Festival de San Sebastián 2017 | Día 9 + Conclusiones

Sanseacabó. O, mejor dicho, Sanse acabó. Llegamos al último día bastante relajados, habiéndonos dejado algunas cosas pendientes pero, en general, sintiéndonos satisfechos con el viaje. Nos ha servido para ver muchas cosas, tanto buenas como horribles, además de algo tan insólito como a James Franco sujetando la Concha de Oro tras ganarla por The Disaster Artist. Hemos estado en la sala de prensa donde ha hecho acto de presencia después de la gala y la verdad es que la imagen es digna de ser recordada. En este artículo con el que cerramos nuestra cobertura os hablamos de las dos últimas películas que hemos visto y, como siempre, de las conclusiones de cada uno: qué nos ha parecido el festival en general, cuáles han sido nuestros filmes favoritos y a cuáles no nos volveríamos a acercar ni locos. Y antes que nada, muchas gracias por leernos y seguirnos durante estos nueve días; esperamos que haya valido la pena.

The Captain

por Daniel Pérez Michán

La última gran sorpresa de esta sección oficial —competición que se ha ido estabilizando en su tramo final— la trae Alemania con The Captain (Der Hauptmann, 2017). Y digo sorpresa no solo por la película en sí sino porque es de esas que pensaba que iba a ser un desastre por el director que andaba detrás. La cinta supone un proyecto personal de Robert Schwentke, director alemán que se fue a probar suerte a Estados Unidos dirigiendo películas como Plan de vuelo: Desaparecida o Más allá del tiempo y más tarde comedias de acción como Red o R.I.P.D. Departamento de Policía Mortal, para finalmente acabar encargándose de las dos últimas películas de la saga Divergente. Con este currículum podéis entender que tuviera mis dudas respecto a su nueva película, por la que vuelve a su país natal escribiendo y realizando un drama histórico en blanco y negro ambientada en los últimos días de la Segunda Guerra Mundial.

The Captain funciona, sobre todo, por la fuerza de su impactante fotografía monocromática y por cómo aprovecha su potencia temática para radiografiar desde dentro la malicia y los horrores del ejercito nazi a través de esta singular historia. En ella seguiremos a un desertor del ejercito alemán que aprovechará para dar un vuelco a su vida, como vía de escape, en el momento que roba el uniforme de un capitán y se hace pasar por él. Lejos de ser una película aburrida y lenta, Schewnetke saca a relucir lo aprendido todos estos años en la industria hollywoodiense dotando de un buen ritmo a la cinta, convirtiendo este drama histórico en una película entretenida (alejándose así de algunas turras que nos hemos tragado en este festival). Pero, eso sí, Schewnetke sorprende por su habilidad a la hora de dirigir, tanto por cómo funciona su reparto a todos los niveles como pór el cómo juega con lo visual en la planificación de todas sus secuencias. La trama de la película no es lo más original del mundo (una suplantación de identidad que solo supondrá el inicio de un torbellino de malas decisiones) y sus minutos finales torpedean todo el conjunto, pero por la certera puesta en escena de Schewnetke, su impresionante fotografía y cómo están tratados estilísticamente los temas del filme, The Captain pasa a ser una de las salvadoras de esta sección oficial y, por ende, una de mis favoritas de la competición.

Ex Libris: New York Public Library

por Daniel Cabo

Despedimos definitivamente el festival embarcándonos en un documental de tres horas y cuarto sobre la biblioteca pública de Nueva York. Ex Libris: New York Public Library (íd., 2017) está dirigido por Frederick Wiseman, considerado uno de los mejores documentalistas vivos, que a sus 87 años nos sumerge en las dinámicas, tanto internas como externas, de una organización como la mencionada. Para ello se traslada, y nos traslada mediante un montaje exquisito que al parecer le ha tomado un año entero, a las entrañas de la biblioteca para hablarnos de cómo funcionan las cosas allí, cómo se organizan los máximos responsables para que el dinero vaya a donde tiene que ir y la inversión no solo sea rentable sino también justa. Además de eso, ya de por sí interesante al ser testigos de diferentes dinámicas dentro de la propia organización, Wiseman crea un retrato de las bibliotecas (tanto la sede central como los pequeños centros repartidos por diferentes barrios neoyorquinos) desde un punto de vista social, cultural y de punto de encuentro de las comunidades correspondientes. Es en este apartado donde encuentro la mayor fortaleza de Ex Libris, pues te hace sentir, sin efectismos aunque con una elegancia formal tremenda, la importancia de las bibliotecas no solo como una herramienta para obtener información, sino también para participar en actividades o debatir sobre temas relevantes. Quizá, en una visión de conjunto, las tres horas y cuarto se hagan demasiado pesadas, ya que nos llevan a tantas situaciones y discursos que algunos inevitablemente resultan más interesantes que otros, pero en general Ex Libris es un documental que se nota compuesto por una mano maestra, de un oficio increíble y con una capacidad extraordinaria para dosificar y organizar la información. Por mucho que haya habido tramos que se me hayan hecho cuesta arriba, no puedo sino confirmarlo como uno de los documentales más impresionantes de los últimos años.

CONCLUSIONES

por Daniel Pérez Michán

Otro año más, quién lo diría. Hace tres ya que nos sentamos por primera vez en las butacas del gigante Kursaal. Desde entonces ha llovido, y no precisamente poco. Vivir inmerso en un festival de cine siempre es una alegría para cualquier amante del cine, y el venir al certamen donostiarra es de mis momentos favoritos de cada año. En términos puramente cinematográficos y viéndolo ya con perspectiva, de la edición anterior me fui más contento (con un mayor número de películas que merecían la pena) de la que ahora da su fin. Sin que eso signifique, claro, que no haya podido disfrutar de un buen puñado de obras que recordaré durante un largo tiempo —la de Garrel (Amante por un día), de hecho, no me la he quitado de la cabeza desde que la viera el primer día—. Lo más insoportable de un festival de cine de estas características (con una cobertura diaria como la nuestra y con la intención de ver el mayor número de obras que pudiéramos) es el cansancio acumulado a lo largo de los días, las horas de sueño perdidas y la ingente cantidad de películas que no aportan absolutamente nada (ni para bien ni para mal), simplemente están. Por otro lado, como ya es tradición, estos días festivaleros nos han brindado un constipado que ha dificultado un poco la experiencia, pero eso no nos ha impedido disfrutar cada día del festival. En definitiva, ahí van las diez películas que más he disfrutado de las vistas estos días por la ciudad vasca:

  1. Amante por un día
  2. Tres anuncios en las afueras de Ebbing, Misuri
  3. Call Me by Your Name
  4. Custodia compartida
  5. The Florida Project
  6. The Day After
  7. Arabia
  8. The Disaster Artist
  9. The Captain
  10. El león duerme esta noche

Termino, cómo no podía ser de otra manera, con el top 5 del cine a evitar de entre lo más detestable que he podido ver esta edición del festival:

  1. Loving Pablo
  2. La buena esposa
  3. Blue My Mind
  4. Las hijas de Abril
  5. Inmersión

por Daniel Cabo

Mi tercer festival de San Sebastián consecutivo ha sido uno lleno de luces y sombras. Aunque, como siempre, es un placer volver a tierras donostiarras y cubrir un certamen que me hace disfrutar y sufrir todo tipo de cine. Ha habido muchísimas películas este año que no me han gustado, más que de costumbre; creo que ha sido porque mis gustos han cambiado bastante respecto al pasado pasado y también, o eso percibo yo, que me he llevado decepciones de directores a los que tenía en alta estima. La sección oficial me ha parecido muy floja, como siempre, y no ha ayudado que ni las perlas ni horizontes latinos tuvieran un nivel mejorable. A pesar de todo, he visto cosas que me han gustado, cómo no, que entre los cuarenta filmes hay de todo; incluso dos obras maestras, que encabezan mi top. Por lo demás me llevo anécdotas, buenos ratos, otros no tan buenos y el haber visto a James Franco sujetando la Concha de Oro. No me gustó su película, pero me cae simpático y parecía realmente agradecido por el galardón. En fin. Estas son mis diez favoritas del festival:

  1. El león duerme esta noche
  2. Amante por un día
  3. Tres anuncios en las afueras de Ebbing, Misuri
  4. The Day After
  5. Arabia
  6. The Florida Project
  7. The Sower
  8. Faces Places
  9. Call Me By Your Name
  10. El museo de los maravillas

Y, cómo no, las diez peores películas que he visto durante estos nueve días:

  1. La casa junto al mar
  2. La buena esposa
  3. Borg McEnroe
  4. Loving Pablo
  5. madre!
  6. Licht
  7. Inmersión
  8. Happy End
  9. Los perros
  10. On Body and Soul

Esto es todo, amigas y amigos. Una experiencia que, espero, se vuelva a repetir el año que viene. Con mejores películas, si es posible. Y con imágenes tan memorables como la de James Franco y su inesperado premio. Ya lo descubriremos.

Comentarios