¿Real o UnREAL?

Si me hubieran dicho que yo estaría viendo y disfrutando al máximo una serie de la cadena Lifetime hace un año, les hubiera dicho que estaban locos. Por aquél entonces los únicos de sus productos que conocía eran Las brujas de East End, Criadas y malvadas o The Client List, series que me dan pereza máxima. Pero como ya me pasó con The CW, a veces merece la pena dejar prejuicios a un lado para llevarse sorpresas. Es por eso que hoy os vengo a hablar de una de las series revelación de los últimos meses (y de la temporada): UnREAL.

Basada en el cortometraje Sequin Raze de Sarah Gertrude Shapiro, UnREAL muestra lo que hay detrás de las cámaras de un exitoso reality show de citas llamado Everlasting, basado en el formato de The Bachelor (aquí sería un ¿Quién quiere casarse con mi hijo?), en que el rico playboy británico Adam Cromwell, interpretado por Freddie Stroma, deberá encontrar a una chica entre varias candidatas para ser su esposa. Sin embargo, la serie se centra esencialmente en dos personajes femeninos, las reinas dominantes de UnREAL y de la TV ahora mismo: una de las productoras, Rachel Goldberg, y su jefa y productora ejecutiva, Quinn King, personajes interpretados magistralmente por Shiri Appleby y Constance Zimmer respectivamente.

Unreal Room

Una de las eternas verdades que no suelen aclararse en televisión es si los reality shows, especialmente los de citas, están guionizados y, por lo tanto, son falsos. Los responsables de estos programas lo niegan, pero siempre hay detalles que les hacen quedar en evidencia. UnREAL muestra, de manera ficticia y algo exagerada, el lado oscuro de los realities y nos enseña toda la manipulación y edición que tienen este tipo de programas, motivo por el que su primera temporada ha estado rodeada de polémica, con críticas de Chris Harrison, host de The Bachelor, incluidas. En defensa de la serie hay que decir que Shapiro, que es también co-creadora, fue productora en The Bachelor y tanto el corto como la serie están basados en sus experiencias.

De esta forma, la serie funciona bien como sátira, pero como explicaba Adriana Izquierdo en Vaya Tele, no es una crítica negativa contra el género ya que el propio drama manipulado de los realities es lo que quieren y disfrutan muchos de los espectadores de estos. Y de estas manipulaciones también disfrutamos mucho los espectadores de UnREAL, gracias a los giros y sorpresas del propio reality y, especialmente, a las implicaciones personales y morales del equipo del programa cuando las realizan.

Unreal RachelQuinn

Y aquí es cuando toca hablar de Rachel Goldberg. Porque, aunque su personaje pueda tener algo de equipaje emocional previo (sin tener en cuenta temporadas pasadas), la serie se convierte, a su manera, en un estudio psicológico de cómo se ve afectada la vida personal y las secuelas que quedan tras manipular psicológicamente a los concursantes para conseguir que realicen algo en concreto o para crear dramatismo en el programa. Algo opuesto a lo que le pasa a la exigente Quinn King, quien exprime a sus productoras al máximo y tiene totalmente interiorizado el trabajo que realiza, por lo que apenas se ve afectada por él (aunque sí por otros aspectos de su vida). Este apartado psicológico se convierte en toda una sorpresa para una serie de estas características y le hace ser más de lo que a priori aparenta.

Otro punto añadido es que aprovecha a las concursantes del reality para tratar temas importantes como la homosexualidad o la violencia de género. Así convierte a las pretendientas en personajes bastante más interesantes y les da algo de profundidad en vez de quedarse en simples féminas que quieren seducir a Adam como sea. Destacar especialmente a la adorable Faith, la preciosa Anna y la loca Mary como las mejores pretendientas de entre todas las que pasan por la mansión de Everlasting. Esperemos que próxima temporada del reality (y la serie) nos traiga, como mínimo, chicas tan interesantes.

Unreal Girls

Pero aún teniendo aspectos de lo más interesantes, UnREAL no se olvida de darnos lo que de verdad nos gusta en este tipo de series y cubre las necesidades básicas de un buen culebrón, ya que cuenta con venganzas, secretos, mentiras, peleas de bitches, conflictos personales y profesionales entre los miembros del equipo, amoríos varios… “Good TV”, como diría nuestra querida Quinn. La dinámica de amor-odio entre Rachel y Quinn es lo mejor de este aspecto, aunque existen personajes como Chet, Madison, Jeremy o el propio tronista Adam que también cumplen de sobras con esta función.

Aunque puede parecer un culebrón mamarracho más, UnREAL va mucho más allá y se convierte en una adictiva sátira de los reality shows con un componente psicológico muy interesante y dos personajes femeninos potentes. Una serie que desde luego no esperaba encontrar en mitad de la temporada estival y que se ha convertido en una imprescindible cita cada martes. Ahora solo toca esperar a ver qué nos traen Rachel y Quinn en la próxima temporada de Everlasting.

Comentarios