Premios Invisibles | Festival de Sitges 2016

Los compañeros que fueron al Festival de San Sebastián (los dos Danis de LPI) quisieron dar sus premios a lo mejor que pudieron disfrutar en la ciudad vasca. Volviéndolo tradición, yo también voy a aprovechar para dar unos Premios Invisibles a aquello que más ha destacado durante esta edición del Festival de Sitges en categorías interpretativas, dirección, guión y la que ha sido la mejor película. También habrá un pequeño texto al final con mis conclusiones y pensamientos de lo que he vivido este año en el festival.

sitges-pelicula

Menciones especiales: Train to Busan, Tenemos la carne y Shin Godzilla.


sitges-director

Menciones especiales: Julia Ducournau (Crudo) y Yeon Sang-Ho (Train to Busan).


sitges-actor

Menciones especiales: Noé Hernández (Tenemos la carne) y Kwak Do-Won (El extraño).


sitges-actriz

Menciones especiales: Sannia Nanua (Melanie. The Girl with All the Gifts) e Ilenia Pastorelli (Lo chiamavano Jeeg Robot).


sitges-guion

Menciones especiales: Zack Kahn & Chris Peckover (Safe Neighborhood) y Julia Ducournau (Crudo).


Y no quería dar por terminada esta gala de premios virtual sin reconocer la gran labor detrás de aquellos que hicieron la peor película de todo el festival. ¡Un aplauso para el Premio Invisible a Peor Película del Festival de Sitges 2016!

sitges-peor


CONCLUSIONES

Para terminar, me gustaría dar mi opinión general de lo que ha sido esta edición del festival. Por lo general, creo que el nivel es más o menos equiparable al del año pasado, con un par de películas (Crudo y Train to Busan) que han resultado ser mejores que todas las proyectadas en 2015. Sin embargo, creo que ha habido menos largometrajes que me hayan gustado bastante y más que se quedan un poco en tierra de nadie. El ambiente sigue siendo tan especial como siempre, con aplausos masivos en los momentos más épicos y algún que otro abucheo si lo proyectado no es de nuestro gusto. En cuanto a la organización, los fallos técnicos de vídeo y sonido que viví el año pasado se han solventado, mientras que la sala Tramuntana ha sufrido una mejora significativa con la grada de las últimas filas, algo que ha liberado las primeras filas para aquellos que nos gusta tener la pantalla cerca. Los retrasos, por desgracia, siguen siendo una constante en la parrilla del festival y aunque no he tenido que sufrirlos mucho, más allá de tener que cambiar el tren por el bus para volver a casa, hay gente que no ha tenido la misma suerte y ha visto su jornada arruinada por ellos. Por último, tengo que decir que este año creo que he disfrutado más la experiencia al ir con algo más de tranquilidad y sin el agobio de tener que ver las películas y casi en el mismo día escribir sobre ellas, algo que espero haya repercutido positivamente en los textos dedicados a cada filme, más extensos y —creo que— mejor elaborados.

Sin más dilación, os dejo con el TOP 10 del Festival de Sitges, aunque ya os hayáis spoileado de las cuatro primeras posiciones durante los premios.

Comentarios