Las 10 mejores interpretaciones de lo que llevamos de década

Como nunca es mal momento para hablar de grandes interpretaciones y siempre apetece revisar lo que nos ha ido dejando el cine en un periodo cercano, me he aventurado en una tarea tan apetecible como llena de indecisiones. Limitándome a las películas que hemos visto durante lo que llevamos de década (es decir, desde 2010 hasta la actualidad), he luchado contra los “Pero esta no se puede quedar fuera” para traeros dos tops 5 de interpretaciones, uno de actores y otro de actrices. Para darle variedad he decidido que cada intérprete solo pueda estar una vez en la lista; es decir, si considero que dos actuaciones de una misma persona deberían estar en el top definitivo, solo elegiré la que más me guste de las dos, para así dejarle espacio a otro actor o actriz. Y, evidentemente, estas listas se limitan a lo que he visto de esta década, además de contar, como no podía ser de otra manera, con un punto de vista subjetivo.

ACTORES

llewyn-davis

5. Oscar Isaac (A propósito de Llewyn Davis, 2013)

Bajo la batuta de los Coen, Oscar Isaac ofreció la que es su mejor interpretación hasta la fecha, y una de las mejores de lo que llevamos de década. No se me ocurre nadie mejor para encarnar a ese cantante de folk cansado, pesimista y algo antipático al que la vida le ha golpeado muy duro e intenta seguir en el camino, no ahogarse en la nieve, con la guitarra en la mano y el gato del vecino bajo el brazo. Una interpretación perfecta desde todos los puntos de vista posibles que se sustenta, irónicamente, tanto en los silencios como en la voz; los silencios y miradas de una persona que parece siempre tener frío, y la voz, calidez e incluso nostalgia que brinda cuando se pone a cantar. Una actuación de pequeños gestos y detalles; una maravilla. [Vídeo]

4. Leonardo DiCaprio (El lobo de Wall Street, 2013)

Con Jordan Belfort no hay silencios que valgan, todo es locura y descontrol. Leonardo DiCaprio se enfundó el traje de este egocéntrico señor para, a las órdenes una vez más de Scorsese, ofrecer la que es probablemente la mejor actuación de su carrera hasta la fecha y una de las más memorables de los últimos años. Era muy difícil hacer lo que consigue DiCaprio: caminar sobre la fina línea que separa lo histéricamente gracioso y lo histéricamente insoportable, y no caerse. El guión está a su servicio (al de su personaje y, por lo tanto, al del actor) y no deja, durante tres horas, de lanzar escenas memorables de una intensidad asfixiante en las que DiCaprio se siente libre para (sobre)actuar de una manera absolutamente adecuada y brillante. Un actor desatado. [Vídeo]

3. Philip Seymour Hoffman (The Master, 2012)

Philip Seymour Hoffman era una fuerza de la naturaleza, un actor brillante al que su instinto le permitía interpretar cualquier papel. Uno de los más geniales fue Lancaster Dodd, co-protagonista de la penúltima película de Paul Thomas Anderson, interpretado con una intensidad y corazón impresionantes por parte del ya fallecido actor. No hay ni un solo gesto que desentone en su interpretación, y una de las escenas finales, de una fuerza conmovedora, deja claro que Philip Seymour Hoffman era un tipo de actor que aparece muy de vez en cuando, con un talento especial, una sensibilidad única. Hace acto de presencia en la pantalla y es imposible dejar de mirarle, tiene un poder hipnótico increíble; se podía esperar que Paul Thomas Anderson, un gran director de actores, sacara lo mejor de él, pero el resultado final fue incluso más allá. [Vídeo]

shame

2. Michael Fassbender (Shame, 2011)

Brandon, el personaje que interpreta Michael Fassbender en Shame, es un torrente que parece estar a punto de desbordarse. Alguien complejo, con problemas graves, con una relación muy complicada con su hermana y con la sensación de que por muy bien que viva… no es feliz. La interpretación de Fassbender es como para mirarla con lupa y darse cuenta de que no falla ni un movimiento de cabeza; de que es capaz de todo, de aguantar un plano secuencia de una conversación fundamental y emocionalmente intensa con su hermana a entregarse físicamente a los problemas de su personaje. No la considero solo la mejor interpretación de su carrera hasta el momento, sino una de las mayores demostraciones de poderío y maestría actoral que he visto jamás. [Vídeo]

joaq

1. Joaquin Phoenix (The Master, 2012)

Hay muchos factores que considero a la hora de tildar a The Master de obra maestra: la impecable dirección de Paul Thomas Anderson, el guión, la fotografía, el mencionado Philip Seymour Hoffman… Pero lo primero que me viene a la cabeza al pensar en ella es ese Joaquin Phoenix de aspecto algo demacrado, encorvado y con la boca torcida. Pocas veces he visto a alguien desaparecer tanto en su personaje, ser capaz de sacar un lado animal que le permita poseer una intensidad que de otra manera sería casi imposible conseguir. Joaquin Phoenix no es que esté espectacular en The Master, es bastante más que eso: es una entrega absoluta a un papel; es la capacidad de interpretar a un personaje extremo con una verdad indudable; es esa escena del interrogatorio, ese no parpadear. Dudo que tardemos poco en ver una interpretación como esta en bastante tiempo. [Vídeo]

 ACTRICES

maps-to-the-stars-img07

5. Julianne Moore (Maps to the Stars, 2014)

Julianne Moore nos ha brindado interpretaciones memorables a lo largo de su carrera, y una de las más potentes de los últimos años (si no la que más) es la que realiza en Maps to the Stars, la película de David Cronenberg. No es solo uno de los personajes más memorables y perturbadores que nos ha dejado el cine americano últimamente, sino también la enésima muestra de que Julianne Moore es una actriz enorme, de una intensidad casi asfixiante, y lo aprovecha en esta ocasión para provocar inquietud y perplejidad. Su carrera está llena de decisiones cuestionables en cuanto a la elección de proyectos, pero cuando esta mujer está al servicio de un gran realizador y tiene un buen material entre manos… hay pocas a su nivel. [Vídeo]

shame-movie-image-carey-mulligan-02

4. Carey Mulligan (Shame, 2011)

Carey Mulligan es una actriz que me vuelve loco, por muchos y variados motivos, y uno de ellos es su capacidad para actuar mediante la mirada, ese talento para decir con los ojos lo que no se está verbalizando. Una intérprete capaz de encarnar a alguien absolutamente tímido y a una persona que lleva la voz cantante con la misma verdad, igual credibilidad. En Shame está extraordinaria en un personaje roto y emocionalmente muy intenso que le regala algunas de las mejores escenas de su carrera; cómo olvidar su New York, New York. El pulso interpretativo que mantiene con Fassbender es memorable. Una actuación sublime de una de las mejores actrices a día de hoy. [Vídeo]

carol-movie-poster-cate-blanchett-rooney-mara-5.jpg_594723958

3. Cate Blanchett  (Carol, 2015)

Es extraño porque me ha costado algún tiempo considerar a Cate Blanchett la grandísima actriz que a día de hoy veo que es. Siempre me ha gustado, pero no me ha llegado a entusiasmar hasta hace relativamente poco. Uno de los motivos, entre otros, es su interpretación como Carol en la película homónima. Se dice que la actriz australiana tiende a encarnar mujeres ricas con problemas, y viendo su filmografía es cierto que ha visitado esos lares en diversas ocasiones, pero eso no evita que en la cinta de Todd Haynes encontremos a una de las mejores interpretaciones de Blanchett, sintiéndose fresca. La palabra posiblemente sea elegante, pero su labor va más allá: cada movimiento que realiza está medido, huyendo quizá del naturalismo pero alcanzando una especie de baile (con los ojos, con las manos, con el cuerpo) que abruma. Prodigiosa. [Vídeo]

6889790-black-swan-movie

2. Natalie Portman (Cisne negro, 2010)

La carrera de Natalie Portman está repleta de bajones, no tanto por su labor actoral sino a la hora de elegir proyectos. O no ha tenido suerte, o ha tenido que pagar demasiadas viviendas. En cualquier caso, y a pesar de ello, siempre me ha parecido una actriz muy buena, y en su colaboración con Darren Aronofsky en Cisne negro lo demuestra. Un papel tremendo que le brinda la oportunidad de jugar en diferentes fases: una mujer que todavía sigue siendo una niña por la sobreprotección de su madre, la maduración, la duda de quién es realmente, la obsesión… Portman lo realiza de forma espectacular, con una intensidad y una delicadeza que hipnotizan. Y sí, no hizo todas las escenas de danza, pero… ¿y qué? Es una actriz, no una bailarina, y como tal ojalá siga apostando por proyectos como este, que le permitan demostrar su enorme talento. [Vídeo]

carol4

1. Rooney Mara (Carol, 2015)

De Carey Mulligan he dicho que admiro su capacidad para hablar mediante la mirada, y de la interpretación de Rooney Mara en Carol puedo decir exactamente lo mismo y con más efusividad. Su capacidad para transmitir mediante pequeños gestos o sutiles movimientos de ojos es tan espectacular, me llega tanto, que me es imposible no ponerla como la mejor interpretación femenina de lo que llevamos de década. Me rompe el corazón continuamente; no solo porque el personaje sea precioso y la propia película se encuentre, para el que escribe, en la liga de las obras maestras, sino porque ella, Rooney, es capaz de canalizar su talento en todos y cada uno de los segundos que aparece en pantalla. La demostración más poderosa de por qué es una de las mejores actrices jóvenes de la actualidad. [Vídeo]

Comentarios