Vida y milagros de Juana la Virgen

Si hace unas semanas os hablábamos en este mismo blog de Los 100, una de las grandes sorpresas del año pasado en la cadena juvenil The CW, esta semana toca hablar de la primera entrega de la que ha sido la gran sorpresa de la temporada 2014-15, pero no solo en esta cadena, sino en toda la televisión americana: la dramedia Jane the Virgin, una serie que no me llamaba nada y que me ha sorprendido a base de bien para convertirse en una de mis series preferidas. Además, es la primera serie de la cadena The CW que consigue un Golden Globe (gracias a Gina Rodríguez), hecho que no hace más que confirmar el estado de gracia en que se encuentra la network marginada.

La serie está ligeramente adaptada de la telenovela venezolana Juana la Virgen y se centra en Jane Gloriana Villanueva (Gina Rodríguez), una trabajadora y religiosa chica latina que sueña con ser escritora y vive felizmente con su madre Xiomara Gloriana Villanueva (Andrea Navedo) y su abuela Alba Gloriana Villanueva (Ivonne Coll), además de estar saliendo con el detective Michael Cordero (Brett Dier). Pero la vida de Jane, totalmente planeada, da un giro inesperado cuando se queda embarazada… ¡SIENDO VIRGEN! Para complicar aún más las cosas, la muestra con la que Jane ha sido inseminada es la única muestra fértil de Rafael Solano (Justin Baldoni), dueño del hotel Marbella donde ella trabaja y antiguo playboy con quien tuvo una pequeña aventura años atrás.

El núcleo más poderoso de la serie es el trío Villanueva, formado por Jane, Xiomara y Alba, tres mujeres que durante toda la temporada se encuentran muy unidas (pese a los momentos tensos que suelen tener todas las familias), se entienden muy bien, se apoyan entre ellas y van aprendiendo las unas de las otras para mejorar como personas. Alba es la matriarca de la familia, muy religiosa y con gran influencia sobre Jane; mientras que Xiomara es la alocada madre, quien se quedó embarazada con 16 años y tuvo que criar a la pequeña Villanueva por su cuenta.

Jane the Virgin Marias

Por otro lado, como podréis imaginar, la vuelta de Rafael a la vida de Jane tras aquella aventura y el bebé que compartirán dentro de nueve meses hará que se forme un triángulo amoroso durante toda la temporada, una excusa perfecta para dividir a los fans entre #TeamMichael o #TeamRafael, al más puro estilo Crepúsculo. Lo mejor de todo es que a lo largo de la serie, la relación de Jane con ambos tiene altibajos considerables (una puñetera montaña rusa) y consiguen que cambiemos constantemente de opinión, manteniendo vivo el debate sobre quién debe ser el hombre de Jane.

Pero eso no es todo ya que, como toda buena telenovela, Jane the Virgin tiene muchísimas tramas que se van cruzando para volverlo todo mucho más alocado. Por un lado tenemos el regreso del padre de Jane, la superestrella de telenovelas Rogelio de la Vega (Jaime Camil), quien descubre que tiene una hija y pretende recuperar el tiempo perdido con ella (y con su madre, Xiomara). Sobra decir que amo fervientemente el personaje de Rogelio, responsable de buena parte de los momentos cómicos alimentados por el enorme ego que tiene en su interior. #RogelioMyBrogelio #VivaDeLaVega

Jane the Virgin ROGELIO

Durante la primera temporada también nos encontramos con una trama criminal investigada por Michael y que relaciona por diferentes vías el hotel Marbella con un jefe del narcotráfico llamado Sin Rostro, una trama que da muchísimo juego  y que al menos yo he echado de menos cuando falta en el tramo final. Otras arcos son la relación de Luisa, la alcohólica hermana de Rafael y ginecóloga que inseminó a Jane por accidente, con su madrastra Rose o el regreso del oculto pasado extranjero de Petra Solano (Yael Grobglas), la manipuladora mujer de Rafael que no para de atormentar a Jane por robarle a su marido. Y sí, todo es tan loco como parece.

Las tramas de la serie enganchan, sí, pero si hay algo que hay que destacar por encima de todo es el tono que Jane the Virgin tiene desde el principio, ya que no se toma nada en serio. La música de guitarra clásica está siempre presente, dándole un aire telenovelesco y latino con un cierto toque paródico. Una parodia que se reafirma con las sobreimpresiones de texto que complementan algunas escenas y que, además de ser informativas en ciertas ocasiones sobre aspectos de la trama o como recordatorio de hechos pasados, constituyen parte de los ingeniosos gags de la serie.

Jane the Virgin CAST

Pero el elemento más imprescindible de toda la serie es aquello que la ha hecho destacar por encima de todas las demás series y convertirla en mi estreno favorito de la temporada: EL NARRADOR (sí, se merece las mayúsculas). Anthony Mendez presta su voz con acento latino a ser el divertido narrador omnisciente, quien se ha convertido en el mejor personaje de la serie. Su trabajo empieza haciendo los mejores “Previously on…” de la televisión, pero su función principal es la de ir contando ciertas partes de la historia, introducir escenas, recalcar detalles importantes, comentar en tono cómico aspectos de los personajes y jugar con las reacciones de los espectadores como si él fuera uno más.

La figura del narrador, que suele ser poco necesaria en algunas ocasiones (tanto en cine como en televisión), aquí resulta ser un punto añadido que mejora, y bastante, el resultado final. La adición del narrador en la serie no carga en absoluto e implica más a los espectadores en la historia, haciéndola más entretenida, divertida y a fin de cuentas, enganchando a los televidentes a ella. Sin el narrador, Jane the Virgin sería mucho menos buena de lo que es y no hubiera destacado tanto como lo ha hecho esta temporada, de manera que él resulta imprescindible (junto con las sobreimpresiones de texto) para entender la serie como el fenómeno que es.

PD: ¿Alguien sabe cómo contratar al narrador para que vaya contando mi vida?

Jane the Virgin BISBAL

Sí, Bisbal tiene un cameo en Jane the Virgin.

Con respecto al último capítulo y al futuro de la serie, la primera temporada acaba con un par de cliffhangers y uno de ellos especialmente fuerte, algo que era de esperar, dejando a los espectadores clavados a sus sillas (o sofás, o donde se siente cada uno) y con muchas ganas de la segunda temporada. La dinámica de la serie estaba claro que tenía que cambiar tras el fin del embarazo, con nuevos retos para Jane, pero este giro de guión final añade varios puntos extra de drama que creo que poca gente esperaba.  Veremos también qué intenciones tiene cierto personaje…

En definitiva, Jane the Virgin llegaba haciendo poco ruido a la parrilla de The CW, pero ha acabado convirtiéndose en la gran revelación de la temporada gracias a su tono cómico-adorable y a sus pequeñas peculiaridades que la hacen destacar sobre el resto de ficciones, especialmente la hilarante voz en off latina. Ahora falta ver si en octubre la serie vuelve tan en forma como durante estos 9 meses de embarazo y sigue siendo una de mis series favoritas. Y espero que este artículo sirva para que algunos le deis una oportunidad, porque Jane the Virgin merece la pena.

Comentarios