La oscuridad de The Night Of

Este artículo NO contiene spoilers de la serie.

Últimamente cada vez que hablo de HBO es para referirme a su incansable búsqueda por encontrar series lo suficientemente sólidas como para que la marcha de Juego de tronos, a dos años vista, sea de la forma más placentera posible. Vinyl ha fracasado, Westworld parece que sí que está funcionando, pero de la que os vengo a hablar hoy es de una ficción que se ha postulado muy seriamente para ser de lo mejor que nos ha dejado la televisión este año: The Night Of. Un proyecto que llevaba en desarrollo muchos años, desde 2012, con James Gandolfini en el reparto; con la muerte del actor antes de empezar a rodar la serie se le dio crédito como productor ejecutivo de manera póstuma, y se fichó a Robert De Niro para el papel, que finalmente tampoco pudo por problemas de agenda, y el rol cayó definitivamente en las manos de John Turturro. Idas y venidas, infortunios, tragedias e indecisiones que han provocado que la veamos, por fin, en 2016. Y ya os digo que la espera ha valido la pena.

En un principio tenía la intención de contar los sucesos del primer episodio, pues ahí se muestran la mayoría de las claves que sustentan la trama de toda la temporada, pero creo que es mejor no dar demasiadas pistas más allá de que nos encontramos ante una serie policíaca, judicial y carcelaria. No quiero relatar el piloto, entre otras cosas, porque es uno de los capítulos que más me han gustado no ya del año, sino de los últimos tiempos; tanto es así que no me temblaría la mano al compararlo al inicio de la primera temporada de True Detective. Es una escuela de cómo se debe escribir el arranque de una ficción, de cómo presentar a los personajes, de cómo hacerlo interesante a cada paso, de crear tensión, de enseñarte las suficientes cartas para que te hagas una idea de por dónde va a tirar lo que viene después pero a su vez guardarse ases en la manga para no dejar de sorprenderte. Y quiero hacer incapié en el tema de la presentación de los personajes, porque creo que es importante; están muy bien construidos, muy bien planteados, muy bien diferenciados, pero sobre todo están bien presentados, especialmente el abogado al que interpreta Turturro y que, al ser la cara más conocida, juega con el tiempo que tarda en aparecer en el piloto, siendo su introducción tan elegante como eficaz.

La tan repetida frase de “El mejor cine se hace en televisión” siempre me ha parecido una tontería, por algo tan simple como que el mejor cine se hace en el cine y la mejor televisión se hace en la televisión, no entiendo la manía de enfrentar y excluir una con otra, pero el caso es que The Night Of se ajusta a lo que podríamos considerar como una “realización cinematográfica”, o al menos tan cinematográfica como HBO nos tiene acostumbrados en general. Me gusta especialmente que sea tan oscura, tan gris; no al estilo Vinyl, que muchas veces se arropaba con escenas por la noche, sino con un mundo más turbio y pesimista. Quizá no aguante durante todo el trayecto el apabullante nivel del piloto, que es perfecto plano por plano, pero no por ello deja de mostrar un nivel muy destacable, apoyado por unos guiones que, de nuevo, bajan ligeramente el nivel en el tramo final, pero siempre son estimulantes y están bien desarrollados; además es digno de aplauso la capacidad de los guionistas para moverse entre tres géneros (policíaco, judicial y carcelario) y ser efectivos en todos y cada uno de ellos. Como también son dignas de elogio la mayoría de las interpretaciones, con un carismático John Turturro a la cabeza pero tremendamente respaldado (y a veces superado) por gente como Riz Ahmed, Bill Camp, Michael Kenneth Williams o Amara Karan.

Se ha hablado mucho de si The Night Of es la tercera temporada de True Detective que nunca tuvimos. Es evidente que por fechas no cuadra, pero en cuanto a espíritu e intenciones quizá se pueda trazar una línea entre ambas: ficciones oscuras, dramas tremendos, policíacos, protagonistas grises, caras conocidas, una realización “cinematográfica” y un aplauso generalizado de la crítica. Sí, quizá se puedan comparar, pero más allá de esos elementos The Night Of es una serie con entidad propia que no viene a sustituir a nadie sino a hacerse un hueco en la parrilla de una HBO necesitada de series sólidas y queridas. Dudo que se convierta en un éxito de masas, ya he leído a gente acusándola de lenta (¿en serio?), pero su más que posible renovación por una segunda temporada confirma que no ha funcionado mal. De Vinyl dije que era otra buena serie que HBO añadía a su oferta, y justo después la cancelaron; de The Night Of diré que es una excelente serie que, espero, HBO no tire por la borda.

One thought on “La oscuridad de The Night Of

  1. Excelente artículo. Una serie de alto nivel. Creo que sólo te ha faltado comentar sobre la banda sonora y la brillante intro de la serie cuyo tema principal fue el que me hizo empezar el visionado. Saludos :P

Comentarios