Westworld, la gran apuesta de HBO

En este artículo se habla del piloto de Westworld sin spoilers.

HBO está pasando por un momento delicado, a pesar de que su imagen exterior, esa que promete calidad y éxito asegurados, no se haya debilitado de cara a la mayoría de gente. Sigue siendo una cadena esencial, una casa importante, pero desde hace tiempo se ha ido hablando de un tema que sin duda va a marcar su devenir de cara a los próximos años: qué va a pasar cuando termine Juego de tronos. Es la serie más grande de la actualidad, la sucesora de Perdidos ya no solo en su relevancia en el panorama televisivo de su tiempo, sino también en su capacidad para llegar a todo tipo de personas, dentro y fuera del mundo de las series. Anunciaron hace poco que la octava sería su última temporada, lo que le da a HBO dos años de margen para encontrar otra ficción con el impacto de ésta; harto difícil, casi imposible, pero en ello están. Hace casi tres años parecieron conseguirlo con la primera temporada de True Detective, que sin embargo tropezó (no para el que escribe, pero sí para la mayoría) en su segunda temporada y la condenó a un stand by del que todavía no ha salido. Este mismo año lo han vuelto a intentar con Vinyl, producida por Martin Scorsese y que, lamentablemente, ha sido cancelada a pesar de que en principio tenía una segunda entrega asegurada. No es ya que las audiencias no acompañaran, pues estas cadenas de cable no están tan atentas a ellas como pueden estar las networks, sino que directamente no se hablaba de ella, no alcanzó al gran público. Y ahora HBO ha sacado la artillería pesada, presupuesto enorme mediante, con su nueva propuesta que, ahora sí que sí, necesitan que funcione: Westworld.

Basada en la película homónima de Michael Crichton, Westworld nos cuenta la historia de cómo en un futuro indeterminado los humanos han creado una especie de parque que simula el salvaje oeste y al que gente adinerada acude con ganas de vivir experiencias propias de la época. A su vez, la empresa responsable de dicho parque crea robots, totalmente idénticos a personas reales, que sirven para “decorar” el ambiente clásico del periodo y, a su vez, crear diferentes tramas preconcebidas por gente que programa diálogos y acciones. Una interesante y estimulante mezcla, tanto por tono como por ambientaciones, que crea un conjunto no novedoso pero igualmente especial; no es la primera vez que se mezcla ciencia-ficción y western, pero no por ello Westworld deja de utilizar de forma estupenda, sobre todo en su contraposición, los dos mundos tan diferentes.

Tras ver el piloto, queda la sensación de que es una serie ambiciosa. Quiere lucir a lo grande y hacerte ver que hay mucho dinero detrás, que es una superproducción televisiva de esas que hace diez años eran impensables, pero también tiene pretensiones narrativas de una gran fuerza. Utiliza su llamativa estructura, recurriendo a la repetición de sucesos con la excusa de la manipulación diaria de la memoria de los robots, para crear un relato que se promete interesante tanto en su composición como en sus temas de fondo. Lo que tiene que hacer un buen primer episodio es darte ganas de seguir viendo más cosas de este mundo; deben darte las suficientes respuestas como para conocer y aceptar las reglas del universo que te están presentando, pero a la vez generar preguntas, en gran medida relacionadas con las respuestas conocidas, para así crear la intriga que nos conducirá, si nada se tuerce, de episodio en episodio, en busca de la resolución final. El piloto de Westworld cumple todo esto a la perfección: durando una hora y diez minutos, concentra su primera mitad en enseñarte sus reglas y los personajes que van a tener protagonismo en la trama, mientras que en la segunda parte comienza ya a plantar los conflictos y dudas que se irán desarrollando a lo largo de la temporada. Un inicio muy bien calculado con una escena final que confirma, en parte, el rumbo hacia el que va la historia y que te deja intrigado, con ganas de ver más.

hbo-westworld-2

Dos puntos fuertes de Westworld son el presupuesto y el reparto (atraído, imagino, por lo primero). Viniendo del capítulo de la batalla de Juego de tronos es cierto que cualquier otra cosa nos va a parecer inferior en términos de espectacularidad visual, pero más allá de comparaciones el piloto de Westworld aprovecha muy bien su gran cantidad de recursos, especialmente para crear espacios verosímiles. No lo tienen complicado en los laboratorios de la empresa, aunque no por ello deja de ser un ambiente muy bien construido (que ayuda a la parte formal al jugar con los espejos y los cubículos transparentes), y el pueblo del salvaje oeste donde de verdad consiguen un resultado genial, permitiéndose además una escena de un tiroteo mejor planteada y rodada que las de cierto remake estrenado hace poco con unos siete magníficos de protagonistas. Jonathan Nolan, director del capítulo, creador de la serie junto a Lisa Joy (y con producción de J.J. Abrams) y, esto es menos importante, hermano de Christopher Nolan, realiza un buen trabajo a la hora de crear atmósferas y jugar con las dos ambientaciones; veremos qué tal se desarrolla la serie en el plano formal, porque bastantes episodios van a tener a directores reconocidos trabajando en ellos. Y dirigiendo, como he dicho, a un reparto lleno de caras conocidas, como Anthony Hopkins, Ed Harris o James Marsden, pero en el que de momento destaca, y mucho, Evan Rachel Wood, realmente estupenda en el piloto.

A estas alturas imagino que no tengo que decir que me ha gustado mucho el arranque de Westworld y que sin duda veré la temporada completa, con la esperanza de que como mínimo no bajen el nivel de lo mostrado aquí. Aunque sí me gustaría comentar, para concluir, lo planteado en el primer párrafo: con HBO anunciando el punto y final de Juego de tronos, y por mucho que el spin-off de la serie seguramente salga a la luz, ¿es Westworld la sucesora que llevan tiempo buscando? En cuanto a ambición quizá sí, es una serie grande con muchas ganas de impresionar, pero habiendo visto el planteamiento me entran dudas de si va a ser capaz de llegar a todo tipo de público. O si a la gente que va a llegar es en parte la misma que ve Juego de tronos, o está más cerca de la que disfrutaba con apuestas más pequeñas pero también exitosas como True Blood; que no digo que Westworld tenga el mismo tono que aquella, ni mucho menos, pero tiene el riesgo de convertirse en una serie solo para cierto sector. Y eso HBO no lo quiere, necesitan un éxito gigantesco. De momento es el piloto más visto de la cadena desde el de True Detective. No han empezado mal.

Comentarios