HBO, en busca de un nuevo éxito

Ha sido cuanto menos sorprendente la repentina cancelación de Vinyl por parte de la HBO, que después de su episodio piloto le había otorgado una segunda temporada y finalmente nos quedamos sin ella. Lo que sí mantenemos es la cuestión de si el prestigioso canal estadounidense está viviendo una época de puro nerviosismo, una histeria en parte relacionada a la quizá cercana conclusión de Juego de tronos y sin otra serie en su parrilla ni con la mitad de repercusión. ¿Está HBO sedienta de un nuevo gran éxito?

La bochornosa cancelación de Vinyl ha hecho saltar las alarmas en los que ven a una HBO débil que se tambalea a cada intento de conquistar al público. Con esta situación la cadena se agarra a su serie estrella, y la más grande en general, que es Juego de tronos, cuyo fenómeno de momento les sirve para estar más o menos tranquilos. El problema está en que se empieza a decir que la séptima temporada, que además solo tendrá siete capítulos (¿para hacer que cada uno tenga más presupuesto? Quizá), podría ser la última, aunque también se rumorea la posibilidad de una otava y quién sabe si más. Por no hablar de que tienen en la manga la jugada del spin-off, una carta ya gastada por la otra gran serie multitudinaria del momento The Walking Dead, y que seguramente planteen una vez concluida la ficción madre.

margaret-qualley-in-the-leftovers-season-2-episode-2

El caso es que The Leftovers termina este año y Girls lo hará el año que viene, y aunque Juego de tronos pague las facturas, HBO necesita más series, tanto por los evidentes motivos económicos como por imagen de marca. It’s not TV, it’s HBO, recuerden, y las cancelaciones e intentos fallidos nos dejan claro cada vez más que it’s TV. Necesitan series de calidad, o con esa imagen sofisticada pero al mismo tiempo atrayente que encandile a espectadores que últimamente han encontrado en otros sitios, como Netflix, un lugar con un menú más completo y mejores camareros. Vinyl parecía, sobre el papel, una fuerte candidata a arrasar entre crítica y  el público afiliado a HBO, pero no ha sido así, a pesar de una ficción muy competente. The Leftovers tuvo el año pasado una de las mejores temporadas que recuerdo, pero también es una serie minoritaria. Necesitan otra cosa.

¿Y qué es eso que necesitan? La primera temporada de True Detective. Algo por el estilo. Se ha comentado recientemente que a Matthew McConaughey no le importaría volver a interpretar al mítico Rust en una tercera entrega, pero habría que ver si Nic Pizzolatto y, sobre todo, HBO están por la labor después de los cuchillos que volaron con la segunda temporada. De momento HBO está poniendo la carne en el asador con su próximo estreno en octubre, Westworld, un drama que girará sobre un parque vacacional que brinda la posibilidad a los visitantes de viajar, simulación mediante, a la época que elijan, todo con la ayuda de unos robots con apariencia humana. Jonathan Nolan y Lisa Joy están a los mandos, con J.J. Abrams produciendo; no tiene mala pinta, pero veremos si es el éxito que buscan, si es un desastre o si es una buena serie que ven cuatro gatos, como les está ocurriendo en los últimos años.

westworld-serie

Actualmente hay mucha, muchísima oferta televisiva, y es complicado hacerse escuchar entre todo el ruido, incluso para una cadena del tamaño e importancia de HBO. Tener Juego de tronos, y más si va a continuar después de la séptima temporada, les supondrá un enorme alivio, pero la inesperada cancelación de Vinyl apunta a que quieren un nuevo éxito, y lo quieren más pronto que tarde. Necesitan una nueva serie de la que se hable, como ocurría al principio con True Blood o con la primera temporada de Girls, por ejemplo. O de True Detective, claro. Hay que estar atentos si Westworld da en la diana o si por el contrario HBO deberá proseguir su algo agónica búsqueda de una serie para conquistarlos a todos.

Comentarios