Scream Queens: divas, sangre y humor

No te asustes, que este artículo NO contiene spoilers.

Desde que Scream Queens fue anunciada y pude ver su trailer, ya podía imaginarme el tipo de serie que proponía ser. Mis expectativas hacia la nueva locura de Ryan Murphy (Glee, American Horror Story) eran reticentes. Pero me llamaba la atención su premisa, lo suficiente como para darle un voto de confianza e incluirla en mi lista de los pilotos que vería esta temporada. De esa lista, la única serie que he acabado siguiendo hasta el final ha sido, obviamente, Scream Queens.

Entré en su juego desde el principio, y vaya juego. Es de las series de la temporada de otoño que más entretenimiento puro me ha dado, esperando ansioso al próximo capítulo cada semana. Pienso que es una serie inaccesible para cierto tipo de espectadores, y que si no sigues el rollo que lleva difícilmente vas a conseguir apreciarla. Scream Queens es, al fin y al cabo, una comedia de terror que en ningún momento se para a tomarse en serio y usa esto como parte de su esencia. Es una mamarachada, entendámonos; pero eso no es sinónimo de ser una mala serie, en absoluto. La serie se sitúa en el campus de la universidad ficticia de Wallace, para ser más exactos, en una de las hermandades asociadas: Kappa Kappa Tau. Una hermandad femenina de “prestigio” donde solo entran hijas de altos cargos y de ricachones, pero que este año se ve forzada a abrir sus puertas a cualquier chica que quiera unirse. La presencia de un asesino disfrazado de demonio acechará el curso de las jóvenes de KKT.

lead_960

La premisa es bien simple, cierto, pero lo que le da fuerzas a la trama es su larga y excéntrica galería de personajes. Cada uno de ellos y por diferentes motivos, hasta los más secundarios, son hilarantes. Ya sea por un estereotipo curioso, su forma de ser o por ambas cosas. Las situaciones que se plantean entre estos personajes, desde las relaciones entre ellos hasta las diferentes y extrañamente divertidas muertes cometidas por el asesino en serie, te mantienen enganchado a la serie. Pero sin duda, la marca de la casa ha sido sus giros de guión. No hay capítulo en el que la identidad del sospechoso de ser el asesino cambie mínimo un par de veces; eso sin contar los cliffhangers locos al final de cada cuarenta minutos. Se nota que Ryan Murphy, Brad Falchuk e Ian Brennan se lo han tenido que pasar en grande escribiendo el guión de esta primera temporada, metiéndose con prácticamente quien le da la gana —a través de los afilados diálogos de sus personajes—, autoreferenciándose, recreando escenas de míticas películas de terror a las que parodia, como incansables referencias a la cultura pop actual, etc.

Uno de los aspectos más llamativos de Scream Queens es su reparto. Ryan Murphy se trae de las dos series que más fama le han dado en el último lustro a Emma Roberts (de AHS) y Lea Michele (de Glee). También ha conseguido a Jamie Lee Curtis, conocida por los fans del cine de terror por su papel en la saga Halloween que le dieron la etiqueta de “scream queen”; de tal palo tal astilla ya que su madre, Janet Leigh, fue la protagonista de una de las escenas más terroríficas que se recuerdan del cine: la ducha de Psicosis (Psycho, 1960). Las actrices que hacen de las Channels, “secuaces” del personaje de Emma Roberts, forman un grupo bastante curioso: por un lado tenemos a Abigail Breslin —sí, la protagonista de Pequeña Miss Sunshine (Little Miss Sunshine, 2006)—, Billie Lourd —debuta aquí como actriz y es la hija de Carrie Fisher, de hecho se dice que hará un cameo en el inminente Episodio VII de Star Wars— y Ariana Grande, la conocida cantante de pop. Esta última no es la única del mundo de la música que forma este reparto ya que Nick Jonas también se pasea por la serie. Menos famosos pero con papeles más protagonistas son Skyler Samuels, Diego Boneta y Glen Powell, este último interpretando a Chad Radwell, mi personaje favorito del año. Y me dejo unos cuantos, pero no quiero aburrir.

sq1

Yo ya estoy deseando que llegue la segunda temporada, que promete trasladar la historia a otro escenario recurrente en el género del terror: los campamentos de verano. Sin duda ha sido una experiencia, pocas cosas había sobre el papel que me hiciera seguir con tanto entusiasmo Scream Queens pero ha pasado, y tanto. Si has llegado hasta aquí leyendo y aún no la has visto, guárdate la verosimilitud en el bolsillo, saca tu sentido del humor grotesco y dale una oportunidad a su piloto. Para mí, sin duda, la sorpresa seriéfila del año.

0 thoughts on “Scream Queens: divas, sangre y humor

  1. Al principió me pareció muy divertida y me enganchó, pero con el paso de los episodios se me ha ido haciendo tediosa y acabé dejándola a mitad de temporada, a ver si más adelante me vuelven las ganas y la retomo.

Comentarios