Atlántida 2019: Crystal Swan, Oscuro y Lucientes, Cantares de una revolución y <3

El Atlántida Film Fest es un festival (mayormente) online organizado por la plataforma Filmin y que pone a disposición de los espectadores una extensa oferta de películas de autor que, en general, no tendrían una vida comercial en el caso de estrenarse en salas pero que gracias a esta nueva edición del certamen podemos acercanos a ellas desde nuestras propias casas. Así, tanto Carlos Quiñones como Daniel Cabo colaborarán en varios artículos que verán la luz a lo largo del mes en los que se comentan muchas de las películas más interesantes de la edición de 2019. Sin más dilación, sumerjámonos en este viaje al Atlántida.

 

Crystal Swan

por Carlos Quiñones

No recuerdo la primera vez que oí a alguien mencionar la idea del sueño americano, pero lo que sospecho es que fue en una película estadounidense. El mito de que Estados Unidos es el mejor de los países para cumplir tus sueños solo puede venir desde dentro de la nación de los libres y hogar de los valientes. Eso es lo que para mí, en parte, hace de Crystal Swan una propuesta interesantísima, ya que la gran meta de la protagonista, Velya, es estar cerca de este ideal y abandonar ─atención─ la Minsk post-soviética, y así poder perseguir su sueño de convertirse en una figura de la música house o, al menos, visitar el hogar de este género en Chicago (y creedme que Chicago nunca ha sonado más a Edén que en los labios de Alina Nasibulina). Esta cinta de la directora Darya Zhuk tiene muy claras dos cosas: cuál es la estética de esos 90s tan inspirados por ídolas como Madonna y Cindy Lauper (cuya apariencia la protagonista parece querer calcar), y que las transacciones e intercambios en momentos de desesperación pueden brindar oportunidades, pero también hacernos caer en trampas peligrosísimas. Así, ante su deseo de dejar atrás casa y viajar a suelo americano, Velya intenta hacer trampa en el trámite de su visado, dando un número de teléfono falso en la oficina pertinente. Lo que no espera, sin embargo, es que en la oficina le digan que llamarán a ese número para comprobar que, en efecto, trabaja haciendo lo que dice hacer. Esto la llevará a involucrarse de manera muy cercana con una familia disfuncional que vive en un pueblo pequeño y que se encuentra haciendo los preparativos para una boda. Donde no termina de cuajar Crystal Swan es en esa segunda mitad, cuando los eventos que suceden bajo el techo de esta familia no parecen estar conectados a la historia principal ni, realmente, a nada en concreto. Lo que queda claro, eso sí, es que la búsqueda de Velya por un sueño y esperanza no es respondida nunca y lo que parecía un ambiente lleno de vida ruidosa y nocturna, música y vicio, es al final una realidad muy cruda y violenta. Incluso escribiendo estas líneas me cuestiono la relevancia de ciertas escenas y episodios cercanos al desenlace de la cinta, que quizás no tenían que ser tan duros (la película sigue manteniendo su mensaje y sus temas, si estas no estuvieran), especialmente cuando el sueño americano es tan frágil que no hace falta mucho para poder romperlo.

 

Cantares de una revolución

por Daniel Cabo

“Lo de Asturias ha sido otra cosa. Diez días después de haberse estinguido los focos revolucionarios en el resto de España, aún combatían los obreros asturianos”. Palabras del escritor y periodista republicano José Díaz Fernández, una de las muchas citas e historias que se ven recogidas en el presente documental dirigido por Ramón Lluís Bande y narrado y cantado por Nacho Vegas. Viajamos a aquella Asturias del octubre de 1934 a través de un viaje que entremezcla el presente y el pasado: los paisajes pertenecen a nuestros días y los testimonios, leídos o interpretados, provienen de la voz de gente que los mira desde la distancia, pero las imágenes de la destrucción y de los protagonistas, al igual que las canciones revolucionarias interpretadas por Nacho Vegas, provienen de ese pasado de lucha entre el sentimiento comunista, de clase obrera, y las fuerzas fascistas apoyadas por la burguesía. Este baile de pasado y presente funciona en tanto en cuanto sirve para hablar de una época que, y más ahora, ha intentado ser reescrita por aquellos que vencieron, pero cuyos rastros y cuyas caras siguen vigentes, revelando esa verdad tan dolorosa escrita en la destrucción de la universidad de Oviedo o de las fosas comunes llenas de aquellos que no bajaron el puño ni en el momento de su muerte. Este canto a la clase obrera asturiana se desarrolla en un documental sencillo, muy estático y primerizo, pero lo suficientemente claro como para que la emoción y la reivindicación no se pierdan por el camino; que las canciones nos trasladen las historias de aquellos que dieron su vida en la lucha contra el fascismo y en defensa de una tierra, Asturias, patria querida, regada por su sangre roja pero siempre digna y consciente.

 

Oscuro y Lucientes

por Daniel Cabo

El director Samuel Alarcón nos propone en su documental Oscuro y Lucientes una nueva visita a un misterio nunca aclarado y siempre intrigante: quién fue el responsable del robo de la cabeza de uno de los más grandes pintores españoles de la historia, Francisco de Goya. Para ello, y a través de una voz que se dirige directamente al legendario protagonista, se trabaja con una documentación minuciosa y un planteamiento formal muy interesante por su juego entre lo narrado, que está vinculado al pasado, y lo visionado, que nos sitúa en el presente. La cámara se posa en los escenarios que albergan esta increíble historia, pero lo hace en nuestro tiempo, formando un tira y afloja de metáforas que le aporta riqueza al ya de por sí estimulante relato. Por ejemplo, si se nos cuenta cómo dos ladrones entraron en el cementerio en Burdeos donde estaba enterrado Goya, en imágenes vemos una graciosa traslación en la que los encargados de colarse en el recinto son dos gatos, que avanzan sigilosos hasta la tumba. Es solo una de las muchas propuestas imaginativas de un documental que se apoya, cómo no, en cuadros y en fotografías (importante su presencia, ya que su aparición cuestionaba el futuro de la pintura), tejiendo así un mapa imposible de sospechas y preguntas sin respuesta que nos hacen vivir un hecho tan extraño como si fuera una investigación policial. Por todo ello, por la elegancia de sus palabras y por la imaginación de sus imágenes, Oscuro y Lucientes se presenta como uno de los documentales imprescindibles de cuantos se han hecho últimamente en nuestro país.

 

<3

por Carlos Quiñones

Una cámara, el color verde y jóvenes amantes en el parque del Retiro. ¿Qué es el amor? ¿Cuándo te enamoraste por primera vez? ¿Puede ser el amor algo dañino y doloroso? Estas son algunas de las preguntas que Marían Antón Cabot se pregunta en este largometraje en el que hace desfilar ante nosotros los rostros de aquellos que han experimentado (o creen haber sentido alguna vez) el amor. En ocasiones, este amor es libre; entre otras, sin embargo, tiene limitaciones, y éstas son capaces de hacer sonrojar a cualquiera, incluidas las parejas involucradas. Y es que esta película, que a veces es un documental nutrido por una genuina curiosidad sociológica, nos planta delante de unos personajes que abren una puerta enorme, invitándonos a husmear en su propia intimidad. Así, pues, mientras no me ha sucedido a mí personalmente, entiendo que el efecto más grande que pueda tener Pico 3 (estilizada como <3) es aquella de hacer sentir al espectador igual de incómodo y expuesto, porque, de una u otra forma, también se está exhibiendo su propia vulnerabilidad. ¿Qué pensaste cuando viste por primera vez a la persona que ahora es tu compañera? ¿Qué te enamoró? ¿Es, acaso, el amor una cosa para toda la vida? Con el Retiro como telón de fondo (y esas amigas que quedan para hacerse fotos, para charlar, para hablar de ligues, de si les gustan los chicos o las chicas), las historias de amor, incluso las que son parte del pasado, incluso aquellas que no han pasado, siempre están sucediendo frente a nosotros, como si acabaran de empezar. El punto débil, sin embargo, es que éstas se sienten inconexas, fragmentadas, hay historias que te importan, otras que no. Debido a su transparencia y naturalidad, no todas estas personas son personajes con anécdotas pulidas e interesantes. Lo que se gana en cercanía y sinceridad, se pierde en potencial por cautivar. No obstante, pocas cosas tan interesantes se han hecho sobre lo que significa el amor para los de ahora.

Comentarios