Festival de San Sebastián 2018: Malos tiempos en El Royale, Podcast especial y conclusiones

El tiempo vuela y ya es hora de despedir otra edición del festival de San Sebastián. Es nuestro cuarto año consecutivo acudiendo al certamen y hemos vuelto a disfrutar y a sufrir de una buena retahíla de películas que nos han mantenido ocupados a lo largo de nueve días. Hemos pasado sueño y sufrido para escribir algunas de las crónicas que hemos ido dejando por aquí, pero al final todo ha valido la pena y esperamos, si el tiempo sopla a favor, volver a estas tierras dentro de un año. De momento cerramos la cobertura con una triple voltereta: el texto sobre la película que ha clausurado esta edición, nuestras conclusiones (con el top de nuestras favoritas) y el podcast prometido en el que, junto a Alex, hablamos de muchas de las películas más destacadas del festival. Aquí mismo lo tenéis para escuchar y/o descargar:

Malos tiempos en El Royale

por Daniel Cabo

Drew Goddard es un director que parece disfrutar al convertir sus películas en un espectáculo a menudo autoconsciente y siempre juguetón en el que mezclar géneros, estilos y referencias. Mientras que en su ópera prima, La cabaña en el bosque, deconstruía el género del terror a través de un ejercicio de metalenguaje, en su segunda película, Malos tiempos en El Royale, se sumerge en una miscelánea tonal en pos de narrar una historia de personajes que esconden secretos y cuyos destinos se verán irremediablemente ligados por la violencia, la codicia y la mala suerte. Es inevitable acordarse de Los odiosos ocho, de Tarantino, película con la que no solo comparte ese planteamiento de grupo de personas que desconfían unas de otras en un lugar hostil sino también cierta recreación a la hora de escribir los diálogos, convirtiendo algunas conversaciones banales en puntos clave del desarrollo dramático. La primera mitad del filme, en la que vamos descubriendo la naturaleza de cada uno de los personajes y se juega con el punto de vista de una manera muy estimulante, funciona como divertimento en el que Goddard explora ese lado tan lúdico que encierra todo lo que dirige. Al igual que van sonando distintas canciones de los sesenta, la película mezcla géneros y los va lanzando a través de una estructura por capítulos que acaba desembocando en un tramo final que por desgracia se siente alargado y excesivamente grave en su dramatismo. Se nota que Goddard se lo pasa mejor planteando ese mundo y jugando con él que teniendo que resolver la trama que ha planteado, y eso evita que Malos tiempos en El Royale se convierta en una película redonda; sin embargo, no empaña un resultado a ratos estimulante y siempre satisfactorio.

Conclusiones

por Daniel Pérez-Michán

Este año, por más motivos que de costumbre, el festival de San Sebastián se ha vivido de una manera diferente, con otra intensidad. A su vez, creo que es la edición de la que más contento me voy por la calidad media de lo visto en estos nueve días. Esto se debe, quiero pensar, por dos motivos: el primero y más evidente es que este año no solo los programadores del festival han seleccionado una mejor hornada de cine (en casi todas sus secciones) sino que el cine festivalero de 2018 viene fuerte; y el segundo es que creo que los años anteriores me han curtido un poco en esto de saber qué elegir y qué cosas priorizar dentro del propio festival. La sorpresa de la edición, en líneas generales, es el buen estado en el que se encuentra el cine español. Tan solo hace falta echar un vistazo a mi top diez de más abajo para darse cuenta de lo mucho que me han calado varias de las propuestas del cine de nuestro país, incluyendo dos maravillas como el debut Viaje al cuarto de una madre (ganadora del Premio de la Juventud) y Entre dos aguas (ganadora del máximo galardón, la Concha de Oro). Sin embargo, mi película favorita de esta edición —la única que a mi juicio puede competir en la liga de las obras maestras— es la china An Elephant Sitting Still, una intensa y magnífica experiencia de cuatro horas llenas del mejor cine visto en estos días.

Sin más, estas son las diez películas que más he disfrutado del 66º Festival de San Sebastián:

  1. An Elephant Sitting Still
  2. Viaje al cuarto de una madre
  3. Entre dos aguas
  4. El reino
  5. Leto
  6. Cold War
  7. Roma
  8. Largo viaje hacia la noche
  9. Petra
  10. High Life

por Daniel Cabo

Personalmente ha sido un San Sebastián un tanto extraño si lo comparo con ediciones pasadas. El hecho de alojarnos en un piso tan lejano del Kursaal, de tener que madrugar tanto para conseguir las invitaciones y de sentirme agotado mentalmente según que días ha provocado que no viera tantas películas como tenía previsto. Aún así me marcho de aquí con la sensación satisfactoria de que he visto casi todo lo que pretendía y que he disfrutado del ambiente y de la ciudad como siempre, faltaría más.

No ha sido una mala edición, creo yo. Que este festival no pueda mirar cara a cara a otros certámenes como Cannes o Venecia, que cuentan con muchos más directores importantes entre sus filas, provoca que la Sección Oficial siempre se sienta algo apagada, como si estuviéramos viendo las sobras que otras fechas no han querido. Al final siempre nos solemos quedar con las producciones españolas, y este año ha habido unas cuantas muy destacables. Aunque si me tuviera que quedar con algo, de cualquier sección y nacionalidad, sería con la sensación de magnitud que me transmitió mi película favorita del festival, An Elephant Sitting Still, o quizá ese final de High Life tan bello y misterioso.

Ha sido un festival de decepciones, también. No por Vermut o Chazelle, porque estaba casi seguro de que sus nuevas películas me iban a hacer poca gracia, sino por cineastas como Zhang-ke o Ciro Guerra. El director chino, que sin embargo ha acabado en mi top personal porque quieras que no su filme me gusta bastante, ha dado un pequeño traspiés, al igual que el colombiano, que ha firmado un thriller demasiado convencional. The Sisters Brothers también me dejó muy frío, al igual que la nueva de Hosoda, Mirai, que incluso caía en lo insoportable. Incluso la tan aclamada Roma, nueva obra del aún más aclamado Alfonso Cuarón, me ha parecido interesante pero no incontestable.

Pero para terminar me voy a quedar con lo bueno, venga. Estas son las diez películas que más me han gustado del festival son las siguientes:

  1. An Elephant Sitting Still
  2. El reino
  3. High Life
  4. Entre dos aguas
  5. El libro de las imágenes
  6. Cold War
  7. Ash is Purest White
  8. Malos tiempos en El Royale
  9. Pájaros de verano
  10. Roma

Gracias por leer la cobertura y que Rebordinos te acompañe.

Comentarios