Arrow o la flecha que no acaba de acertar

Desde que se estrenó Arrow en 2012 me ha parecido una serie que tiene un gran potencial si se sabe aprovechar bien, pero parece que al equipo de la serie no les gusta aprovechar lo que tienen y no saben jugar con ello, y esto está dando lugar a una ficción llena de altibajos con una primera temporada algo floja, una segunda que mejoró y una tercera cuyo desarrollo vengo hoy a comentar, aunque ya adelanto que está volviendo a los orígenes, es decir, a ser una serie con un potencial desperdiciado.

Tenía unas expectativas algo altas para esta tercera temporada, tengo que reconocerlo, pero la culpa la tiene la temporada previa, cuya historia y villano principal me parecieron bastante buenos y acordes a lo que se esperaba de esta serie: una historia de venganza con un genial Deathstroke como enemigo. Enemigo que deberían haber aprovechado más en lugar de querer jugar a una escala mayor, pero se nota que esto está basado en cómics y si no van aumentando el nivel del villano por temporada parece que no va a ser bueno; no se dan cuenta de que el protagonista es un tío con un arco y que esto se les puede ir de las manos, pero bueno, es DC, cosas más raras he leído.

La temporada comienza presentándonos varias subtramas mediante típicos capítulos de relleno, con malos destinados a desaparecer en el episodio siguiente pero que sirven para ir dejando pequeños detalles de fondo que vayan dando lugar a una trama importante detrás de todo. Estos capítulos abarcan prácticamente la primera mitad de la temporada y son mejores que los dedicados al desarrollo de la historia principal en la segunda mitad, lo cual, además de extraño, lo considero inaceptable. Unos episodios de presentación no deberían ser mejores que el desarrollo y posterior conclusión de una temporada completa.

imagen2

En mi opinión, creo que la temporada ya iba mal cuando al inicio, tras la muerte de cierto personaje, otro personaje bastante odioso toma su relevo de forma innecesaria. Este personaje pasa, por arte de magia, de no saber combatir a poder luchar de igual a igual con la Liga de los Asesinos en menos de una temporada. Y no, el pequeño entrenamiento que recibe no lo justifica en absoluto, porque era un personaje totalmente inútil hasta el momento, al menos en este campo. Y no solo esto, parece que en esta temporada les ha dado por hacer inmortales a varios personajes. Hay ciertas cosas a las que simplemente no se puede sobrevivir, por muy bien que te quede una capucha verde o muy amigo de Arrow seas. Parecía que los guionistas habían perdido los escrúpulos a la hora de acabar con la vida de personajes principales, pero se ve que no es así y esto da lugar a explicaciones absurdas y situaciones imposibles que se salvan por estar basado en el mundo de un cómic donde este tipo de sucesos se encuentran a la orden del día, pero que no me parecen nada necesarios para una serie que de por sí ya tiene un tono serio y oscuro.

Por otro lado, el desarrollo de la historia me parece un desastre en ciertos puntos, especialmente a la hora de desarrollar a algunos personajes como, por ejemplo, al villano de turno. Tenemos un Ra’s al Ghul que en ciertos momentos duda si es el líder de la Liga de los Asesinos o un simple niño pequeño consentido y, puede que esto me duela especialmente por ser fan de los cómics, no acaba de encajarme en varios momentos como el poderoso e importante enemigo que debería ser, porque cualquiera puede ser el líder de una panda de asesinos, pero este debería transmitir una sensación de poder que en la serie no acaba de conseguir. Pero bueno, aunque lo parezca, no todo es malo: las apariciones de Flash y los episodios relacionados con esta nueva serie de la misma cadena me han parecido una buena forma de presentar al personaje a la audiencia, que ya tenía de por si la serie de Arrow, además de un correcto comienzo de temporada como ya he mencionado antes.

En resumen, sigo pensando que Arrow es una serie con potencial pero, aunque parecía que ya habían aprendido la fórmula correcta, siguen sin acertar la forma de presentarla como deberían. Es un producto recomendable si te gustan los cómics, especialmente los de DC, y/o como simple entretenimiento, pero no llega a tener la calidad que al menos yo esperaba de ella. Hay series de superhéroes o basadas en cómics por encima de esta como Daredevil, Gotham o incluso la nueva serie de The Flash que, en una temporada, parece que supera a Arrow, aunque habrá que esperar a ver cómo se desarrolla.