiene muy difícil para mejorar la presencia de Dan Harmon. Esperemos que lo consigan el año que viene.

Comentarios