Quantico: Loca academia del FBI

Seguimos con los pilotos de la temporada 2015-16. Además de las comedias familiares (ya tienen seis), el otro tipo de series que le han triunfado a la ABC durante estos años son las series “made in Shonda”, quien se ha adueñado de los jueves con Grey’s Anatomy, Scandal y How to Get Away with Murder. Ella ha sido el máximo exponente de este tipo de dramas mamarrachos pero poco a poco estos culebrones se han convertido también en el sello de identidad de la cadena. Así aparecieron Revenge, Nashville y ahora Quantico, la cual no tiene el nombre de Shonda Rhimes detrás, pero no se puede evitar pensar en ella y sus dramas tras ver su loco piloto.

Quantico viene a ser lo mismo que Grey’s o HTGAWM pero en vez de estar ambientada en un hospital o una facultad de Derecho, está ambientada en la academia del FBI de Quantico. El piloto empieza mostrándonos lo que es la zona cero del atentado terrorista más importante en suelo americano desde el once de septiembre, en la estación Grand Central. En medio de las ruinas se encuentra nuestra protagonista, Alex Parrish, quien tendrá que recordar todos los detalles de su estancia en la academia para descubrir la identidad del asesino sabiendo, por un soplo al FBI, que se trata de uno de los nuevos reclutas de su promoción. Así será como veremos la narración partida entre el presente, con la investigación del atentado, y el pasado, con el día a día en la academia (¿alguien ha dicho HTGAWM?).

priyanka-chopra-quantico-poster-handcuffed-768x1024

El piloto de Quantico podría verse dividido en dos: introducción y locura. Inteligentemente, en la primera mitad del episodio se plantea una prueba inicial en que los protagonistas deberán buscar información sobre otro de los novatos y descubrir algún secreto muy personal. Así es como, junto a las interacciones que van teniendo el primer día, conocemos a todos y cada uno de ellos (bueno, solo a los principales). Y como suele ser habitual en este tipo de series, todos los novatos están de muy buen ver, no vaya a quedar demasiado realista.

En el bando femenino tenemos a Alex Parrish (Priyanka Chopra), la ya mencionada prota absoluta y sensual badass de la academia; Shelby Wyatt (Johanna Braddy de UnREAL), una delicada y dulce rubia, y Nimah Amin (Yasmine Al Massri), quien estoy seguro provocará muchos comentarios raciales basados en tópicos (una musulmana y un atentado, atad cabos) pero destaca como un personaje bastante misterioso e interesante. En cuanto a los machos, Caleb Haas (Graham Rogers) es un desastroso y graciosillo niño de papá, Simon Asher (Tate Ellington) es un gay adorable y gafapasta que acabará siendo el GBF de Shelby, mientras que Ryan Booth (Jake McLaughlin) es el interés amoroso de la protagonista. Todos ellos serán instruidos por Miranda Shaw (Aunjanue Ellis), quien sigue la estela de Viola Davis en HTGAWM como jefa afroamericana, y Liam O’Connor (Josh Hopkins), quien se desmarca bastante de su papel en Cougar Town.

quantico-abc-schickt-das-67671_maxi

Y después de la introducción es cuando la serie se convierte en un despiporre propio de Shondaland. No voy a dar detalles para que lo descubráis vosotros, pero llega un determinado momento del piloto en que la trama empieza a complicarse cada vez más, la cara oculta de algunos personajes y secretos de su pasado empiezan a revelarse al espectador y los múltiples giros de guión hacen que cuando acabe el piloto te sientas mareado, descolocado y con ganas locas de saber más y ver el siguiente episodio. Y es que en los últimos quince minutos se desvela muchísima información que a su vez abre una enorme cantidad de tramas, las cuales seguro evitarán el aburrimiento durante toda la temporada. Esperemos que esto solo sea la punta del iceberg, un iceberg del que aún nos quede muchísimo por descubrir.

El piloto de Quantico empieza interesante y hace que te pique el gusanillo durante la presentación de los bellos personajes y las primeras pinceladas de su trama conspiratoria. Sin embargo, en el último tramo empieza a soltarse y, aún tratando un tema bastante serio como es el terrorismo, consigue abrazar el lado mamarracho propio de otras series de la ABC, con grandes giros, secretos por doquier y algunas sorpresas. Desde luego, una de las series más locas y que más disfrutaremos este año, posiblemente convirtiéndose en el “guilty pleasure” de la temporada (con permiso de Scream Queens).

Comentarios